solidaridad e inventiva

Los emprendedores 3D de San Juan salen al rescate del personal de Salud

En tiempo récord se organizaron y, a pesar de que la crisis los golpea también a ellos, decidieron poner sus máquinas al servicio de la comunidad para hacer las máscaras que protegen a médicos y enfermeros. Mirá cómo funciona esta movida solidaria histórica.
jueves, 26 de marzo de 2020 · 07:55

Mientras la cuarentena tiene a todos los sanjuaninos encerrados, a la espera de novedades, apenas se anunciaron las medidas los emprendedores que tienen impresoras 3D de San Juan están trabajando a full desde sus casas. Es que ellos, de forma voluntaria, decidieron aportar su granito de arena para que los trabajadores de salud cuenten con el equipo adecuado para pelear contra el coronavirus. 

Cada impresión demora alrededor de dos horas y consumo material, pero para los emprendedores fue más importante ayudar durante la crisis.

Inspirados en una movida nacional e internacional, los que cuentan con una máquina comenzaron a trazar un plan para poder darle a los enfermeros, médicos y el resto del personal de salud insumos de seguridad. Muchos de ellos se encuentran con su producción parada debido a las medidas preventivas y sufriendo el impacto económico, aunque esto no los detuvo en su movida solidaria. Más específicamente están haciendo máscaras protectoras que utilizan acetato como barrera que los protege prácticamente de oreja a oreja. 

El diseño es simple, pero para los profesionales de la salud es una barrera fundamental

La movida rápidamente creció y este miércoles fue el gobernador Sergio Uñac el que confirmó, en una conferencia, que habrá al menos 100 unidades hechas por los emprendedores. Todas serán donadas y los dueños de las impresoras pusieron tanto el tiempo de trabajo como los materiales.

Una movida responsable y en tiempo récord 

El grupo que decidió ponerse manos a la obra, desde el cual pidieron no dar nombres, comenzó a trabajar poco después de que Alberto Fernández anunciara la cuarentena preventiva obligatoria. Si bien hubo algunas iniciativas individuales, fue un grupo más grande y organizado el que terminó trabajando de forma directa con el Ministerio de Salud.

Una de las ayudas más importantes llegó desde la Cámara Argentina de Impresión 3D, que junto a bioingenieros crearon un modelo homologado de estas máscaras que son similares a una vincha que lleva una plancha de acetato que cubre de oreja a oreja a los trabajadores de salud. Con este diseño seguro y que se puede descargar de forma gratuita acordaron empezar a imprimir todos los que el stock de material les permitiera y luego entregarlos al ministerio. 

En detalle, cómo se va realizando la impresión.

Salud de San Juan, tras conocer el modelo y confirmar que cumplía con las condiciones para cuidar a los profesionales, organizó un operativo para retirar por las casas de los impresores. La idea era no obligar a ninguno de ellos a movilizarse durante el aislamiento y a la vez poder recolectar este insumo, que en el caso de un brote puede ser fundamental.

Las máscaras que salvan a los que salvan 

Los protectores faciales que están fabricando los emprendedores sanjuaninos no son para uso de la población común. En realidad son un insumo médico que es útil sólo en el contexto de la atención de pacientes y que los médicos, enfermeros y técnicos utilizan junto a otros elementos de seguridad como son la cofia y el barbijo. 

Si bien en redes sociales se han visto algunas personas vendiéndolas e incluso hubo comerciantes sanjuaninos que decidieron usarlas, esto no está recomendado para el día a día. Es que, como han remarcado los profesionales de la salud varias veces desde que empezó la pandemia, ni siquiera los barbijos de tela están recomendados para el uso general, sino que deben resguardarse para quienes sospechan que pueden estar enfermos o son inmuno suprimidos. 

Comentarios