lunes 16 de mayo 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Tiempo de San Juan. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Grabado en la memoria

Distintas situaciones, similares sensaciones: ¿Qué estaban haciendo cuando se produjo el terremoto?

Nicolás Trotta, ex ministro de Educación de la Nación, Carlos Munisaga, Filomena Noriega, Tuti García, Facu Della Motta y otras personalidades compartieron su recuerdo de aquella movida noche

Por Redacción Tiempo de San Juan 17 de enero de 2022 - 08:15

Las 23:46 hs. del 18 de enero del 2021 quedó grabado para todo el viaje en la memoria de cada una de las personas que se encontraban aquella noche en San Juan. Si bien el epicentro estuvo en Sarmiento, la bravura provocada por los 6,4 de magnitud hizo que a todos se les moviera el piso, se le cayeran pertenencias o se les agrietara alguna pared.

Fueron 25 segundos los que duró el movimiento sísmico, pero fueron muchos más en las conscientes mentes que rogaban porque se detuviese.

Tiempo de San Juan convocó a personalidades de distintos ámbitos para que compartieran, sin límite alguno, lo que recuerdan de aquel acontecimiento natural. 

 

Nicolás Trotta, ex ministro de Educación de la Nación

El terremoto nos encontró en el hotel luego de una extensa jornada de trabajo, que estaba enmarcado dentro de una recorrida federal. Estábamos terminando la jornada y unos diez minutos antes del terremoto, después de haber cenado juntos con los equipos de trabajo, había partido el gobernador Uñac. Estábamos haciendo unas fotos como recuerdo cuando empezó a temblar. Estábamos en el subsuelo del hotel e inmediatamente nos pusimos debajo de unas columnas hasta que terminó. Cuando paró salimos al estacionamiento a la espera de las habituales réplicas. Más allá del terremoto en sí, recuerdo la cara de preocupación de todos los sanjuaninos que estaban con nosotros por saber cómo estaban sus familias y afectos. Yo ya había estado en un terremoto, en esa ocasión fue de 7,1 y duró más de 35 segundos. Fue en Estados Unidos en la década del ’90. Y recuerdo, pensando en aquel terremoto y en este, lo que es el zumbido que uno siente en el momento del terremoto. Fue una experiencia que marcó el viaje que hicimos por toda la Región de Cuyo y, por supuesto, el impacto que tuvo. Por suerte no hubo que lamentar vidas, más allá de los destrozos importantes que generó el terremoto”.

 

Carlos ‘Tuti’ García, músico

“En la noche del terremoto nosotros estábamos ensayando. Yo fui a buscar algo a mi casa y el resto de músico salieron del estudio y en ese momento se vino un fuerte y largo remesón, se empezó a mover absolutamente todo. Ahí nomás vinieron las correteadas de mis viejos, que son lo que siempre salen primero corriendo. Era algo serio. Después me fije en una antena enorme que hay en el fondo de mi casa, que es de una compañía de teléfono móvil, se movía muy brutamente. Ahí nomás todos los músicos empezaron a llamar a los padres, a las familias, para ver cómo estaban”.

 

Carlos Munisaga, secretario de Estado de Seguridad

“Fue muy impresionante, yo nunca había vivido un terremoto. La verdad que fue muy conmocionante. Estaba con mi familia en una reunión con amigos y todos quedamos absolutamente consternados. Inmediatamente me comuniqué con el Gobernador y partí al CISEM, que fue donde se activó el Comité de Emergencia”.

 

Nicolás Tivani, ciclista

Estaba subiendo las escaleras a mi departamento, vivo en un 1º piso. Y cuando iba a la mitad del camino se me empezó a mover todo y no entendía nada. Lo primero fue como un bramido y después vino un sacudón. Con el bramido me asusté y cuando empezó a sacudirse todo subí las escaleras rápido, apoyé la bici como pude en la baranda y me agarré de una columna. El edificio se movía para todos lados. Fue algo muy loco porque sinceramente sentí una gran desesperación. No se puede hacer nada más que esperar y rogar que pase ese momento feo. Empezaron a sonar las cosas que se iban cayendo. A algunos vecinos se les cayeron televisores, en mi caso se cayeron muebles. Tenía hasta un poco de pánico de entrar al departamento para pasar la noche. Después fui a la casa de mi novia para ver que estuviese bien y en frente viven los chicos de Pocito, a quienes también les pregunté cómo lo habían pasado porque dos de ellos eran de Buenos Aires y uno de La Rioja. Fue un momento muy feo, que afectó a mucha gente”.

 

Soledad Menín, abogada previsional

“Esa noche Alfredo se había ido a hacer dormir a Brunito a su cama y volvió a nuestra habitación. Y yo fui a hacer dormir a Sofi a su cama y me había quedado dormida con ella. Cuando empezó a temblar, Alfredo se fue a la pieza de Brunito y lo levanta. De ahí se viene a donde estábamos nosotras y yo decía que ya iba a pasar. Pero como no pasaba, me levanté, alcé a Sofi y terminamos los cuatro juntos en la cama matrimonial acurrucados y viendo qué pasaba. Ahí empezamos a sentir gritos de algunas vecinas y salimos a la puert a. Se había cortado la luz y le ofrecimos ayuda a una amiga nuestra que vive sola, frente a casa. Le dijimos que viniese con nosotros. Y dentro de todo el nerviosismo, esa noche nos dio risa que parecía que habíamos estado jugando al juego de las sillas, pero con las camas. Yo nunca había sentido miedo por un movimiento sísmico, pero esa noche me largué a llorar porque tenía mucho miedo. Después empezaron a sonar los teléfonos porque muchos aún lo tenían agendado a Alfredo como director de Protección Civil. Llamaron muchos medios nacionales y él respondía derivándolos al actual titular de esa repartición”.

 

Dolly Rodríguez, periodista

“La verdad que fue una situación muy rara ese lunes. Justamente me reintegraba al trabajo después de mis vacaciones y la mañana había sido súper tranquila. Lo único de ese momento era la pandemia y la vacunación, que llevaba unos pocos días. Y esa noche, después de ver cómo iba a encarar el día siguiente con el móvil, me relajé y me puse a ver algo de TV en familia. Y recuerdo que eran más de las 23:00 hs. Cuando empecé a escuchar el bramido de la ventana, pero lo asocié con un camión que podría estar pasando. Pero el movimiento siguió y alguien de mi familia ya advirtió que estaba temblando. El movimiento de la silla fue cada vez más fuerte y ya empecé a ver como si toda la casa se moviese de un lado para el otro. Y de repente el corte de luz y un fuerte ruido que se me quedó muy grabado en la cabeza. Ahí empecé a tomar algo de dimensión de que había sido alguno mucho más grande a lo que antes había percibido. Nunca había sentido un terremoto, ya que en el ’77 yo estaba en uno de los lugares privilegiados que puede estar una persona: la panza de mi mamá. Las comunicaciones empezaron a fallar y cuando más o menos se fueron restableciendo se fue conociendo cuál había sido la intensidad del sismo. A las pocas horas, después de intentar descansar algo, me fui más temprano de lo normal al trabajo porque había que salir a cubrir lo que había provocado el terremoto. Y encima seguían las réplicas. Ver a la gente que se le había caído la casa, que había tenido que pasar la noche con sus hijos debajo de un árbol, fue algo muy fuerte. Incluso en algunos notabas lágrimas en sus ojos de ver que su casa era ahora un puñado de escombros. Fue una experiencia muy fuerte que no me gustaría volver a vivir nunca más. La Ruta 40 totalmente partida fue otra imagen muy fuerte. Gracias a Dios no hubo que lamentar muertes, pero a partir de ahí se volvió un enero muy movido en cuanto a la periodístico”.

 

Facundo Della Motta, automovilista

“Yo estaba durmiendo y creo que me desperté sobre el final nomás. Estaba en casa y lo viví con total tranquilidad junto a mi señora. Después seguí durmiendo”.

 

Filomena Noriega, abogada

“Estábamos con mi ex pareja, Gustavo, en el departamento. Estábamos acostados y en un momento se empezó a mover la cama. Se abrió el mueble en el que yo guardo los zapatos, empezaron a caer algunos. Siguió temblando y ya él se levantó. A los segundos me levanté yo asustada y empezamos a escuchar ruido de vidrios rompiéndose. Él me dijo que me quedara en la cama mientras se iba a fijar lo que pasaba. Eran botellas de vino, que nos habían dado como suvenires en algún cumple, y se reventaron contra el piso. Cuando quiso volver se había trabado la puerta y por suerte la pudo abrir. Se cortó la luz. Yo intenté comunicarme con la casa de mi mamá, allí estaba mi hijo y no podía comunicarme. Por más que estaba todo oscuro me estaba por ir caminando a ver cómo estaban, queda a cinco cuadras de mi casa, pero Gustavo me dijo que no. Un rato después por fin me pude comunicar y mi mamá me dijo que estaban todos bien, que Franco estaba bien, pero un poco asustado porque lo había pillado en el baño. Nos pusimos a limpiar todo y toda la noche nos quedamos despiertos porque se seguía moviendo el piso. La pasamos muy mal. Ahí volví a hablar con mi hijo y me dijo que su padre ya había ido a verlo. Yo esperé recién hasta el otro día para ir a verlos porque estaba todo muy oscuro ”.

 

Francisco Guevara, secretario de Ambiente

Yo estaba saliendo del aislamiento porque había tenido Covid. Por la hora estaba terminando de cenar y me iba a poner a estudiar para una de las últimas materias de Abogacía. Traje las cosas para sentarme y empezó a moverse todo. Fue una sensación muy fea”.

 

Dany Love, artista

“Estaba preparando una cena livianita, en la puerta que da al fondo. Empiezo a sentir un ruido muy fuerte y pensé que alguien quería romper las ventanas. Al toque me di cuenta que estaba temblando y, como me ensañaron, me puse debajo del marco de una puerta. Intenté abrirla y no podía. El movimiento era cada vez más fuerte y nos asustamos un montón. Ahí nos fijamos como el agua de la pileta que había en el fondo iba de lado a lado. Se empezó salir. Se nos rompió el tanque de agua, la gran reserva que tenemos los sanjuaninos arriba del techo. Caía agua por todos lados. Fue bastante peliculera la situación. Quedamos muy consternados, muy asustados en medio de una pandemia. La gente pedía ayuda, nosotros intentamos solidarizarnos de alguna manera con los que se había quedado a la intemperie o con su casa bastante dañada. Si bien los sanjuaninos nos acostumbramos a los temblores, nunca dejamos de sorprendernos cuando nos sacude alguno. Lo que más rescato es precisamente el espíritu solidario que tenemos los sanjuaninos para los que sufren más las consecuencias”.

 

Tiempo de San Juan

Suplementos

Contenido especial 

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

LO QUE SE LEE AHORA
Horas definitivas para saber si hay paro de colectivos en San Juan

Las Más Leídas

El picante descuido de Jésica Cirio llenó de memes Twitter
Horas definitivas para saber si hay paro de colectivos en San Juan
IFE 4 de Anses
La enfermedad de manos pies y boca es un brote estacional y se manifiesta con sarpullidos. 
La UTA confirmó el paro de colectivos por 72 horas en San Juan

Te Puede Interesar