Mejoras

Reformas y mudanza en el edificio histórico del Rawson

Se viene el recambio del cableado, de la iluminación y una serie de arreglos en los techos de la impresionante estructura. Todas las oficinas administrativas que funcionan allí serán trasladadas a unos módulos de manera provisoria. Por Natalia Caballero.
martes, 11 de agosto de 2015 · 07:04
Por Natalia Caballero

El edificio histórico del hospital Rawson cumplió 87 años y como toda estructura  casi centenaria necesita un lavado de cara. Para mejorar la infraestructura, respetando su condición de monumento nacional, se armó un proyecto para restaurarlo internamente sin afectar la arquitectura. Se arreglarán los techos, se cambiará el cableado y la iluminación completa. Para llevar adelante estas mejoras se trasladarán todas las oficinas que funcionan allí a unos módulos que armarán sobre calle Estados Unidos, en el mismo predio del hospital. 

En el proyecto  presentado en el 2003 por el gobernador José Luis Gioja de agrandar y renovar la infraestructura general del Rawson contempló mejorar el edificio histórico del nosocomio, inaugurado en 1928 por Aldo Cantoni.

La fase I y II del hospital ya fueron inauguradas y la tercera está terminándose. Ahora la tarea pasará por dejar a nuevo el edificio histórico, que fue proyectado en 1905 por el interventor del nosocomio, Juan Hiracio Videla. Cuando el doctor planificó esta monumental obra, le pidió a los arquitectos que le dieran un estilo francés, estilo palacete, que tuviera techos altos, mucha madera, mármol y dos plantas. La piedra basal se puso en 1913 y  quince años después fue inaugurado. 

Cuando se llevó a cabo el corte de cintas en 1928, quedó habilitada el ala norte con el pabellón de hombres, el ala sur con el pabellón de mujeres, en el subsuelo funcionaba la botica que luego fue la farmacia. La planta alta era para el personal jerárquico y la buhardilla funcionaba como proveeduría en el segundo piso. 

"Se va a mejorar la fundación del edificio, también el techo completo, el cableado y la iluminación.  Vamos a dejarle la cáscara al edificio y remodelar todo el interior para que sea moderno y práctico. La idea es dejarlo a nuevo pero respetando las características de la estructura, una de las pocas que soportó los terremotos del ’44, del ’52 y del ‘77”, dijo el ministro de Salud, Oscar Balverdi. 

En la estructura de 87 años habrá una biblioteca, una sala de conferencias, salas de ateneo, será el área en donde se desarrollará el componente científico del Rawson, según lo calificó el Ministro. 

Para poder llevar a cabo todas estas mejoras, se trasladarán las dependencias administrativas que funcionan allí, entre las cuales se encuentra el programa de Chagas, Informática, Estadística, el Vacunatorio, Ecografía y el personal de Archivo. Son 200 personas las que se desempeñan en el edificio histórico.

Las dependencias funcionarán en unos módulos, que aún en Salud no saben si comprarán o alquilarán. Además se construirá un gran salón con divisiones especiales sobre calle Estados Unidos que servirá para alojar a las oficinas que se mudarán. La dirección de Arquitectura está terminando de pulir los últimos detalles relativos a la construcción del salón. 

Respecto del mobiliario que se usa en el edificio histórico, en una primera instancia la idea es rematar la mayor cantidad posible de muebles antiguos. La Cooperadora del Rawson se encarga de organizar los remates. El último gran remate se realizó cuando se derrumbó Traumatología. Las únicas piezas que no se venderán son aquellas de gran valor histórico, las cuales se destinarán a un museo que también tendrá sede en el edificio que se piensa restaurar. 

En un primer momento, la intención es llevar a cabo el traslado antes de octubre. Si bien ese es el objetivo, las autoridades aún no saben si van a llegar con los tiempos.  "No es nada fácil realizar una mudanza, implica una tarea logística importante. Estamos tratando de acelerar los tiempos para llegar con el traslado para octubre”, dijo Balverdi. 

Sobre el salón que se construirá sobre calle Estados Unidos, la idea es conservarlo pero no está definido el uso que se le dará una vez que el edificio histórico esté restaurado. Se presume que las mejoras serán realizadas en no menos de dos años. La dificultad de la tarea reside en no afectar la fachada de la estructura ni ninguna parte que tenga valor patrimonial. 

Un poco de historia

El fundador del hospital fue Fray Antonio de Viniegras, hay dos documentos que avalan esto: uno fechado el 20 de octubre de 1771, donde él se dice el fundador del hospital San Juan de Dios, el otro es un recibo de diezmos.
 
Pasando ya a los comienzos del siglo XIX, para conocer la situación de San Juan llegó el general José de San Martín, siendo José Ignacio de la Roza gobernador de San Juan. El prócer, al ver la falta de personal especializado en tratar heridos de guerra, hizo venir desde Mendoza a los betlemitas, ellos organizaron el "Hospital de Sangre”, en el lugar del Hospital San Juan de Dios, para curar a los heridos de la guerra de la Independencia. Luego los frailes acompañaron a San Martín hasta Perú, convirtiéndose en los médicos del Ejército de los Andes.

El hospital San Juan de Dios estuvo en el mismo sitio hasta 1862, cuando fue trasladado al lugar donde hoy se encuentra la Junta de Reconocimientos Médicos y empieza a llamárselo "Hospital de Hombres”. En 1886 sufre el segundo traslado, al sitio donde hoy está el cuerpo de Bomberos, en calle San Luis entre Aberastain y Caseros.
 
Desde 1890 empieza a llamarse hospital Dr. Guillermo Rawson, impuesto por ley firmada por Alejandro Albarracín en honor a su maestro y amigo, fallecido en París el 2 de febrero de 1890. Allí se construyeron las primeras instalaciones. El terremoto del 27 de octubre de 1894 lo afectó en los dos pabellones que tenía. En 1905 sufre el tercer y definitivo traslado a la llamada "Quinta San Martín”, actual Avenida Rawson, en terrenos que le pertenecieron a las familias Laspiur-Albarracín. Los comienzos fueron muy precarios, se mantenía con una partida anual de 18.000 pesos. Solo tenía dos médicos rentados. A partir de allí se inicia las construcciones y las especialidades, que hicieron de este hospital uno de los más importantes del país.
*Fuente: Profesora Leonor Paredes de Scarso.

Comentarios