tendencia que preocupa

Destape de abusos sexuales: ¿cómo reaccionan las escuelas?

A raíz de los últimos casos que salieron a la luz con niñas que confesaron en clases ser víctimas de vejaciones, cómo es el protocolo que se activa en los establecimiento.
viernes, 10 de mayo de 2019 · 12:58

Una nena confesó ser abusada por su tío en Valle Fértil, otra pequeña que le rebeló a su compañera que su padrastro la violaba y una nena embarazada por su padrastro en el Médano, que luego fue sometida a un aborto legal. ¿Qué tienen en común estos casos? Además de ser terribles, tanto uno como otro fueron descubiertos en la escuela después de que el personal docente notara anormalidades en las niñas. Ahora, el último caso que se registró y que se dio a conocer, a través del Ministerio de Educación, tiene a dos hermanitas como presuntas víctimas de abuso sexual.

Cual punta de un iceberg, en las instituciones escolares es cada vez más a menudo la detección de casos aberrantes y, gracias a la intervención de profesionales del Gabinete Técnico Interdisciplinario, se denuncian y se judicializan rápidamente, de modo que las víctimas reciban la contención que necesitan de inmediato. Es que cada vez que se sospecha que un alumno puede estar sometido a ese calvario, se activa un protocolo de emergencia. 

¿En qué consiste la reacción de las escuelas?

Una Guía de Procedimientos ante Situaciones de Complejidad es la que se aplica en casos en los que se sospecha un abuso sexual, la cual establece Acciones de Prevención y Protocolos de Intervención que orientan a directivos, docentes y psicopedagogos que intervienen con acciones que garanticen la protección de los derechos de niños.

En la guía sostiene que la escuela debe comunicar el caso, abordarlo con profesionales idóneos, tener en cuenta la opinión del estudiante y cuidar la intimidad.  

El paso a paso del protocolo

1- Detección: Si un adulto en el ámbito escolar, toma conocimiento de un caso de abuso sexual, por evidencia (relato o indicadores físicos), o por sospecha (indicadores físicos, psicológicos, de rendimiento y vida social escolar), es indispensable estar disponible para escuchar al estudiante en el momento en que lo solicite, con tiempo y privacidad adecuadas Intervenir inmediatamente, dando contención y seguridad, al estudiante afectado.

2- Salud física: Si el estudiante se encuentra lesionado/a, se debe acudir inmediatamente al Centro de Salud más cercano o solicitar la presencia del mismo en el establecimiento. El personal de la institución escolar NO DEBE VERIFICAR LAS LESIONES en ningún caso.

3- Comunicar a padres: Convocar a los padres o tutores responsables, solamente en los casos en que no hayan sido asignados por el estudiante como los responsables del abuso sexual.

4- Tarea administrativa: Registrar lo sucedido en el Libro de Actas de la Escuela, en la que se describirán los hechos sin emitir juicios de valor, dejando establecido el tipo de abordaje institucional inmediato a seguir.

5- Informar a superiores: Dar a conocer a las Autoridades Superiores del Nivel

6- La acción de la escuela: Informar a la Dirección de Gabinetes Técnicos Interdisciplinarios de Educación

a. Dar intervención a las instituciones especializadas.
b. En caso de que la Escuela deba actuar como denunciante, se puede
dirigir a:
c. Dirección de Niñez, Adolescencia y Familia.
d. A.N.I.V.I.
e. Juzgados de Familia.
f. Juzgado de Menores.
g. Juzgado de Instrucción.
h. Juzgado Correccional.
i. Juzgados de Paz letrados, con las excepciones establecidas.
j. Fiscalía en la Penal de Instrucción.
k. Fiscalía en lo Penal Correccional.
l. Asesoría Letrada de Menores e Incapaces.

7- No abandonar el caso: Realizar seguimiento y contención del estudiante afectado, en la institución escolar.

Casos que conmocionaron en San Juan

Quizás el caso más incónico que se registró este año fue el de la nena de 11 años embarazada por la pareja de su madre y cuya situación fue descubierta en la Escuela Colón, donde su maestra le advirtió a la directora que la niña usaba una campera para cubrirse el vientre cuando hacía calor.

Cuando le pedían que se la quitara, se negaba y esto encendió las alarmas en el establecimiento, lo que derivó a la niña en la salita de salud bajo la revisión de una médica que constató que tenía un embarazo. La niña se quebró y confesó ser sometida a violaciones en reiteradas veces por su padrastro. Luego de dar aviso a la madre de la menor, quien se opuso a denunciar al acusado, fue la misma directora la que radicó la denuncia en el Centro ANIVI. A partir de ese momento, inició la investigación judicial que terminó con la madre y el inculpado presos.   

Otro caso que levantó polvareda fue el de la niña de Santa Lucía que le confesó a su compañera de escuela que su padrastro -un empresario gastronómico- la violaba sistemáticamente, después de haber tenido una clase de educación sexual. Al comentarle las niñas a su profesor ese "secreto", se desencadenaron las acciones que terminaron con el acusado detenido. 

La adolescente de 14 años detalló en Cámara Gesell que el sujeto la llevaba a hoteles transitorios para abusarla y, entre las barbaridades que reprodujo, aseguró que sufría las vejaciones desde que ella tenía 9 años. 

 

 

 

Comentarios