jueves 23 de junio 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Tiempo de San Juan. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Historias que inspiran

Rosita de Pachaco, el ángel de la Ruta 12

La mujer que fundó Pachaco y falleció en 2011 auxilió a decenas de heridos sin ser enfermera de profesión, aunque sí de vocación. Hoy es rescatada del olvido.

Por Luz Ochoa 24 de abril de 2022 - 09:03

Pasaron 11 años desde su último suspiro, sin embargo su recuerdo sigue presente no sólo en la memoria de sus seres queridos sino también en las anécdotas de aquellas personas a las que, literalmente, les salvó la vida. Es que Rosa Cordeje, la propietaria de la Hostería Pachaco, durante más de 50 años auxilió a los accidentados que corrieron con mala suerte en el peligroso camino de montaña y, por tanto, se convirtió en el ángel de la Ruta 12.

La mujer que prácticamente fundó Pachaco junto a su marido, cuando se instaló en 1948 y apenas tenía 15 años, fue la primera en llegar al paraje situado camino a Calingasta y también la última en irse puesto que, tras la construcción de la Ruta Nacional 149, la vieja Ruta 12 se cortó y, sin el paso de turistas al que acostumbraba, el pueblo quedó aislado.

rosa cordeje.jpg
Rosita de Pachaco, el ángel de la Ruta 12 que vivió en el pueblo hasta el 2003

Rosita de Pachaco, el ángel de la Ruta 12 que vivió en el pueblo hasta el 2003

Hasta sus 70 años resistió en el lugar que construyó con sus propias manos y al que gracias a su labor samaritana dejó una huella difícil de borrar. Para su pesar, de forma obligada, debió mudarse a la Capital, donde falleció 8 años más tarde, el 11 de diciembre de 2011. No obstante, según cuenta su hija, Gilda Uliarte, la labor que cumplió no fue en vano por el servicio a la comunidad que prestó sin pedir nada a cambio.

pachaco hosteria.jpg
Así luce hoy la Hostería de Pachaco que construyó la protagonista

Así luce hoy la Hostería de Pachaco que construyó la protagonista

Corajuda como pocas mujeres de la época, Rosita -como la conocían todos- aprendió primeros auxilios a la fuerza por la cantidad de personas a las que debió rescatar. Si bien era ama de casa y su trabajo estaba delimitado dentro de la hostería que manejaba con su esposo, los continuos siniestros viales que se registraban en las inmediaciones la condujeron a transformarse una enfermera voluntaria.

mapa pachaco.jpg
Ubicación geográfica de Pachaco, a 89 kilómetros de la Ciudad de San Juan, en Zonda, y cerca de la construcción del Dique El Tambolar

Ubicación geográfica de Pachaco, a 89 kilómetros de la Ciudad de San Juan, en Zonda, y cerca de la construcción del Dique El Tambolar

Por hallarse a mitad de camino entre San Juan y el departamento cordillerano, en tiempos en los que las comunicaciones no eran como las de ahora, Rosita y los suyos siempre eran los primeros en enterarse de los accidentes que ocurrían en las zonas de precipicio y, por consecuencia, los primeros en llegar. Fue así que la experiencia que adquirió con el paso de los años y su vocación de servicio la llevaron a prestar tarea en conmocionantes incidentes, como la tragedia de El Tambolar.

En aquella oportunidad, en el fatídico episodio que se cobró la vida de 16 personas, cuando un colectivo con efectivos de la Banda de Música del RIM 22 volcó, el 23 de enero de 1986, Rosita fue clave en su rol de asistencia y de nexo de comunicación con las autoridades situadas a kilómetros del hecho.

tragedia tambolar.jpg
Archivo de Diario de Cuyo. Rescate de la tragedia en El Tambolar, ocurrida el 23 de enero de 1986

Archivo de Diario de Cuyo. Rescate de la tragedia en El Tambolar, ocurrida el 23 de enero de 1986

“Esa vez no fue al lugar, como solía hacerlo, cuando bajaba a los precipicios para ayudar a subir a los heridos. Se quedó en la casa para recibir a los que llegaba con heridas, junto a un policía del puesto policial”, relata su hija Gilda. “Esa vez no fue al lugar, como solía hacerlo, cuando bajaba a los precipicios para ayudar a subir a los heridos. Se quedó en la casa para recibir a los que llegaba con heridas, junto a un policía del puesto policial”, relata su hija Gilda.

Acorde cuenta su descendiente, algo que también acreditan los registros periodísticos de la época, debido a los constantes siniestros que se daban y las emergencias que suponían, pedía a los gobiernos que en Pachaco -distrito de Zonda- se instalara un puesto sanitario para colaborar con los elementos correspondientes. Sin embargo, su requerimiento nunca fue atendido salvo por un término reducido.

Fue por ello que ella misma no sólo se preocupó por aprender lo básico en primeros auxilios, sino que también armó un botiquín que le sería de aliado en cada asistencia que brindaría a los heridos.

agradecimiento 1.jpg
Uno de los tantos agradecimientos que Rosita Cordeje recibía por socorrer heridos en plena montaña

Uno de los tantos agradecimientos que Rosita Cordeje recibía por socorrer heridos en plena montaña

“Recuerdo que cargaba bidones de agua para llevarles a los accidentados, los vendaba, les curaba las heridas y hasta les ponía inyecciones”, detalla la hija. “Recuerdo que cargaba bidones de agua para llevarles a los accidentados, los vendaba, les curaba las heridas y hasta les ponía inyecciones”, detalla la hija.

La mujer de origen libanés y de raíces con tradición machista, pese a la crianza que tuvo bajo esos parámetros, encontró en el servicio a la comunidad un espacio para tomar decisiones y controlar situaciones desesperantes. “Manejaba el camión de mi papá, llegaba al lugar del accidente y actuaba. Para eso era muy fría y tranquila, siempre sabía qué hacer y cómo hacerlo”, destaca Gilda.

Cuando no tenía que salir corriendo para rescatar a alguien, Rosita gestionaba beneficios para los pobladores de Pachaco, empezando por la creación de la escuela Islas Malvinas (hoy ubicada en la Quebrada de Zonda). Es que según manifiesta la familiar de la enfermera de vocación, su madre, que había destinado una habitación de la casa para que se dieran clases a los niños del lugar, insistió con la conformación de un establecimiento educativo.

“Las maestras venían a mi casa para enseñar y, después de insistir junto a las docentes, el Ministerio de Educación puso una escuela”, señala la interlocutora al mismo tiempo que aclara:

“Mis padres llegaron cuando no había nada, sólo estaba el puesto policial y una casa de Vialidad. Con la creación de la hostería y la construcción de un horno de cal, más familias se instalaron y se conformó una pequeña comunidad. Los hombres trabajaban en la calera y las mujeres la ayudaban a mi mamá con el comedor y la hostería”. “Mis padres llegaron cuando no había nada, sólo estaba el puesto policial y una casa de Vialidad. Con la creación de la hostería y la construcción de un horno de cal, más familias se instalaron y se conformó una pequeña comunidad. Los hombres trabajaban en la calera y las mujeres la ayudaban a mi mamá con el comedor y la hostería”.

En la época de esplendor de la Hostería Pachaco -que hoy volvió a abrir sus puertas gracias a la construcción del Dique El Tambolar-, camioneros y turistas tenían allí una parada obligada. Por ejemplo, la empresa de colectivos El Expreso Argentino, que recorría el tramo San Juan – Calingasta, paraba siempre en la hostería de Pachaco. En esas ocasiones, el sánguche de jamón crudo con pan casero de horno de barro se había transformado en la vedette de los viajeros.

nota 2.jpg
Recorte de diario en el que aparece con el pedido de un puesto sanitario en Pachaco

Recorte de diario en el que aparece con el pedido de un puesto sanitario en Pachaco

Tal y como lo cuenta su hija, Rosita luchaba para que su comunidad tuviera la asistencia y los servicios primordiales. “Era una gran gestora, hizo todo lo que pudo para su gente. Hablaba con los políticos y les pedía cosas”, asegura y agrega: “Así se consiguió que la escuela fuera ampliada y funcionara como albergue para lugareños, como así también creó una comisión recaudadora de dinero para solventar gastos”.

Con el enorme flujo de visitantes que ponían un pie por Pachaco, se le ocurrió una manera de sacar provecho a ello con la Comisión Virgen de Andacollo que tenía la misión de pedir donaciones para la escuela y su botiquín de primeros auxilios. De esa manera, obtenía el apoyo que muchas veces los funcionarios políticos no le prestaban.

nota 1.jpg
Rosita y su insistencia para pedir a través de los medios lo que consideraba justo y necesario

Rosita y su insistencia para pedir a través de los medios lo que consideraba justo y necesario

Empoderada, dado los años que corrían, la mujer que nació en la Villa de Calingasta y que de jovencita empezó de cero en la nada misma había encontrado su lugar y su labor en el mundo. Como en aquellos tiempos no existían las redes sociales, los agradecimientos que a veces no bastaban con ser dados en persona, se hacían a través del periódico. Más de una vez leyó las gracias en el diario y por tanto su nombre supo ser renombrado en la época.

agradecimiento 2.jpg
Agradecimiento de la Asociación Sanjuanina de Volantes

Agradecimiento de la Asociación Sanjuanina de Volantes

Cartas de la Asociación Sanjuanina de Volantes y del Club Andino Mercedario también dan cuenta del agradecimiento de las entidades por su voluntariado en diversos acontecimientos, como travesías deportivas.

agradecimiento 3.jpg
Registro de su rol como enfermera voluntaria en Calingasta

Registro de su rol como enfermera voluntaria en Calingasta

Tristemente para ella y su familia, compuesta por sus hijos Gilda y Oscar Alberto Uliarte, el cierre de la Ruta 12 decretó el olvido de Pachaco y, consecuentemente, el fin de su fuente de ingresos. Hasta sus últimos días, Rosita se lamentó el desenlace y a ello lo dejó plasmado en una carta.

“Con lágrimas en los ojos después de toda una vida, por la construcción de un dique, me quedo a la mitad de camino incomunicada con mi pequeña fuente de trabajo”, reza un escrito que dejó y sigue: “¿Por qué a mí? Yo que ayudé tanto, ¿alguien lo puede explicar?”. “Con lágrimas en los ojos después de toda una vida, por la construcción de un dique, me quedo a la mitad de camino incomunicada con mi pequeña fuente de trabajo”, reza un escrito que dejó y sigue: “¿Por qué a mí? Yo que ayudé tanto, ¿alguien lo puede explicar?”.

Quizás nunca obtuvo las explicaciones que esperaba y quizás se marchó de este mundo con el deseo de volver a su tierra, su Pachaco querido. Pero como si fuera un guiño del destino, las esperanzas de resurgimiento cobran fuerza con el avance de la obra en el Dique El Tambolar. Aunque la construcción se vio afectada por el paso del tiempo y el propio abandono de la zona, la estadía de los trabajadores en las inmediaciones resultó beneficiosa para la apertura del comedor que actualmente opera gracias al yerno de Rosita, Rolando Vila secundado por el marido de su hija.

hija.jpg
Rosita Cordeje, presente en el recuerdo de su hila Gilda Uliarte

Rosita Cordeje, presente en el recuerdo de su hila Gilda Uliarte

En su primer aniversario de fallecida, como símbolo de que su paso sí dejó una huella importante, un gran impulsor del turismo como lo fue Jaime el 'Gringo' De Lara manifestó:

“Si el alma vuela, Rosita, junto a los cóndores, pasa cada tanto a mirar su Pachaco. A observar si todavía está su hostería, su arboleda... A ver si está el lugar donde acostaba a los niños que, por los sinuosos caminos, llegaba mareados. Sin duda alguna, si el alma vuela, desde allá arriba Rosita mira su Pachaco, recordando toda una vida de samaritana”. “Si el alma vuela, Rosita, junto a los cóndores, pasa cada tanto a mirar su Pachaco. A observar si todavía está su hostería, su arboleda... A ver si está el lugar donde acostaba a los niños que, por los sinuosos caminos, llegaba mareados. Sin duda alguna, si el alma vuela, desde allá arriba Rosita mira su Pachaco, recordando toda una vida de samaritana”.

Tiempo de San Juan

Suplementos

Contenido especial

Temas
Seguí leyendo

Dejá tu comentario

LO QUE SE LEE AHORA
ANSES paga un bono extra de $11.000: a quiénes les toca

Las Más Leídas

El autor del texto de la polémica en la Normal Sarmiento rompió el silencio: qué dijo audio
Este es el albañil sanjuanino que traía dos ladrillos de cocaína en un colectivo y cayó en Vallecito
Ella es Yanina Alderete, la única investigada en el crimen de Fabiana Cabrera. A la izquierda Alderete este miércoles en la audiencia. A la derecha cuando fue la audiencia de formalización (presentó varias heridas).
Mirá cómo estará el tiempo este jueves en San Juan
Él es Federico Pacheco, el policía que será investigado por hurto.

Te Puede Interesar