ANUARIO 2020

Crónica cruda de la evolución semana a semana del coronavirus en San Juan

El periodista Sebastián Saharrea escribió en ese momento un diario de apuntes con sensaciones y datos a medida que iban pasando. Interesante relectura, recopilada y actualizada en 20 etapas y un bonus track.
sábado, 26 de diciembre de 2020 · 09:18

Valen las vibraciones en la piel más que cualquier otra cosa para calibrar el impacto de un objeto desconocido. De qué manera se reacomodaron las ideas ante esa incertidumbre inicial, que de a poco dio espacio a información más precisa que no era nada buena.

Y que de allí mutó a objeto de interpretaciones vastas, desde el miedo que enceguece a la parálisis que golpea. Desde el desprecio irresponsable al extremo cuidado. Desde las consecuencias inevitables hasta el asombroso desafío desde extrañas creencias a la precisión de la ciencia.

Hubo todas estas especies, las sigue habiendo: persecuciones que fueron mutando, primero a un barbijo mal puesto o una ligera inconducta en tiempos en que en San Juan no pasaba mala, a este descontrol generalizado con las cifras de contagios y muertos volando respecto a aquel momento. Un mano a mano aún sin resolver entre los necesarios cuidados y el también necesario pulso económico, que resultan incompatibles al mismo tiempo. Tarraplanistas antivacunas de todo tipo, adictos conspiranoicos torpedeando cualquier intento de sensatez.

Vale ahora releer los momentos iniciales en San Juan. Cómo nos sorprendió el nuevo orden mundial, en qué momento nos dimos que algo había cambiado para siempre. Cómo fuimos digiriendo la novedad, hasta asimilarla definitivamente a nuestro paisaje. De qué manera fuimos reaccionando en nuestro interior. A veces con contradicciones, a veces con evidencias y datos certeros. Todos los días, una nueva. Siempre con el temor de estar entrando a una tormenta sin rumbo fijo ni final conocido. A un laberinto sin salida:

Semana 1: La responsabilidad, la desesperación, el miedo

Primera crónica en carne cruda, ante los primeros datos y la certeza de que algo grande y serio comienza a agrandarse en el horizonte. La señal era clara: el mundo había decidido paralizarse ante un hecho desconocido, de la suficiente gravedad como para detener los motores mundiales.

Argentina decidió lo mismo, San Juan igual. Nada más que una parálisis temporaria, de unas 2 o 3 semanas. Ninguna señal hacía prever que la situación sería como fue: que a 9 meses de ese momento estaríamos en el mismo lugar, probablemente peor aún. Con la salud destruida, las incertidumbres aún encendidas y la economía evidentemente golpeada a una escala imprevisible en ese momento

Ese día de marzo, lo único que había era miedo y un llamado a la responsabilidad para que, de esa manera, el trance resultara los más económico posible en vidas perdidas y en actividad económica rota. “La natural certeza de que algo estructural cambió en la naturaleza humana”, presagiaba. O el funcionariado debe “esperar lo peor y prepararse para eso” Así fue. La nota completa, acá: https://www.tiempodesanjuan.com/editorial/2020/3/28/semana-1-la-responsabilidad-la-desesperacion-el-miedo-281522.html

Semana 2: Casi nunca estuvimos en guerra, esto es lo más parecido

Pintaba allá por fines de marzo un panorama como el que luego ocurrió: en especial, en lo referido al tendal de víctimas mortales y de víctimas económicas. Incluye una reflexión sobre el abuso de las redes para el ciudadano acuartelado por la cuarentena, esa licencia para matar que ofrece el anonimato en una moderna redefinición de la cobardía. Y que entonces se utilizó para “ajusticiar” a las víctimas del virus. Los primeros que lo contrajeron, ametrallados por la ciudadanía facebookera. La primera, una médica que había llegado de España y cumplió con toda la hoja de ruta correctamente, nada importó a los despreciadores seriales.

Las calles ya daban sensaciones de estado bélico. Muy pocos transitando, retenes policiales averiguando destinos. Y una pregunta: con todas las batallas económicas que los argentinos tenemos a cuestas en nuestras espaldas (todas ellas, lógicamente perdidas), tenemos mejor preparación que el resto del mundo. La respuesta en el enlace: https://www.tiempodesanjuan.com/editorial/2020/4/4/semana-2-casi-nunca-estuvimos-en-guerra-esto-es-lo-mas-parecido-282103.html

Semana 3: Grieta is back, los intendentes a la cancha, y paciencia

Comenzaba a verse lo que finalmente –y desgraciadamente- se convirtió en tendencia irreversible luego de un inical enamoramiento inmediato de la gente con el capitán del barco, el presidente Alberto Fernández. El esmerilado por las redes, agitado desde sectores políticos y sus trolls, luego desde los usuarios que decidieron prenderse.

“Todos sabemos quien las maneja”, fue la frase recordada de Alberto para señalar a los autores del envión para estas reacciones “espontáneas”. En tácita alusión a la factoría Marcos Peña. Una tendencia en la capitalización del mal humor ocasionado por la pandemia –en su combo encierro y golpe económico- que comenzó a funcionar como carne de cañón. San Juan se preparaba para 40.000 casos y 500 internados en terapia, números aterradores. Todavía no pasaba, se iniciaba la tendencia de la mano en la madera: https://www.tiempodesanjuan.com/editorial/2020/4/11/semana-3-grieta-is-back-los-intendentes-la-cancha-paciencia-282675.html

Semana 4: Relojeando otros modelos y las cuentas también

El impacto visual del mapa de los aviones en vivo, apoyados sobre cada territorio. Mientras en Argentina no se registraba ninguno, en EEUU se veía un enjambre. Síntoma más que evidente del nivel de actividad económica en pleno pico de crecimiento de los contagios. Con sus coletazos en la actualidad: En la II Guerra, EEUU se calcula que tuvo 180.000 muertos, 120.000 en la I Guerra, 60.000 en Vietnam y 58.000 en Corea, sus principales enfrenamientos bélicos. En ese momento, llevaban 35.000, hoy la cifra escala a casi 300.000 muertos. Alcanzará el número la escalofriante cifra del equivalente a todas sus guerras?

Argentina tuvo una estrategia distinta frente al virus: cerrar todo, en lugar de abrir. El paso de los meses reveló que fue efectiva sólo al principio, luego se desmadró y ubicó el país en el top 10 de más muertes y casos. Mientras, en San Juan comenzaban las preguntas de rigor: ¿aguantará la economía del sector público, el único motor capaz de inyectar fondos y no golpear tanto la actividad privada? Acá: https://www.tiempodesanjuan.com/politica/2020/4/18/semana-4-relojeando-otros-modelos-las-cuentas-tambien-283278.html

Semana 5: Con barbijo y entre algunos picarones

Comenzaba a marcarse un contraste con lo que ocurría a nivel nacional y lo que pasaba en San Juan, en ese momento en una burbuja benéfica que se malograría meses después a causa de las inevitables inconductas.

Por ese motivo de privilegio momentáneo, San Juan comenzó por primera vez a aflojar la cincha de las restricciones y apostar a la conducta de la gente. Mal presagio: “Se cuentan de a decenas los asados de amigos, con algún infectado aún en cuarentena, que terminan con decenas de positivos Covid 19”

Y en el medio, el episodio de 3 comerciantes y fabricantes que decidieron obligar a sus trabajadores a asistir, y se ligaron un cierre con escándalo incluido que uno de ellos (Vallejo) aún disputa en Tribunales. Salpicado por un hecho lamentable: dos de los tres comercios sanjuaninos argumentaron motivos raciales (antisemitas) detrás de las clausuras. Para olvidar: https://www.tiempodesanjuan.com/editorial/2020/4/25/semana-5-con-barbijo-entre-algunos-picarones-283879.html

Semana 6: A prepararse para el mundo nuevo, pero ¿cómo será?

Incertidumbre económica al palo, desde el increíble registro negativo para la cotización del petróleo. Del otro lado, el valor del oro comenzó a subir de modo imparable, ante la complicación creciente de las explotaciones en todo el mundo. Un precio en las pizarras que beneficiaría a San Juan porque oxigenó el interés en el despegue de varios proyectos.

“Si el oro consigue definir una curva hacia arriba y sostenible (algunos hablan de 3.000 dólares la onza en un par de años, hoy está en 1.750), será ese un gran dato para el San Juan post crisis” contó. Del otro lado, el vino en caída, pero al final sólo fue un espejismo. Primeros cruces entre la Coviar y los productores sanjuaninos, un clásico que sólo estaba empezando: https://www.tiempodesanjuan.com/editorial/2020/5/2/semana-6-prepararse-para-el-mundo-nuevo-pero-como-sera-284422.html

Semana 7: Los dos estómagos de la justicia en San Juan

Descanso temporario a la temática exclusiva del Covid 19 para abordar la pandemia de la falta de criterio judicial. Aunque no del todo: ante la avalancha de reclamos de detenidos por salir de la prisión, la justicia federal decidió autorizar a un narco jachallero a viajar a su departamento, donde fue sorprendido a los pocos días incumpliendo el protocolo.

Pero la justicia provincial optó por jugar a la payana. Mucho no lo cuesta, lo hace sistemáticamente siempre, a ver si no lo va implementar cuando tiene una papa caliente en las manos. Resolvió hacerse la distraída, y la congestión del penal de Chimbas se mantuvo a punto de explotar. Y explotó meses después: un solo caso encendió la mecha. Acá la crónica: https://www.tiempodesanjuan.com/editorial/2020/5/9/semana-7-los-dos-estomagos-de-la-justicia-en-san-juan-285050.html

Semana 8: Libres de comprar, persianas cerradas y el peligro acá cerquita

Manteniendo por esos días el diferencial favorable de San Juan respecto a los vecinos, el desafío del momento fue levantar los límites internos y fortalecer las fronteras interprovinciales. De manual, aunque no fuera ninguna garantía, como demostrarían los días posteriores.

Los comercios comenzaron a abrir, pero el remezón de las economías hogareñas y la incertidumbre por lo que vendría no fueron de gran ayuda. “El que no se quedó sin trabajo o sin clientes, le recortaron el sueldo, o no sabe cómo cobrará el mes siguiente”, una realidad insoslayable que se extendería más de la cuenta.

Un empate es triunfo, párrafos abajo. No perder era toda una conquista. Mientras San Juan se mantenía libre de circulación viral, a contramano de lo que pasaba en Mendoza y La Rioja. En ese momento, hoy es al revés: https://www.tiempodesanjuan.com/editorial/2020/5/16/semana-8-libres-de-comprar-persianas-cerradas-el-peligro-aca-cerquita-285654.html

Semana 9: Lo peor está aún por venir, la más cruda realidad

Baño de realidad el 23 de mayo. Era la fecha en la que todo empezaría a mejorar, según los cálculos iniciales de marzo. Pero lejos de contemplar el panorama mejorando, el evidente deterioro de las condiciones en todos lados no llamaba precisamente al optimismo.

“Se deberían esperar, si los radares no están equivocados, escenas peores”. Y así fue: levemente bajaba en Europa, levemente empeoraba en Latinoamérica. Es decir, entre nosotros. El AMBA registraba cada vez números más aterradores, lo que ponía en jaque al resto de las provincias que tienen a la capital del país como un ombligo ineludible. Antesala de lo que terminaría ocurriendo.

Dato sabroso: Por ese momento, San Juan paraba las antenas porque se había producido el …. cuarto caso. Si, 4 casos. Fue la semana del vuelo sanitario y el revuelo con los médicos que lo autorizaron. https://www.tiempodesanjuan.com/editorial/2020/5/23/semana-9-lo-peor-esta-aun-por-venir-la-mas-cruda-realidad-286241.html

Semana 10: Los domingos en familia y los alcances del cuarto caso

Plena vigencia de la determinación de daños por las andanzas de Laurita, la médica que solicitó el traslado de su hermano y luego se contagió ella misma.

También, de la demarcación de dos países distintos –por un lado el AMBA y por el otro el resto- que no tardarían en mimetizarse a fuerza de contagios desde el primero al segundo. Frente a esa realidad en la que San Juan mantenía el status de libre de circulación viral y la cantidad de casos más baja del país, es que el gobierno local decidió descomprimir los controles ante la inquietud social que provocaba la parálisis y la saturación que ya se venía produciendo.

“Una vorágine incontenible en las calles, pasando por encima las regulaciones cuarenteneras más esenciales. Se vieron hasta algunos cafés abiertos de prepo, estaciones de servicio sobre el margen de la Circunvalación con sus tiendas abiertas y sus mesas al aire libre ocupadas hasta por jueces de renombre”. Eso pasaba: https://www.tiempodesanjuan.com/editorial/2020/5/30/semana-10-los-domingos-en-familia-los-alcances-del-cuarto-caso-286771.html

Semana 11: Racismo de allá lejos, de más acá…¿y el de los sanjuaninos?

Paréntesis impuesto por el episodio de George Ford para reflexionar sobre todo tipo de racismo. En especial, el que nos rodea. Porque se puede presumir que se alude a fenómenos lejanos cuando se hace referencia al flagelo, en el uso doméstico suele ser más frecuente de lo que somos capaces de admitir.

Mientras en EEUU ya se superan las 100.000 muertes por coronavirus y en Chile recrudece la rebelión contra el gobierno de clase de Piñera, en San Juan no amaina la discriminación a lo “made in Chimbas”, por seleccionar sólo un caso. Cinco meses antes de las perlitas de Los Pumas. U 8 años después. https://www.tiempodesanjuan.com/editorial/2020/6/6/semana-11-racismo-de-alla-lejos-de-mas-aca-y-el-de-los-sanjuaninos-287330.html

Semana 12: Las dos empresas sanjuaninas en el ojo del huracán Vicentín

Se desató un profundo debate sobre lo estatal y lo privado, sus interacciones surtidas, en medio de la pandemia y con el anuncio de la entonces intervención de la cerealera. Por un lado, Inav, una mostera chimbera del mismo grupo caído en desgracia. Y por el otro, el caso de Energía San Juan, en manos privadas pero con fuertes subsidios públicos, además de un endeudamiento a favor para tapar su manejo.

¿Venezuela o Noruega? Interesante disquisición sobre modelos diversos de presencia estatal en el desarrollo privado: https://www.tiempodesanjuan.com/editorial/2020/6/13/semana-12-las-dos-empresas-sanjuaninas-en-el-ojo-del-huracan-vicentin-287908.html

Semana 13: Vivir sin Buenos Aires y el espíritu del terremoto

Dos reflexiones juntas. El hecho de formar parte de un país groseramente unitario pese a la declaración federal, en el que todas las vías de comunicación apuntan a Buenos Aires, nace o mueren allí sin que sea posible una interconexión entre dos puntos cualquiera del país sin pasar por la Capital, hace imposible esquivar el bulto del Covid que habita en la metrópoli.

Otra. ¿En serio que una provincia como San Juan, que recibió la solidaridad extrema de todo el país cuando ocurrió el terremoto, en especial de Mendoza donde fueron a parar el grueso de sus heridos, mirará para otro lado cuando le haga falta al resto? Útil para ese momento de zozobra en Mendoza por el crecimiento de casos y la falta de camas. Hoy es al revés: https://www.tiempodesanjuan.com/editorial/2020/6/20/semana-13-vivir-sin-buenos-aires-el-espiritu-del-terremoto-288409.html

Semana 14: hay un país que cierra y otro que abre, ¿en cuál querés estar?

Pleno apogeo del diferencial favorable a San Juan en situación sanitaria, comparada con la del resto del país, en especial Buenos Aires. Buenos y lejanos tiempos, abortados por la irrupción del descontrol de la mano de las inconductas que se veían venir y ocurrirían un mes después.

Hasta acá, la metodología cabulera de la mano en la madera como método más eficiente. Van hasta ese momento de julio, apenas 10 positivos y se reiniciaron ya casi todas las actividades económicas. Pero la conducta y el compromiso de la gente con ese status, especialmente en no pasar el límite interprovincial sin los debidos cuidados, hacía agua. En el medio, la necesidad también de no aparentar en Buenos Aires demasiado bienestar, no vaya a ser cosa que se cortaran los envíos de remesas federales. Fuerte debate al respecto: https://www.tiempodesanjuan.com/editorial/2020/7/11/hay-un-pais-que-cierra-otro-que-abre-en-cual-queres-estar-290055.html

Semana 15: Atravesando un momento crítico, acá ni nos damos cuenta

Es el peor momento de la pandemia a nivel nacional, a principios de agosto: se produjo el salto de los 5.000 casos diarios a los 10 mil. Pero en San Juan seguimos con los 12 casos, cosa que iría a cambiar en apenas 20 días. Aunque no lo sabíamos cabalmente, vivíamos en una burbuja. Y haría falta un cachetazo para aterrizar a la realidad de todo el mundo.

“Lo que no se puede controlar son los advenedizos de la frontera porosa, como es la de San Juan-Mendoza que tiene senderos alternativos por todos lados y que la desesperación y la irresponsabilidad convierten en vías de ida y vuelta que ponen en riesgo a toda una comunidad. La nuestra”. Cruel predicción: https://www.tiempodesanjuan.com/editorial/2020/8/1/atravesando-el-momento-critico-aca-ni-nos-damos-cuenta-291785.html

Semana 16: Eran 6, después 3, quedó una sola: San Juan

Ese conteo es el de provincias poco afectadas por el impacto de la pandemia mundial. A punto tal que San Juan fue la primera y única en reactivar su sistema educativo: lo hizo en un grupo reducido de escuelas y con un estricto protocolo. Pero lo hizo.

Una novedad que fue aprovechada también por el ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, para inflar los ánimos. “No fue por casualidad ni de rebote, entonces, que sólo San Juan apareciera en este esperado punto de partida”, fue la frase de ese análisis. Un dato valioso no sólo por el valor del conocimiento que viene de la mano de la escolarización sino por la socialización de los chicos.

Duró poco. A la semana siguiente, todo cambió: https://www.tiempodesanjuan.com/editorial/2020/8/15/eran-6-despues-quedo-una-sola-san-juan-292931.html

Semana 17: 19 A, el día de bisagra

Y se pinchó el globo, nomás. Lo que se preveía que iba a ocurrir, ocurrió. Ese privilegiado panorama que teníamos delante nuestro durante tantos meses, a partir de un momento hubiésemos dado un brazo por disponerlo nuevamente. Fue el momento en que cambiamos de status bruscamente, para nunca volver a recuperarlo.

Ocurrió en Caucete, pudo pasar en cualquier otro lado. De un minuto para el otro, pasamos de paraíso frente a la pandemia a gruesa preocupación. Los casos se multiplicaron, los barrios se cerraron. Ahora, la preocupación era más valedera que nunca. De Caucete a Santa Lucía, de allí a todos lados. Y todos, de un minuto a otro puestos bailar el baile de todo el mundo: https://www.tiempodesanjuan.com/editorial/2020/8/22/19a-el-dia-de-la-bisagra-293468.html

Semana 18: Cuidarse en actividad, la nueva consigna para la apertura que se viene

Pasaron unos días desde el impacto del día de la bisagra, comenzó anotarse cada vez más el hartazgo por el encierro, el confimaniento y la falta de actividad. En especial, en los sectores comerciales más golpeados. Por eso, el gobierno decidió apelar a la responsabilidad individual en el cuidado, de modo de poder ir desarmando los controles cuasimilitares.

“Hay una franja de la sociedad que paralelamente al fastidio del encierro acumula otro aún más preocupante, que es el del futuro económico. Y que no es menor. Puede dividirse a la sociedad en dos: los que aún en confinamiento tienen garantizado su sustento familiar (empleados públicos, algunos empleados privados aún con recortes) y los que además de estar confinados deben agregar la incertidumbre del sustento (algunos empleados privados, dueños de comercios, cuentapropistas de todo tipo, oficios surtidos, profesiones privadas y su gran variedad de auxiliares). Esta última es ya inelástica”. Esa fue la clave:

https://www.tiempodesanjuan.com/editorial/2020/8/29/cuidarse-en-actividad-la-nueva-consigna-para-la-apertura-que-se-viene-294014.html

Semana 19: San Juan entró al mundo, ¿cómo nos encontrará la vacuna?

Lo de entrar al mundo es una referencia a salir de la burbuja que la distinguió durante 5 meses: mirando por televisión la devastación, pero sintiéndose afortunadamente a salvo. A partir de allí, la cosa se convirtió en una cuenta regresiva hasta la llegada de la vacuna. Intentar evitar el mayor daño posible hasta que se pudiera disponer la vacuna, anunciada para diciembre.

Era octubre, faltan 2 meses. Todo un desafío. La pregunta era: “Cómo se producirá esa confluencia entre la llegada de la vacuna y el crecimiento de los casos y el irremediable empeoramiento de la situación en San Juan. En qué momento, como estarán las camas, cómo la circulación, cómo el comercio, qué medidas públicas vigentes”. No fue sin zozobra:

https://www.tiempodesanjuan.com/editorial/2020/10/17/san-juan-entro-al-mundo-como-nos-encontrara-la-vacuna-297752.html

Semana 20: Summer is comming, cómo será este atípico verano sanjuanino que se viene

Noticia en desarrollo: recién comienza la estación que en la provincia funciona con un código especial. Piletas de clubes rebalsando de gente, diques, ríos y hasta canales para pelearle a los 40 grados, eternas fiestas departamentales para aprovechar las noches, Fiesta del Sol y Vuelta de San Juan, soberanas.

“Nada de todo eso que conocimos quedará en pie transitoriamente en la temporada. Hasta la bendición del aire acondicionado, necesario como pocas otras cosas en estos parajes, quedará liberado al uso aliviador, incluido como está en la lista de contraindicaciones por la propagación del virus maldito”, presagiaba. Se viene cumpliendo, por desgracia:

https://www.tiempodesanjuan.com/editorial/2020/10/31/summer-is-coming-como-sera-este-atipico-verano-sanjuanino-que-se-viene-298749.html

Bonus track: La oportunidad del coronavirus

Una nota escrita el 21 de marzo, los primeros días posteriores al llamado a cuarentena. Sin información precisa, apenas presunciones. Más preguntas que respuestas. Más suposiciones que certeza. Era la entrada a un laberinto sin salida de emergencia, esa que aún no se puede encontrar.

Era también una expresión deseos: volver a la humanidad, en tanto que todos somos iguales ante el virus. Demasiado optimismo?

https://www.tiempodesanjuan.com/editorial/2020/3/21/la-oportunidad-del-coronavirus-280983.html

 

 

 

Comentarios