Fascinante obra

En medio de la restauración del templo de Jáchal encontraron un ‘tesoro’

Los trabajos de excavaciones y de demoliciones en la centenaria iglesia no dejan de dar sorpresas.
domingo, 23 de mayo de 2021 · 10:31

Para salvar el templo principal de Jáchal hace meses que se hace un delicado trabajo que es como restaurar una obra de arte gigante. Es que el edificio, que tiene más de un siglo, hace casi una década empezó a desmoronarse y requirió un salvataje, que a medida que avanza entre excavaciones y demoliciones depara hallazgos sorprendentes. A los restos humanos que se encontraron el año pasado ahora se suma una “cápsula del tiempo”.

El nuevo "tesoro" encontrado data de febrero de 1902 y dilucida qué obreros construyeron el templo

Lo que encontraron generó asombro entre los trabajadores. En el ingreso al templo, donde tuvieron que desarmar un arco que era hueco, encontraron una pieza de madera que data de 1902, con una lista de nombres, sus edades y el estado civil escritos a mano alzada, en manuscrita, con grafito, contó Marcelo Muriel, a cargo de la obra por parte de la empresa Nacusi. La pieza fue puesta inmediatamente a resguardo para su conservación, sobre todo porque las letras se están borrando.

¿Qué secretos guarda ese hallazgo? Presumen que era costumbre de la época dejar un registro de los obreros que trabajaron en la construcción original del edificio y ellos mismos dejaron su huella escondida en las entrañas del lugar, quizá sin imaginar que sería descubierta 119 años después. Una vez recuperado este madero, que es considerado otro tesoro inesperado en el marco de las obras de remodelación, se exhibirá en el memorial que se construye en el lugar.

Cuerpos que hablan

No es la primera vez que los trabajadores se topan con cosas inesperadas en este predio que está en el corazón de la villa jachallera. Durante las excavaciones propias de las obras aparecieron hasta cadáveres. Es que desde el inicio de la remodelación, el 16 octubre de 2018, se hicieron hallazgos de gran valor arqueológico.  

Al menos se rescataron 50 restos humanos, de vieja data, que fueron trabajados con protocolos especiales. Los operativos estuvieron a cargo de la Dirección de Patrimonio, que enviaron especialistas del museo Mariano Gambier (UNSJ) para que se encargaran de rescatar los restos óseos. Muriel contó que el sacerdote Orlando Sánchez comentaba que había un cura de la época de 1750 que estaba sepultado en las orillas del altar, y sus restos quedaron en resguardo de la curia de manera de destinar un lugar en el mismo predio para que descansen en paz.

Si bien las excavaciones ya están en más de un 90%, no descartan que puedan encontrar más, dijo Muriel. Es que todavía no avanzan en las bases del campanil donde se deben hacer pozos de más de 6 metros de profundidad y, dados los antecedentes, hay cierta expectativa de ver qué hay ahí abajo. Habrá que esperar hasta junio para saber.

Mirando al pasado y al futuro

Esta fascinante obra tiene dos flancos: restaurar lo antiguo para que quede lo más parecido a lo que fue por décadas el principal eje religioso de los jachalleros, también patrimonio cultural de la provincia, y sumar nuevas instalaciones. La obra nueva consiste en un subsuelo y planta baja, una capilla de oración perpetua, y una antesala. Además de sumarse espacios para la secretaría, aulas de catequesis y servicios secundarios como baños y accesos principales y secundarios.

Ahora las labores están concentradas en el templo parroquial que es prioritario y lo nuevo ha quedado en segundo plano pero se sigue trabajando.

En estos momentos se está haciendo la consolidación de la fachada principal, el techo con estructuras sismorresistentes del cual ya se ha terminado de colocar toda la estructura metálica. Ya hay un cuarto del templo techado y se calcula para la primera semana de julio tener todo el techo listo. Una vez que se terminen esas tareas se abrirán otros ítems de trabajo donde entran a jugar las empresas subcontratistas, por ejemplo el aire acondicionado, la instalación eléctrica, de sonido, y uno de los trabajos más interesantes que es el de restauradores que empiezan a darle tratamiento a los vetustos altares.

Las restauraciones son moneda corriente en este proyecto. Las puertas antiguas ya están colocadas y queda una nueva por instalar. Las tres originales que ya están en su lugar tienen marcos de algarrobo y hojas de álamo. Las restauró en Jáchal un carpintero insigne de la comuna, Miguel Tejada, que también participó en recuperaciones históricas como el Molino de Huaco.

El misterio del color

La segunda etapa que no está muy lejana es la terminación, que contempla la pintura del edificio, lo que es todo un tema. En estos días los técnicos de la empresa se reunieron con los de la Dirección de Arquitectura y el padre Sánchez para ver el color. La idea que más prospera es que sea de un pastel marfil, como se veía antes de la recuperación, con guardas interiores de las arcadas en gris, estética que se ve en las postales más simbólicas del departamento. Pero todo está en estudio. Se van a hacer cateos de pintura para descubrir el color más antiguo y resolver en ese sentido.

Actualmente hay unos 60 trabajadores en acción. Pronto se sumarán los de las subcontratistas y los que se encargarán de las nuevas restauraciones, trabajando como hormigas para terminar en septiembre. Entonces el templo de Jáchal habrá renacido y sus secretos, totalmente develados.

(Fotos y video: Roberto Ruíz)

Galería de fotos

Más de

Comentarios