Perfil

Quién es el anciano en situación de calle que emocionó a San Juan

José Otarola vive en un edificio abandonado de Rivadavia. Tiene problemas de salud y necesita ayuda de todos los sanjuaninos para mejorar su calidad de vida. Por Natalia Caballero.
miércoles, 10 de julio de 2019 · 22:16

La postal: un hombre mostrando sus respetos en el momento que la Banda de Música de la Policía interpreta el Himno Nacional Argentino. La imagen que envió un lector a Tiempo de San Juan se viralizó en todo el país debido a su fuerte contenido. El protagonista de la foto es un hombre en situación de calle. Se llama José Otarola y vive en condiciones precarias en Rivadavia.

No fue tarea compleja buscar a Otarola. Todo el mundo le tiene aprecio y lo conoce. Los primeros mensajes que llegaron a esta redacción nos informaron que el "Cogote", como lo conocen todos, vivía en Villa Flora, en un descampado al final de este lugar. Esta cronista recorrió toda la zona hasta dar con el testimonio de varios vecinos, quienes informaron que ya no vivía más en el descampado porque había encontrado un edificio abandonado donde habitar. 

Los vecinos de Villa Flora recuerdan con cariño a José. Dos hombres de edad, que viven en una propiedad lindera al descampado, dijeron que el "Cogote" vive en la calle desde hace tiempo, que es un hombre que no se "metía con nadie". En alguna oportunidad tomaron un par de tragos con José, quien no es muy abierto a la hora de contar su historia.

Con una dirección en mano, el equipo llegó al edificio abandonado, ubicado en Hipólito Yrigoyen (ex San Miguel) y Arenales. Unos jóvenes indicaron dónde vive José. Desde afuera se puede ver algo de ropa colgada, una silla y algunas cajas dentro de las paredes que le dan algo de abrigo en estas noches de intenso frío. 

La "vivienda" es muy precaria. No tiene ventanas, hay un caño que pierde agua al lado y hay olores nauseabundos alrededor. Un pibe se acerca y pregunta: -¿Qué hacen en la casa del "Cogote"? Ante la consulta, la respuesta fue clara y esto tranquilizó al jovencito que protegía la casa de este hombre al que quiere todo el barrio. 

Según contaron, Otarola se va bien temprano a la mañana y vuelve a la noche para dormir en este lugar que adoptó como casa. Debido a su situación, todos los días le llevan algo que comer. En ese momento llegó otro chico, de 16 años como mucho, cargado con una bolsa con bananas y otras frutas. -Son para el "Cogote", dijo. 

José es un hombre de edad que padece varios problemas de salud, sus piernas lo tienen a maltraer y así, camina kilómetros diarios para tratar de conseguir algo de dinero para comer.

Otro vecino en bici se para, ya eran como tres las personas charlando con esta cronista para hablar sobre este personaje urbano cuya imagen se popularizó gracias a una foto de un lector. El hombre más entrado en años dijo que le llevó unos borcegos para que no se le congelen los pies a José. "Los tengo porque fui obrero de la construcción", añadió. 

Después de más de una hora de espera sin que llegara el "Cogote" el equipo del medio partió. Sin hablar con José pero con la firme convicción que este hombre en situación de calle necesita de la ayuda de todos. Hace frío, es pleno invierno, y el "Cogote", ese hombre que te conmovió, duerme al borde del congelamiento en un edificio abandonado en el corazón popular de Rivadavia. 

 

Galería de fotos

Comentarios