Viaje en bici

Una loca y americana aventura sobre ruedas

Matyas Amaya y Romina Pereyra iniciarán el 15 de agosto una travesía que los llevará pedaleando a Venezuela, dejando abierta una puerta de extenderla a Europa si las condiciones físicas y económicas acompañan.
domingo, 19 de julio de 2015 · 11:21
Por Jorge Balmaceda Bucci
 
Matyas Amaya trabaja en el Castillito del Dique de Ullum alquilando kayak y de tanto escuchar deliciosas historias de turistas sobre sus bicicletas se planteó por qué no experimentarlo en carne propia. Tomó la decisión y a través de las redes sociales abrió el juego para toda persona que se quisiera sumar a su aventura. Ahí fue que Romina Pereyra la que recogió el guante y así, el próximo 15 de agosto, ambos se subirán a una travesía que tendrá como punto final Venezuela. Aunque, si el estado físico y económico acompaña, no cierran la puerta a continuar el pedaleo, del otro lado del Atlántico, en suelo europeo.
 
Amaya, aventurero de larga data –meses atrás Tiempo de San Juan contó su periplo en kayak por ríos sudamericanos-, compartió con más detalle cómo se gestó esta travesía: "Una vez que regrese a mi San Juan querido después de dos años viajando en mi auto, fui a trabajar al castillito del Dique de Ullum, por medio de Turismo de la provincia, para alquilar mis kayak. Ahí conocí muchos turistas que estaban de paso con sus bicis y me comentaban sus historias. Así  fue que conocí a unas chicas sanjuaninas, Romina Pereyra y Victoria González Scaini, y ellas me comentaron de hacer una travesía en bici por la Ruta 40. A mí me interesó, pero mi intención es hacer la travesía más extensa”.
 
"Yo quiero llegar hasta Venezuela, porque después de haber conocido más de 12 países en mi viaje anterior, es ahí donde el pasaje de avión es mucho más barato para poder ir a Europa si se dan las condiciones. Fueron pasando los meses y  se bajó de la travesía por problemas personales. La intención es conocer nuestra Ruta 40 y tratar de hacer la mayor cantidad de países de Sudamérica y de Europa –si se puede. Ir conociendo culturas y diferentes formas de vivir y de ver la vida. Todo va a ser registrado en fotografías y videos, para que en un futuro se pueda hacer un libro contando lo que vivimos en este viaje”, agregó hablando con su compañera y por él.
 
Matyas y Romina afrontarán buena parte de este viaje con sus recursos económicos o con trabajos que realicen durante su periplo. Pero están abiertos a recibir cualquier tipo de colaboración que ayude a mejorar los elementos y las condiciones de la bicicleteada, como así también dar cuerpo a la posibilidad de continuar con la aventura por Europa. "Desde ya agradeceríamos a toda persona que quiere apoyar, ya sea como sponsor o con equipamiento o repuestos. Es un viaje que muchos quieren lograr y pocos son los que se atreven hacerlo”.
 
La ruta estimada
Plaza 25 de Mayo - Palmera de 2 brazos - Ruta 40 hacia Jáchal - Desvío Huaco por la Ruta 150 - Ischigualasto - Talampaya - Retomar Ruta 40 - La Quiaca - Bolivia - Perú - Ecuador - Colombia – Venezuela… ¿Europa?
 
CIFRA
+7.000 Kilómetros son estimativamente los que recorren Matyas y Romina en este viaje en bicicleta.
 
Elementos de viaje
2 bicicletas (están ultimando detalles de las mismas), alforjas (delantera y trasera), 2 pantalones largos, 2 pantalones cortos, 2 remeras térmicas, 1 buzo, 1 campera gruesa, 1 rompe viento, chalecos reflectivos, 2 bidones de gas para cocinar, 1 carpa, 1 mini botiquín y herramientas.
 
Carta de un aventurero
"Haber nacido en un país, no significa que perteneces a él. Desde que era pequeño, me han enseñado que debía estudiar y trabajar duro para llegar hacer una buena persona. Pero, ¿cuál era el punto? Entiendo que el dinero es importante, ganarse la vida y todo eso, ¿pero realmente estamos viviendo? Pregúntate esto. ¿Cada cuánto miras al sol como lo que realmente es? Una gigantesca estrella, tan inalcanzable, pero tan perfecta. Yo no puedo imaginarme, quedarme en el mismo lugar por siempre, habiendo más de 90 países y sabiendo que solo vivimos ¿80 años? ¿Acaso no quieres ver otros lugares?, ¿conocer otras personas?, ¿hablar otros idiomas? o ¿comer algo diferente? Quizás piensas que soy raro, pero yo diría que estoy LOCO. Loco por vivir. Cuando te das cuenta que los paisajes de los cuentos son reales y que las ciudades de tus sueños están más vivas que tú, es cuando despiertas. No se trata de buscar un camino, porque el camino siempre cambia, se trata de encontrarnos. Viajar no se mide en que tan lejos vas, sino en cuantos amigos haz echo. Estoy viajando ya hace 2 años y saber que lo único que necesito cabe en mi auto o en mi mochila es increíble. Viajar cambia la forma en que vez todo. Imagina poder vivir simplemente para hacer lo que te hace feliz, y que no importa cómo te vistas o como hables. Porque al final todos estamos buscando lo mismo: ¡SER LIBRES! Ahora solo estoy esperando mi siguiente viaje, pero mientras tanto… no hay un mientras tanto”.
 
Matyas Amaya

Galería de fotos

Comentarios