Serna, Gancedo y esas historias superclásicas que nunca son amistosas

sábado, 28 de enero de 2017 · 11:01
El viento costero amortigua los golpes del sol en pleno mediodía marplatense. "Pará que se me vuelan las chapas, pará", advierte Leonel Gancedo al fotógrafo de Clarín, que trata de buscar el mejor ángulo en el Balneario 12 de Punta Mogotes. "A mí eso no me pasa, Pipa", se ríe Mauricio Serna mientras con una mano se toca la pelada y con la otra se abraza a su ex rival de camiseta. Después de volver a recordar los tiempos de botines en un picadito con el mar como testigo, estos dos que supieron adueñarse del círculo central -cada uno a su estilo- de River y de Boca, respectivamente, se prenden a charlar de fútbol con el Superclásico de esta noche como es necesaria para entusiasmarlos con la nota: ¿Un Superclásico puede ser considerado un partido amistoso?

Automáticamente surge la anécdota de la boca del colombiano de 49 años. "Mirá a quién tengo al lado (señalando a Gancedo, que sonríe).En un amistoso, supuestamente, de verano chocamos los dos cuando saltamos a cabecear una pelota y yo me rompí los ligamentos cuando caí y estuve siete meses parado", rememora Serna. "¡Uh, te acordás, es cierto!", exclama el Pipa. El de Boca se refiere a aquella lesión que sufrió en un clásico veraniego del año 2000 disputado en Córdoba.

Enseguida, Serna contesta la consigna: "Los partidos amistosos no existen. Los amistosos son los que juegan en la semana los titulares contra los suplentes. Si uno juega estos partidos como amistosos les falta el respeto a los hinchas. Lo que sí hay que entender es que los jugadores no están al cien por ciento porque están de pretemporada, pero todos salen con la convicción de querer ganar. Así fuimos formados, siempre queremos dar lo mejor".

A su lado, el Pipa asiente y aporta lo suyo: "Coincido plenamente con Chicho. Ningún partido de fútbol es amistoso. Cuando salimos a la cancha todos queremos ganar. Se le dice amistoso porque no vale por los puntos, pero siempre hay algo por qué jugar. Yo he disfrutado mucho y me he divertido en cada clásico. Nos formaron con el objetivo de ganar".

Serna levanta el dedo y pide la pelota. "River tiene un objetivo mucho más importante que el mismo Superclásico porque la otra semana se juega una final con Lanús. Pero si sale a la cancha a jugar con Boca como un amistoso saldrá perjudicado porque el relax te lleva a cometer errores y hasta te puede llevar a lesionarte", explica a modo de consejo para el eterno equipo rival. Ahora bien, inmediatamente envía un mensaje importante: "Los hinchas tienen que entender que, más allá de amistoso o no, es un partido de fútbol y de una vez por todas tenemos que empezar a vivir estas fiestas en paz".

La melena rubia de Gancedo se mueve cuando gesticula y habla. "Chicho va a querer que gane Boca y yo River, es lógico. Pero dejando eso de lado, ojalá que sea un lindo espectáculo y que puedan hacer sonreír a la gente", resalta el blondo de 46 años. Y se mete en un tema que preocupa a muchos: las patadas en los partidos de verano. "Un partido del fútbol argentino en Europa hoy se suspendería porque los expulsarían a todos. No es fútbol. Acá estamos acostumbrados a que hay que meter, luchar, pegar una patada. Parece rugby. Si pegás es falta y en la Argentina a veces no cobran falta. Chicho iba fuerte y se caracterizaba por eso, pero metía bien. Era un jugador con carácter y buena leche".

El nacido en Medellín va en la misma sintonía y comenta: "Se pega mucho. Yo iba fuerte, pero nunca lesioné a nadie. El fútbol argentino se ha vuelto más físico que técnico y muchos se olvidan que se juega con un balón".

Se apaga el grabador, pero Serna y Gancedo siguen con las anécdotas durante el almuerzo a horas de un nuevo Superclásico ¿amistoso?

Comentarios