en iglesia

Bauchazeta, el paraíso sanjuanino que guarda secretos de película

A 40 kilómetros de Bella Vista, el trazado montañoso al que se llega por una huella ofrece un paisaje de encanto y casi inimaginable por el desierto que lo rodea. ¡Conocelo! Galería de imágenes.
domingo, 26 de enero de 2020 · 09:11

Escondida en las profundidades de la precordillera iglesiana, se encuentra ubicada la quebrada de Bauchazeta, un verdadero paraíso en el medio de la montaña al que sólo se puede acceder en 4x4, en moto enduro, a caballo o a pie. Es que la huella que conduce al oasis y que nace de la ruta provincial 412 se presenta hostil para cualquier otro tipo de rodado y por ello se recomienda hacerlo en los vehículos antes mencionados. 

A más de 3.200 metros de altura sobre el nivel del mar y a unos 40 kilómetros de la ciudad de Bella Vista, el encantador lugar que ofrece paisajes de ensueños guarda secretos de película, pues ha oficiado de escondite de celebridades criminales como el inventor del Robo del Siglo y de otros buscados de la historia argentina, aunque eso es -valga la redundancia- otra historia para contar. 

Si bien los pobladores bellavistenses sostienen el mito de que allí se encuentra un tesoro enterrado, parte del millonario botín del Robo del Siglo, de dólares, joyas y piedras preciosas, y ello sería un motivo como para visitar el sitio, el paisaje que exhibe es razón suficiente como para conocerlo. 

Con una magia y un clima especial, la quebrada descansa a espaldas de la Cordillera de los Andes y de rojizos cerros que componen un escenario verde, rodeado de vertientes. Aguas cristalinas de los deshielos, que son tomadas por los animales de cría que allí permanecen -caballos, vacas y mulas- y por la fauna autóctona -pumas, ñandúes, zorros-, conforman las vegas que completan la imagen. 

En el camino que conduce hasta el lugar recientemente descubierto por Tiempo de San Juan, tras seguir las huellas de la mente brillante que planeó el asalto al Banco Río, corrales antiguos abandonados, refugios de montaña y hasta una escuela albergue aparecen. Las construcciones que todavía son ocupadas cuentan con paneles solares y algunas comodidades para la estadía como así también cualquier urgencia. 

Aunque resulte un verdadero desafío llegar hasta ahí, la foto que regala el destino es imponente. Eso sí, llevar agua para estar bien hidratados y protegidos del sol es una condición que debe cumplirse, si lo que se busca es el disfrute. 

¿Cómo hago para llegar?

Partiendo desde el ingreso al poblado de Bella Vista, hay que continuar por la ruta 412, camino hacia Calingasta. El acceso es de tierra y por ello se recomienda un rodado de doble tracción. Tras andar durante unos 20 minutos a una velocidad mínima, a mano izquierda habrá una central transformadora de energía eléctrica, referencia para prestar atención pues del otro lado de la calle se apreciará el cartel que indica la huella de Bauchazeta. 

Por ese callejón se llega al lugar de destino. Lamentablemente, por obra de crecientes, hasta un cierto punto se puede avanzar en vehículo. Después es necesario hacerlo a pie. Al cabo de un kilómetro y medio o quizás dos -disculpen la imprecisión-, y siguiendo la senda que aún persiste, se arribará el sitio deseado. El verde de los pastizales y los frondosos árboles también auspiciarán de señal de estar en el lugar correcto, los cuales se pueden avistar desde lejos. 

Al paso

Escuela Albergue Miguel Cané

  

Refugio de montaña, el resguardo para los expedicionarios

    

Los animales de cría que deambulan por Bauchazeta
Las vegas y pastizales de la quebrada

    

Morteros de culturas pasadas que vivieron en Bauchazeta 

Comentarios