Emprendedores

Los palets salvadores convertidos en muebles de moda

Yohana y Sergio empezaron a hacer repisas y sillones con estos soportes de madera, poco después de quedarse sin trabajo. La demanda superó sus expectativas y ahora no pueden producir en cantidad porque no tienen espacio físico para guardarlos. Por Viviana Pastor.
martes, 04 de agosto de 2015 · 07:07
Por Viviana Pastor

Cuando Sergio Tello se quedó sin trabajo, en la ex TCA, pasó a ser mozo en una lomoteca, pero al tiempo compró una camioneta, se puso a hacer fletes y a trabajar por su cuenta. Los ingresos eran insuficientes para mantener a la familia, y a su esposa, Yohana Abdala, se le ocurrió usar los palets que le quedaban a Sergio de algunos fletes. Ella misma hizo una repisa de madera barnizada. De ahí pasaron a hacer y vender sillones y mesas ratoneras con palets, hoy muy de moda. La demanda creció más rápido que las posibilidades de trabajo, porque el joven matrimonio no tiene un espacio donde resguardar los muebles fabricados. Además, Sergio sigue haciendo fletes.

"La gente se contacta por Facebook –Muebles Rústicos Pallets– y cuando viene, quiere ver algún mueble terminado pero no tenemos, tienen que ver fotos de los sillones entregados. Pero siempre terminan muy conformes, empiezan pidiendo un sillón y después encargan otra cosa y otra cosa”, contó Yohana. 

Ecológicos, reciclados, modernos y económicos, son algunas de las razones por las que estos muebles se pusieron de moda en todo el país y hay varias empresas especializadas en el tema con creaciones superoriginales. Mesas, sillones, mecedoras, ratoneras, bases de camas, mesitas de luz, maceteros, son sólo algunas de las transformaciones de los palets, esos soportes de madera que se usan para mover grandes cantidades de mercadería con autoelevadores.

Los Tello-Abdala realizan un trabajo fino y completo. La madera cruda del palet se desarma y se lija para dejar la superficie perfecta al tacto, sin astillas. Una  vez armado el mueble se le coloca aceite impregnante de madera y después una mano de barniz o pintura para proteger el mueble y pueda soportar su exposición al sol y agua, ya que muchas veces se usan como muebles de jardín.

También pueden incluir los almohadones, que confecciona Yohana, y que se realizan con goma espuma de alta densidad y las telas más resistentes.

Al poco tiempo de empezar, ya con la página en Face, la demanda aumentaba día a día y pronto tuvieron que salir a comprar palets para poder  cumplir con los pedidos. Un juego base de dos sillones y una ratonera cuesta desde $2.800, el precio va aumentando según los requerimientos del cliente. Los sillones es lo que más pide la gente, uno chico cuesta unos 500 pesos, después lo más pedido son las repisas y mesas.

"Ya no tenemos ni la primera repisa que hice, hace un año, porque una señora la vio y la quiso así que se la vendí”, contó ella.

Al uso de los palets, estos emprendedores agregaron los soportes industriales de cables, grandes y pequeños, que también compran en desuso, y con los que fabrican sillones y mesas.

Sergio no dejó de lado el flete, así que el armado de los sillones lo realiza cuando no está manejando la camioneta. Yohana estudiaba Secretariado Administrativo en el ICAT, que cerró dejándola a ella, junto al resto de los estudiantes, con el curso sin terminar.

Sin un salón donde trabajar, los chicos de 28 y 24 años, tuvieron que bajar la producción en los últimos dos meses, por el frío, ya que todo se produce en el patio de la casa, en Rawson. Pero la demanda sigue sostenida y las ganas de trabajar están intactas.

Este año iniciaron los trámites para presentar un proyecto a Capital Semilla, la plataforma no les permitió cargar el proyecto por internet y perdieron esa oportunidad cuando se cerró el plazo este año.

Mientras los esposos muestran orgullosos las fotos de todos los muebles que hicieron y entregaron, sus hijos Ludmila y Thiago, de 4 y 1 año, siguen de cerca todo movimiento.

Los sueños son a corto plazo: tener un lugar donde puedan trabajar y poder crecer en el rubro, en el que ya tienen experiencia y clientes que los recomiendan con convicción.

Es tendencia 

El palet es un producto de uso industrial, sirve como medio de embalaje y transporte. Está fabricado de un tipo de madera que resulta ecológica, ya que se gestiona en bosques de manera sostenible (reforestados).

Otra ventaja del palet es que es un material de gran versatilidad, que permite aprovechar y reciclar su madera para la fabricación de prácticamente cualquier tipo de mueble. 

El palet tiene simplicidad, austeridad, robustez y geometría: elementos muy apreciados por los amantes de cierto tipo de estética.

Finalmente, aunque no es un detalle menor, son los muebles más baratos del mercado.

DESTACADO
La reutilización de materiales y el Do-It-Yourself (hazlo tú mismo) no es nada nuevo en el mundo de la decoración y diseño de interiores. De hecho, a finales de 2009 ya se hablaba en los blogs de una tendencia que por entonces empezaba a hacerse un hueco en las revistas y sitios internacionales: el uso de palets de madera en decoración. 

DESTACADO
El palet fue utilizado por primera vez por el ejército norteamericano durante la Segunda Guerra Mundial para el transporte de mercancías hacia Europa. Desde entonces se han desarrollado varios tipos de palets con diferentes materiales: plástico, acero, aluminio y  madera. 

Galería de fotos

Comentarios