SELECCIÓN ARGENTINA

"Chiqui" Tapia, el sanjuanino que llegó al sillón de Viamonte y apostó por la "renovación" de Scaloni

De orígenes humildes, llegó a la gran urbe y consiguió trabajo como barrendero. Más tarde se metió en el mundillo del fútbol, siendo jugador, presidente de un club y hombre fuerte el ascenso. En 2017 arribó a la AFA con un proyecto que, según expresó pos consagración en Brasil, "ya se puede ver plasmado".
domingo, 11 de julio de 2021 · 14:06

Un viaje de casi 1.200 kilómetros cambió su vida para siempre, pero no sus raíces e ideas. Tenía 4 años cuando su padre Washington, quien era tintorero, armó las valijas y junto a toda su familia, se fue a probar suerte a Buenos Aires. Allá estudió en el barrio de San Telmo y vivió en su infancia y su adolescencia en el barrio porteño de Barracas. Trabajó desde muy joven como barrandero hasta que el fútbol y el amor aparecieron en su vida. Fue jugador, presidente y hombre fuerte del ascenso. En 2017 asumió la presidencia de la AFA y hoy, consolida con la Copa América cuatro años de gestión y una apuesta elogiada pero también cuestionada: el proyecto Scaloni. 

El sanjuanino fue el primero en confiar en la tarea del entrenador campeón, quien llegó a la Selección Argentina integrando el cuerpo técnico de Jorge Sampaoli. Tras la eliminación del Mundial de Rusia y todo lo que trajo después ese mazazo, entredichos entre los jugadores y cuerpo técnico, el DT rosarino pidió seguir en la AFA con los juveniles. Agarró la Sub-20 y logró alzar la copa del torneo de L’Alcudia.

Los resultados con los pibes, sumado a su buena relación con los futbolistas, entre ellos Messi y Mascherano, llevaron a Tapia a tomar la decisión de nombrarlo entrenador interino de la Selección Mayor. Y así empezó su camino al mando de la "albiceleste" con Pablo Aimar y Walter Samuel como ayudantes, apelando a una "renovación total del plantel" y convocando a figuras jóvenes que pedían pista. 

"Los grupos llevan al éxito deportivo. Fue una decisión difícil haber elegido a Scaloni porque muchos no nos acompañaban. Pero todo el Comité Ejecutivo estaba seguro de la decisión y hoy tenemos un título que hace mucho no se ganaba. Se me vienen a la cabeza muchas cosas buenas. Hoy se puede ver plasmado el proyecto que se inició hace cuatro años y medio. Atrás del primer título de Messi hay un gran grupo y un gran trabajo del cuerpo técnico", apuntó "Chiqui" tras la consagración de Argentina en la Copa América. 

Así como Scaloni fue resistido en su momento, algo parecido le ocurrió a él cuando se empezó a codear con el poder. Ser el yerno de Hugo Moyano le permitió en aquel entonces rozarse con Julio Grondona, ya fallecido, con Marcelo Tinelli y Mauricio Macri, quien era presidente de la Nación. Le permitió ganar espacios y aliados hasta llegar al sillón de Viamonte.

Fue vicepresidente de AFA en épocas de Don Julio y fue la voz cantante del fútbol de ascenso. En 2017 fue electo presidente por 40 de los 43 asambleístas -hubo tres votos en blanco- que participaron de la Asamblea Ordinaria que se realizó en el Coliseo del Futsal, el gimnasio que en 2011 Julio Humberto Grondona inauguró junto al suizo Joseph Blatter, en el predio de Ezeiza. En 2020 fue reelecto y, pese a las denuncias por supuestas irregularidades en la Asamblea que renovó su mandato, se mantuvo firme al frente de la AFA. 

Un poco de la vida de Tapia

Hijo de Washington Tapia y Leonor Olivera, está casado con Paola Moyano con quien tiene cuatro hijos. Llegó a Buenos Aires desde San Juan cuando era pequeño junto a su familia. Estudio en el barrio de San Telmo y vivió en su infancia y su adolescencia en el barrio porteño de Barracas.

Trabajó desde muy joven como barrendero, luego jugó en las inferiores del Club Atlético Barracas Central como delantero. Llegó a jugar en Primera División en ese club. Luego jugó en el Club Sportivo Dock Sud y posteriormente comenzó a trabajar en el Sindicato de Camioneros.

En junio de 2001 asumió como presidente del club en un momento complicado institucionalmente de Barracas. Así comenzó su carrera como dirigente deportivo.

Nunca olvidó a San Juan. A la provincia llega entre cinco y seis veces al año. Visita a su familia de Concepción y, como es una tradición, viaja al paraje de la Difunta Correa con su familia. Allí está la camiseta de Lionel Messi que él mismo obsequió. 

 

 

Comentarios