pandemia

Las razones detrás de lo "no" de los terapistas sanjuaninos pedidos por Nación

La presidenta de la Asociación de Terapistas de San Juan explicó que dijeron "todavía no" para cuidar el recurso humano sanjuanino, que a pesar de no tener casos graves que tratar, trabajan el doble por la pandemia.
martes, 18 de agosto de 2020 · 13:20

San Juan tiene una situación de privilegio frente a la pandemia de coronavirus en el país y el mundo y por eso hace algunos días hubo un pedido de parte de Nación para que la provincia ceda uno de los recursos más valiosos del sistema de salud: médicos terapistas. Pero la respuesta de parte de los profesionales fue que "todavía no" cederán mano de obra a otras provincias. 

Detrás de esta decisión asoma una realidad sanitaria que tiene que ver con la forma en la que trabajan los terapistas en medio de una pandemia que los ha vuelto recurso clave. 

Según explicó Patricia Díaz, presidenta de la Asociación de Médicos Terapistas de San Juan, la decisión de no ceder profesionales responde también a que actualmente ya tienen duplicado su nivel de trabajo. Es que a pesar de no estar tratando actualmente casos de coronavirus, los profesionales de las Unidades de Terapia Intensivos trabajan a un nivel mucho mayor que el normal. 

Por un lado San Juan con sus flexibilizaciones ya no tiene la ventaja numérica de otras ciudades, que al tener menos circulación tienen menos camas de terapia ocupadas por accidentados o personas que se realizan cirugías programadas pero son de riesgo. Según el último informe publicado por Chequeado, San Juan tiene el 62% de sus camas de UTI ocupadas. 

Pero otras patologías no son las únicas que ocupan estos espacios. "Cada vez que ingresa un paciente sospechoso, con por ejemplo una neumonía, nosotros tenemos que actuar con el mismo nivel de cuidados que si fuera un confirmado", detalló Díaz. Es que los criterios de casos sospechosos abarcan no sólo a quienes han ingresado de otras provincias, sino que cada vez que un paciente ingresa al sistema de salud con tos, fiebre, neumonía bilateral u otros síntomas, se los trata como posibles contagios del virus. Es por eso que, aunque no hay ningún paciente confirmado que requiera atención médica en este nivel, las áreas de terapia de los hospitales públicos y privados sanjuaninos no están nunca vacías. 

Díaz trabaja en el Hospital Rawson además de en clínicas privadas y explicó que la terapia preparada para COVID-19 tiene 24 camas que se han usado varias veces. Sólo los test PCR negativos que indican que las afecciones no tienen nada que ver con el virus, son trasladados a las terapias convencionales o a otras áreas del hospital. "Eso significa un desgaste para los terapistas. No es que al no tener casos graves estemos desocupados, todo lo contrario tenemos el doble de trabajo, tenemos que ponernos el traje especial, hacer guardias especiales, no podemos volver a casa y todo eso tiene un costo físico y mental para las personas", detalló. 

Pero además, al igual que en todo el mundo, los médicos terapistas, los enfermeros y enfermeras y kinesiólogos de terapia se han convertido en una pieza fundamental y escasa, al igual que el personal de limpieza. En la provincia, aseguró Díaz, hay 54 profesionales y sólo en el Hospital Rawson hay 24 camas de COVID-19. El Marcial Quiroga también tiene un área preparada por las dudas. Por recomendación de los organismos de salud, ada terapista puede ver alrededor de 7 u 8 cámaras en cada turno, pero no importa el país donde golpeó severamente el coronavirus, siempre este número fue imposible de cumplir y cada profesional tuvo que hacerse cargo de muchos más pacientes. 

Si bien los colapsos de los sistemas sanitarios internacionales se han medido siempre en camas de terapia y respiradores, los profesionales son una tercer pata pocas veces contada. Cuando los números de contagio se aceleran y por lo tanto también crecen los cuadros graves que necesitan asistencia respiratoria, se suele ver que los elementos físicos no son suficientes y empieza la terrible decisión de a quién tratar y a quién no. Detrás de esto, explicó la médica sanjuanina, está otra realidad: médicos que sobrepasan el nivel de trabajo normal, muchos se contagian y esto significa aun menos terapistas a disposición de las personas. 

"Nosotros sabemos que la situación en el país es complicada, hay pocos terapistas porque en realidad hay pocos médicos de esta especialidad en el mundo. Siempre hacen falta más y son pocos los que estudian esto, porque es una especialidad que te exige pasar días en el hospital, guardias eternas y prácticamente siempre nuestros pacientes están al borde de la muerte: muchísimos llegan muy graves y nosotros tenemos que sostener la vida en esas condiciones", relató la profesional. 

En la provincia, al igual que en buena parte del país, hay otro problema relacionado con la posible falta de terapistas y es que el promedio de edad es muy alto. Patricia Díaz explicó que la mayoría de los profesionales de esta especialidad tienen más de 45 años y hay un porcentaje considerable que incluso está dentro de los grupos de riesgo, aunque muchos siguen trabajando porque entienden la necesidad que hay. 

La profesional sanjuanina habla con conocimiento, porque esta no es su primera pandemia de un virus altamente contagioso que vive. En 2010 trabajó cuando se desató la gripe A y recuerda haber pasado más de una semana días de guardia, por lo que tiene fresco el recuerdo de la presión que ejerce una enfermedad así en el sistema sanitario. "La situación ahora es buena", explicó Díaz, "pero no sabemos cuándo puede entrar el virus y ya hemos visto que es todo muy rápido".

 

Comentarios