Exclusivo

Bomba: detienen a una empleada infiel por quedarse con $3.000.000 de cobranzas

Está acusada de estafar a la empresa de tarjeta de crédito Data. Cómo era la maniobra para quedarse con el dinero de los morosos.
viernes, 22 de febrero de 2019 · 23:22

Adriana Santana, ex empleada de Tarjeta Data, quedó detenida este viernes, sospechada de quedarse con un monto millonario de dinero producto del recupero de morosos, área de la que era encargada.

La sospechosa habría montado un sistema interno para estafar a los dueños de la compañía financiera, que radicó la denuncia penal por estafa hace un año y medio. Ahora, luego de avanzar en la recolección de pruebas, la mujer quedó detenida en un operativo ordenado por el juez Benedicto Correa en su domicilio, ubicado por calle Estados Unidos al 35 norte, Capital.

En ese allanamiento, a la mujer le encontraron talonarios de recibos a nombre de Data, una lista de los deudores morosos y documentación de OCA, que podrán ser buenos aportes para la investigación.

La maniobra consistía en adulterar la cantidad de cobranzas fuera de la provincia, trabajo que hacía la sospechosa, y quedarse con la diferencia entre lo que efectivamente se percibía y lo que se declaraba en los trámites internos.

Cuando en Data descubrieron que había un faltante importante de dinero, montaron una auditoría interna que les arrojó una diferencia de 1,5 millón de pesos. Pero el monto del desfalco siguió creciendo hasta los 3 millones, de acuerdo a las nuevas auditorías ordenadas en el juzgado que interviene en la presunta estafa.

El trámite que aparentemente falsificaba Santana eran los pedidos de confronte a la empresa OCA, que era la encargada de realizar materialmente las cobranzas a morosos fuera de la provincia. A esa función, Data la tenía delegada a un empresa tercerizada, que era la que pedía los confrontes a OCA. Pero cuando OCA solicitaba la liberación del dinero a Data, allí presuntamente intervenía Santana agregando más trámites.

Esos trámites se cobraban aparte, eran percibidos de forma paralela y no eran rendidos a la empresa, según se desprende de la investigación. Fuentes judiciales pusieron como ejemplo que si la empresa tercerizada pedía 20 confrontes, Santana en Data pedía 50 aprovechando que el trámite de cobranza “oficial” estaba fuera de los registros de Data.

Y así era como se producían cobranzas que nunca ingresaban a Data. La empresa notó el faltante de manera interna, y también fue alertada por el cambio en el estilo de vida de la sospechosa, hasta entonces su empleada. Según fuentes de la investigación, a la financiera denunciante le llamó la atención los viajes y los vehículos con los que se movilizaba su empleada, lo que motivó a sospechar y descubrir la presunta estaba.

Comentarios