Historia

La historia de Abraham, el león sanjuanino que nació el 1 de enero en un taxi

Además de sus dos nombres, los padres decidieron incluir un tercero: el del taxista. El relato de este último.
domingo, 3 de enero de 2021 · 17:00

Una pareja tuvo un inicio de año que jamás se imaginaron. Es que el bebé que suponían que nacía, mínimo en marzo, se terminó adelantando para el primero de enero de 2021. Es decir, Abraham Rolando Emanuel Arrieta, quien cursa su tercer día de vida, nació a los seis meses de embarazo y con tan sólo 1,250 kilográmos.

Más allá del mes de gestación y el peso con el que nació, el cómo lo hizo fue realmente épico. Es que lo hizo en el interior de un taxi, en las puertas del Hospital Dr. Guillermo Rawson. La madre rompió bolsa en el auto y lo parió sentada. "No aguantaba más la mujer", comentó el taxista.

El hecho fue sobre el mediodía del viernes 1 de enero. Rolando Contreras, de 53 años, había estado trabajando desde la 1 de la madrugada y tenía pensado hacerlo hasta las 15. Sobre las 12, recibió una llamada de una de sus hijas, la que le afirmaba que una amiga de ella le llamaría para acordar un pasaje.

"Yo volvía de llevar a un de Pocito a Rawson y ya estaba libre. Me fui a parar a una sombra que había por calle República del Libano y San Martín -Rawson- a esperar el llamado de la amiga de mi hija. Nunca me llamó y fue lo mejor que pudo haber pasado", comenzó relatando el héroe de la jornada.

Frenado allí, le llamó la atención un muchacho, (de remera amarilla, según lo describió) que estaba a escasos metros, completamente desesperado y pidiendo auxilio. Ninguno de los pasaban querían frenarse a ayudarlo, ni siquiera los taxistas que pasaban ya que auguraban ir con pasaje. Será por miedo o por incertidumbre, ninguno se frenó.

Sin embargo, allí estaba el ángel de la guarda de esa joven pareja. Rolando, quien de curioso se acercó para auxiliar al muchacho. Este le dijo que necesitaba ir de urgencia con su pareja al hospital Rawson porque estaba por parir el primogénito. Lo cargó al auto y fueron hasta el nosocomio.

Llegó a una esquina semaforizada. Estaba en rojo. Le había dado luz verde al carril contrario, por donde pasaba un patrullero. Rolando ni la dudó. Pasó en rojo y fue hasta donde estaban los efectivos, los que lo miraban sorprendido por lo que había hecho. Sin embargo, les comentó que llevaba a una parturienta y les pidió que le abrieran el camino hasta el hospital. Los policías accedieron.

Pese a ello, Rolando los pasó en la Circunvalación ya que la mujer "no aguantaba más". Arribaron al nosocomio capitalino y pidieron la presencia de enfermeros. No llegaron a tiempo, pues la mujer rompió bolsa y, sentada, tuvo a su hijo. El personal médico llegó para romper el cordón umbilical y llevarse al niño para ser atendido y dejarlo en buen estado de salud.

Debido a este gran gesto de Rolando, los padres del pequeño decidieron incluir el nombre del taxista entre los nombres del bebé. Tenían pensado llamarlo Abraham Emanuel. Sin embargo, de segundo nombre le pusieron Rolando. Es tal el agradecimiento que quieren que Rolando Contreras sea el padrino de bautismo de "Rolandito Junior", como ya lo llama el taxista.

Comentarios