Nueva fuerza

Lección para imprudentes

El servicio de Monitores Urbanos de Capital presta varios servicios en la Ciudad, entre ellos, la advertencia inédita con un silbato para los que cruzan la calle por fuera de la senda, lo que ya trae buenos resultados.
martes, 21 de julio de 2015 · 06:52
Desde hace pocos meses que los sanjuaninos que cruzan osadamente por el medio de la calle se encuentran en la Ciudad con algo nuevo: un guardia les pega un silbatazo y los invita a hacerlo por la senda peatonal. "Al principio recibimos algún insulto, o no nos prestaban atención pero ahora la gente se disculpa por cruzar mal y se ven menos casos que antes”, evaluó Heber Aciar, uno de los dos supervisores del servicio de Monitores Urbanos, que la Municipalidad de la Capital lanzó este año y que días atrás se amplió para mejorar la ayuda a la gente.
 
En el ranking de las imprudencias del peatón sanjuanino, primero está cruzar por cualquier lugar de la calle antes que la esquina; y segundo está tirar papeles y otros residuos en la vía pública a pesar de que a veces tienen un tachito cerca. Los monitores urbanos no sólo se fijan en los peatones, también pueden ayudar en el tránsito vehicular y con lo que más se encuentran es con los autos y otros vehículos de mayor porte parados en doble fila o en lugares con prohibición de estacionar.

Dotados de un silbato y un celular estos nuevos guardias citadinos vestidos de pantalón marrón y campera gris no tienen poder de policía pero muchas veces actúan en conjunto. Pueden dirigir el tránsito antes de la llegada de los uniformados azules y desde que actúan en febrero han ayudado a detener a un par de delincuentes en comercios céntricos. Tienen especial cuidado por las tardes en la Plaza 25, con los adolescentes de las escuelas que se juntan ahí y que a veces protagonizan riñas. Aciar contó como anécdota que hay un monitor llamado Fabián Abrego al que le ha tocado varias veces casos de chicos perdidos, por ejemplo que no los buscan a la salida del colegio, entonces lo acompañan e intentar dar con un mayor a cargo. 

La labor de los monitores es amplia, además de actuar en prevención con peatones y tránsito, son informantes de turismo y están capacitados en primeros auxilios, por lo que los llaman a veces desde los negocios para socorrer a clientes descompuestos. La fuerza, que se compone por 38 agentes, 18 de ellos incorporados hace pocos días, actúa en plazas, Peatonal, Laprida y Tucumán, Libertador y Mendoza, y Rioja y Santa Fe, además de salidas de escuelas. Ahora que son más ampliarán el radio de cobertura.
 
De estar en la calle a trabajar en la calle
  
Heber Aciar luce su chapa de supervisor con orgullo dentro de Monitores Urbanos de Capital. Hasta febrero, estaba desesperado buscando trabajo tras haber superado un cáncer que lo había dejado desempleado y con 4 hijos manteniéndose con lo que la señora gana como empleada doméstica. "Yo ya veía que no aparecía nada y me estaba por ir a trabajar a la cosecha en Ullum cuando me llamaron”, cuenta Heber, que con 36 años y tras pasar por duros tratamientos se curó de un cáncer en las fosas nasales.
 
"Yo trabajé en muchos lugares incluso en la atención de un hogar de chicos especiales, vivía de changas hasta que me salió el trabajo casi por casualidad”, asegura. Es que un día le llegó un mensaje de texto a su celular que no era para él, donde una empleada municipal le contaba a un pariente que estaban recibiendo currículums en la Municipalidad, así que él llevó el suyo y después llegaron las buenas noticias. "Espero que Monitores se mantenga con el cambio de gestión”, se esperanzó Heber.

Galería de fotos

Comentarios