pasión por su vocación

Las reinas del ‘faro’, las sanjuaninas que muestran el valor del teatro independiente

Ambas son estudiantes y su amor por la actuación es total. Su objetivo a futuro es progresar y que los diferentes tipos de arte crezcan y que sean cada vez más valorados.
domingo, 21 de febrero de 2021 · 14:20

Fotos y video: Gabriel Iturrieta

El nivel de profesionalismo y el avance que está teniendo San Juan con los diferentes tipos de arte, en este caso como el teatro, es gigantesco. Cada vez más sanjuaninos se están animando más al teatro independiente para poder progresar y mostrar el gran don que tienen. Es así el caso de estas dos sanjuaninas, Florencia Montero y Rocío Martín. Jóvenes artistas que hacen lo suyo con pasión.

La historia de ellas es diferente a la de todos los que se ponen al frente de un ‘faro’ (semáforo). Ellas son mimos, algo que no se ha visto en las esquinas de esta provincia. Su idea fue repentina, ambas coincidieron en cómo surgió la idea: tenían ganas de actuar y estar frente a la gente.

Su primera idea fue ser malabaristas, pero su práctica era poca y fueron por algo más suyo, la actuación de mimos. Su idea no era con fines de lucro, sino que su pasión y su necesidad de actuar fue mayor y necesitaban practicar lo que tanto anhelan.

Fue así que un día se pusieron una fecha, fueron a la esquina de Comandante Cabot y Mendoza y ahí empezó la magia. El principio fue difícil, pero después de la primera actuación todo cambió y fueron imparables.

Sonrisas, aplausos, gritos de felicitaciones, (hasta alguno se dispuso a darles dólares de propina), fueron lo que día a día se llevaron y las que lo dejó tan emocionadas.Nosotros fuimos por amor a lo que hacemos. Ver a gente que alegraba por lo que hacemos nos causó adrenalina y satisfacción” expresó Florencia a este diario.

Su amor por el teatro es increíble, pero no son ellas dos las que sienten lo mismo, en San Juan hay mucho potencial que no es visto y valorado, pero a pesar de esta situación ellas no paran y van en busca de diferentes proyectos.

Tal es el caso de Rocío, ella ahora está con una obra teatral que podrá salir el próximo mes, la han llamado de otro proyecto de Buenos Aires y todavía tiene que terminar su carrera en la Universidad Nacional de las Artes en Capital Federal. “Lo que hicimos aquí en San Juan fue como volver a conectar con el teatro”, empezó diciendo Rocío con respecto al año atípico que todos los más allegados al teatro han vivido, ya que no han podido actuar hasta hace muy poco tiempo. Después prosiguió, pensativa: “Hay que valorar cada vez más las cosas pequeñas, porque nosotros sin el espectador no hacemos nada, ellos son necesarios y muy importantes para completar la obra”.

Florencia también estudia en Buenos Aires, pero ella lo hace en la Universidad el Salvador, en esta facultad está por empezar el tercer año y en simultaneo estudiará en otro instituto, el ERBA que está en la conducción de un gran actor como Raúl Serrano.

Su amor por la actuación es tan fuerte y parecida como a la de Rocío, fiel amiga suya y que el teatro las unió más. “San Juan me lo dio todo, me hizo construir cosas y aproveché las oportunidades y conocí gente para progresar para formarme como actriz, que es lo que más quiero”, expresó Florencia.

Ella sabe muy bien donde está parada y sabe lo difícil que es llegar a lo más alto, por eso cada pasó que da para ella es un logro: “Mi pensamiento no es que, si no soy actriz no soy nada, hay que aprovechar cada actividad al máximo y ser humilde”, finalizó con sinceridad.

Rocío por último expresó una idea sobre el arte callejero, sobre los malabaristas que están en las esquinas luchando por una moneda. “Ellos están cerca de 5 horas haciendo lo mismo y es todo un laburo. Hay que valorar lo que ellos hacen. Hay muchas cosas lindas en la calle y no se les da el reconocimiento que en realidad se les debe dar, porque lo que ellos hacen está ligado al arte”, finalizó.

 

Galería de fotos

Comentarios