sábado 21 de mayo 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Tiempo de San Juan. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
FNS 2020

Conocé a la "verdadera Tere", la científica que inspiró el personaje de Evolución <a href="https://www.tiempodesanjuan.com/sanjuan/2018/2/5/teresa-michieli-arqueologa-antropologa-local-205040.html">Teresa Michieli: el ABC de la arqueología y antropología

La protagonista del cierre de la Fiesta Nacional del Sol, interpretada por Amaia Balmaceda, tiene una contraparte en la vida real y es Teresa Michieli, historiadora y ex directora del Museo Gambier. Conocela.

Por Redacción Tiempo de San Juan 1 de marzo de 2020 - 17:21

El cierre de la Fiesta Nacional del Sol 2020, un mega show titulado Evolución, será recordado por muchos con ternura gracias a la protagonista indiscutida de la historia: la pequeña Tere. Esa niña que tras el terremoto de 1944 vive una historia espectacular de magia, viajes en el tiempo y música, tiene una contraparte en la vida real. Es que el personaje es también un homenaje a una historiadora y científica que durante años fue referente en la provincia. 

Se trata de Teresa Michieli, quien a pesar de haber nacido en Mendoza vivió en San Juan toda su vida adulta y aportó al conocimiento de la historia provincia desde al arqueología y la antropología. La mujer fue también directora del Museo Gambier durante años y poco antes del espectáculo de la fiesta se reunió con la pequeña protagonista de Evolución, Amaia Balmaceda, y hasta le regaló uno de sus libros. Cabe aclarar que la Tere de la Fiesta Nacional del Sol no representa a la historiadora, sino que el hecho de darle el mismo nombre fue un homenaje de parte de los guionistas a la figura de Michieli. 

Para que conozcas más de esta científica en esta nota que publicó Tiempo de San Juan en 2018:

PERSONAJES

Teresa Michieli: el ABC de la arqueología y antropología local

Después de 43 años trabajando en San Juan, se jubiló como directora del Instituto de Investigaciones Arqueológicas y Museo Prof. M. Gambier. Deja a los sanjuaninos un valioso legado. Por Viviana Pastor

Una hermosa jovencita de 18 años, en segundo año de la licenciatura en Historia, encontró piezas de una vasija incaica en Uspallata, Mendoza. Le preguntó a su profesor si era lo que ella creía y el profesor le dijo que sí, "entonces ya puedo ser arqueóloga", respondió convencida. Así fue.

Esa mezcla de curiosidad, investigación y definición la distinguirá siempre. Catalina Teresa Michieli se jubiló hace pocos días como directora del Instituto de Investigaciones Arqueológicas y Museo Profesor Mariano Gambier. Había llegado a San Juan desde su Mendoza natal en 1975 e inmediatamente comenzó a trabajar con Gambier.

Una hermosa jovencita de 18 años, en segundo año de la licenciatura en Historia, encontró piezas de una vasija incaica en Uspallata, Mendoza. Le preguntó a su profesor si era lo que ella creía y el profesor le dijo que sí, "entonces ya puedo ser arqueóloga", respondió convencida. Así fue.

Esa mezcla de curiosidad, investigación y definición la distinguirá siempre. Catalina Teresa Michieli se jubiló hace pocos días como directora del Instituto de Investigaciones Arqueológicas y Museo Profesor Mariano Gambier. Había llegado a San Juan desde su Mendoza natal en 1975 e inmediatamente comenzó a trabajar con Gambier.

En todos estos años, le dejó a los sanjuaninos y al mundo, 7 libros publicados y más de 80 artículos científicos, producto de sus investigaciones. Michieli es la que más sabe de la lengua que hablaban los huarpes en San Juan y es experta en la textilería de los pueblos que habitaron estas tierras, a los que evita llamar "originarios".

Teresa había conocido a Gambier a través del profesor Pablo Saquero, cuando el sanjuanino necesitaba a alguien experto en textilería aborigen, entonces Michieli hizo un posgrado en textiles arqueológicos con la única especialista que había en el país. "Venia todas las semanas a hacer este posgrado y después me quedé,  primero encargada de la parte textil y después de la parte histórica", relata.

El 1 enero de 1975 fue nombrada, el 2 llegó a San Juan y el 3 ya estaban haciendo campañas en la cordillera.

El arqueólogo sanjuanino venía realizando investigaciones desde fines de los '60 y entre ambos hubo una simbiosis instantánea. "El descubrió mis aptitudes porque yo no venía de cero. Trabajamos codo a codo y yo aprendía, pero aportaba también. La visión histórica la daba yo (ya era Licenciada en Historia de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional de Cuyo) porque la formación de Gambier era de  profesor de Filosofía y por eso le interesaba mucho lo humano, era un humanista notable, un ser humano muy bueno y muy recto, muy humilde. Murió muy pobre porque jamás tomó la actividad como negocio, como hicieron otros", relata.

Asegura que de todos sus descubrimientos, sola o con Gambier, no hubo uno más importante que otro, sino que todos adquieren la misma relevancia en función de lo que cada uno aportó al conocimiento científico. "Todo lo que aprendí con Gambier y todo lo que descubrimos es importante porque todo está encadenado. La arqueología no es ir a juntar cosas bonitas o hacer campamento, es investigar. Vas a un lugar con preguntas que hay que responder, buscando las pruebas o ratificando cosas. Es todo un proceso", asegura.

Y cuando tiene que hablar de su relación personal con Gambier, Michieli hace un largo silencio y dice que le tocó cuidarlo en los últimos años. "Nos acompañamos muy bien pero de mi relación personal no hablo, aunque todo el mundo lo sabe. El era separado y por lo tanto nuestra relación nunca fue oficial. Nunca vivimos juntos", cuenta. Ella nunca se casó ni tuvo hijos, pero tiene un sobrino-nieto al que ama como a un nieto.

En 1983 fue nombrada directora subrogante e investigadora del Instituto-Museo; y en 2002, cuando se jubila Gambier, es designada como nueva directora por el Consejo Directivo. "No me gusta que le digan museo porque es sólo una dependencia del Instituto, a donde se llega después de una selección académica fuerte. Además, un museo es una colección y Gambier nunca fue un coleccionista, al contrario, él siempre fue un defensor del patrimonio, porque el patrimonio arqueológico y paleontológico se consideran de dominio público, es de todos y no es de nadie. Por eso el tráfico ilícito está penado mundialmente. Entonces, si le decís museo lo bajas al nivel del coleccionista y él luchó siempre contra el saqueo arqueológico",  dijo Michieli que también tiene un postgrado de Doctora en Historia.

En 2004, al Instituto se le puso el nombre Gambier . El museo tiene un 5 % de objetos entregados por otros, como la momia del cerro El Toro, "un hombre que no pertenece a grupos locales y que fue hallada de casualidad". El 95 % restante son piezas producto de las investigaciones del equipo de Gambier y después de Michieli.  "Lo que está expuesto y lo que está guardado es producto de investigaciones propias del Instituto, la mayoría subsidiadas por la UNSJ".

 

Tiempo de San Juan

Suplementos

Contenido especial

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

LO QUE SE LEE AHORA
¿mas calor? asi estara el tiempo este fin de semana en san juan

Las Más Leídas

Identificaron al automovilista que murió en el brutal vuelco de Ruta 40 video
El siniestro vial de la Ruta 40 llamó la atención del IPV y de Presidencia por la situación de la familia que busca una casa. 
Choque fatal en la Ruta 40: ¿cómo sigue la mujer sobreviviente?
Los billetes que vienen: salen los animales, entran los...
Una denuncia señala que el Centro Atómico Constituyentes podría ser escenario de una catástrofe

Te Puede Interesar