Dramática y difícil historia

Ella es ciega y a él le cortaron una pierna pero le siguen dando pelea a la vida

Son dos hermanos sanjuaninos que comparten el tratamiento de diálisis en el Rawson. Ambos no pueden trabajar ni solventar las necesidades diarias. Esperan la ayuda de alguien que los saque de la difícil situación en la que se encuentran.
sábado, 08 de junio de 2019 · 09:10

Ricardo Bustos (32) y Johana Bustos (28) son dos hermanos sanjuaninos que se encuentran en una difícil situación de salud y financiera. Ambos padecen de diabetes, una enfermedad que se presenta cuando el nivel de glucosa en la sangre, también conocido como azúcar en la sangre, es demasiado alto. Por esta enfermedad ella quedó ciega y a él le tuvieron que amputar una pierna. Ambos pertenecen a una familia humilde y trabajadora, y a pesar de que el panorama no es bueno, ellos junto a su familia han decidido no bajar los brazos nunca. El problema es que la realidad económica es cada vez más dificultosa y los problemas que antes se podían medianamente resolver, hoy se están convirtiendo en un calvario.  

"Venir a diálisis me da vida" afirma Ricardo.

La médica Daniela Morrillo de la parte de Diálisis del Hospital Rawson afirma que “ambos tienen diabetes tipo 1, y con el tiempo padecen de insuficiencia renal, han sufrido mucho y así y todo siguen adelante, hace poquito él le amputaron la pierna y a ella se la ha intervenido en el corazón con una cirugía cardiaca muy compleja y así y todo siguen adelante” sostiene y agrega que “todo esto se da en medio de una realidad social muy compleja con pocos recursos, pero así y todo fíjate que siempre está la familia entera acompañando, la realidad es complicada y pero a la vez es un ejemplo” afirma. Al mismo tiempo una de las enfermeras sostiene que “en la parte afectiva no tienen ninguna carencia pero en la parte social necesitan ayuda”.

La familia acompaña desde siempre el proceso, peros las necesidades económicas son cada vez mayores.

“Tengo un hijo de 15 años, una nena de 10 y dos mellizos de 4 años. Yo ahora lucho por ellos; lo más difícil fue cuando me cortaron la pierna y me di cuenta que no iba a poder trabajar, ahora se hace difícil cuando mis hijos me piden algo que  no se lo puedo dar, eso es doloroso. Es muy difícil estar sin trabajo, más en la situación que estamos ahora” afirma Ricardo mientras se realiza el proceso de diálisis.

En cuanto a Johana, que conoce el padecimiento que sufre su hermano afirma que “soy diabética hace tres años, perdí la vista, me operaron del corazón y tengo un hijo de 3 añitos, que es la razón de porque yo sigo viva porque a veces me da ganas de bajar los brazos y dejar de pelearla” sostiene.

La realidad económica del día a día se hace difícil para estos hermanos y sus familias. Johana tiene un hijo con problemas de salud que necesita una intervención con urgencia; y Ricardo tiene 4 hijos que están creciendo con necesidades cada vez más costosas de abordar. Incluso así han decidido encarar la situación juntos como familia, y ahora son un ejemplo para todos los pacientes del hospital que como ellos padecen de esta enfermedad.

“Le doy gracias a dios por los padres que tenemos, porque si ellos no podríamos estar. Yo no trabajo, y no tengo plata para mantener a mi hijo. Si ellos no estuvieran yo no sé qué haría” afirma Johana entre lágrimas mientras mira a su madre con absoluto cariño; y agrega que “estoy criando a mi hijo sola con ayuda de mi papa. A veces no tengo plata para comprar los pañales. Yo quisiera darle lo mejor, como toda madre pero no puedo. A veces me pide cosas y yo no puedo comprárselas, como cuando quiere comer algún yogurt o un afajorcito” afirma.

Comentarios