De arquero a simpatizante

Ardente, a corazón abierto

El ídolo verdinegro, que renovó contrato hasta el 2019, cuenta por primera vez la emocionante historia que lo une a San Juan. Además, habla de su cariño por el club y los hinchas. Por Carla Acosta.
domingo, 18 de diciembre de 2016 · 10:30

"Con mi señora llevábamos 15 años juntos y en Buenos Aires nos costaba mucho tener familia. Pero vinimos acá y como cosa rara a los meses tuvimos la posibilidad de tener a nuestro primer hijo”. Emocionado, al borde de las lágrimas, Luis Ardente (35) abrió su corazón y habló por primera vez de su conmovedora historia familiar que lo une a San Juan, donde desde hace cinco años y medio es ídolo en San Martín.

El arquero llegó al Pueblo Viejo en julio de 2011, pero recién al año, tras la lesión de Luciano Pocrnjic, empezó a escribir sus páginas doradas en la institución verdinegra. Fue figura de los últimos encuentros del Clausura, entre ellos la Promoción ganada ante Rosario Central que le valió a San Martín un año más en Primera. Desde entonces fue ganándose su lugar en la cancha y en el corazón de los fanáticos, siendo estas dos de las razones por las que hoy decidió estirar por tres años más su contrato, dejando la puerta a su retiro a los 38 años con los colores verdinegros.

Pero detrás de su decisión de seguir en la provincia cuyana, pese a la promesa que le hizo a su padre de volver a Tigre, club que lo formó y del que es hincha, hay algo más: su hijo León (4). Conmovido al hablar del tema, Ardente contó sobre la batalla que enfrentó junto a su señora Natalia para concretar el sueño de ser padres, un pedido que llegó hasta la Difunta Correa apenas pisaron suelo sanjuanino.

"Nos costó mucho ser padres pero llegamos acá y se dio la posibilidad. Nos golpeó mucho, fue una alegría enorme. Hace poco llegó Lisandro, nuestro segundo hijo, y es algo que no nos imaginábamos nunca. Para nosotros, que tuvimos la posibilidad de tener a León aquí, es importante y lindo. Apreciamos mucho a esta Provincia. De hecho, León ya sabe lo que es San Juan, estando en Buenos Aires extraña a San Juan.”, expresó.

"Leoncito”, como lo llama el arquero, ya es un sanjuanino y verdinegro más a su corta edad. Sigue al equipo de Concepción en la cancha o por Tevé, y hasta le tira ponerse los botines como el papá. "A él le gusta el fútbol, se pone la camiseta de San Martín y le gusta ir a la cancha. Ahora que está en Buenos Aires mira todos los partidos que disputo. Después se verá si le gustaría ser jugador, pero por mí sí, que sea futbolista como mi viejo y como yo”.

 

 

 

El hincha de los hinchas

Con cinco años y medio vistiendo la camiseta de San Martín, Luis Ardente es el jugador mimado de las tribunas. El cariño es mutuo, tanto que hasta un fanático le diseña la cinta de capitán que exhibe en Primera. "Valoro mucho el afecto de los hinchas. En el partido contra Estudiantes vino un auxiliar de cancha y me acercó un dibujo, el que decía ´hoy ganamos´. O por ejemplo, hay un simpatizante especial, Cuca Kukins, que me diseña la cinta. Acá estoy contento y agradecido, siento que valoran el esfuerzo de uno y eso para el jugador es muy importante”, comentó.

Pero, humilde y bajo perfil como se lo caracteriza, no se adjudica el mote de ídolo. "Eso lo puede decir o sentir el hincha. Yo me siento un empleado más del club que trata de hacer lo mejor en cada partido, no sé si lo hago bien o lo hago mal, pero trato de dejar todo. Quiero mucho al club. Yo vine por un año y ya pasaron cinco y medio, y la verdad es que lo aprecio mucho. Me siento muy bien. Estoy contento y tranquilo, siento el respaldo de los dirigentes y de los hinchas".

 

 

 


Galería de fotos

Comentarios