¡atenti, conductor!

Lo que no te cuentan (bien) las aseguradoras y te enterás recién cuando chocás

¿Qué hacer para evitar dolores de cabeza? ¿Qué tipo de cobertura tengo? ¿Estoy realmente asegurado? Estas y otras preguntas responde una especialista sanjuanina en seguros.
martes, 5 de noviembre de 2019 · 09:30

Con un parque automotor que sigue creciendo en San Juan, las posibilidades de que existan más cantidad de siniestros viales es inapelable y por ello está bueno tener a mano una serie de recomendaciones sobre los seguros automotores para estar realmente tranquilo y evitar dolores de cabeza ante un choque. 

Es por ese motivo que Tiempo de San Juan le consultó a una productora asesora den seguros, Victoria Seguín (Mat. 87.466), quien explicó algunos términos que confunden y aconsejó qué hacer en caso de protagonizar un siniestro vial, pues muchas veces se cometen errores que después se pagan caros. 

Primero lo primero. Como muy importante, la representante de seguros destacó que es necesario estar al día para evitar multas. "Sí, algo muy obvio pero no siempre sucede porque si no se está al día, el seguro no cubre nada", aseveró.

Entre los papeles que sí o sí se deben tener están la VTV (Verificación Técnica Vehicular) para que un auto no sea radiado en un control policial, el registro de conducir vigente, la tarjeta verde o azul y la póliza que hoy no hace falta tenerla impresa y se puede mostrar desde el teléfono celular. 

Con todo eso en orden, el conductor que ha protagonizado un siniestro vial tiene las chances de contar con un sustento y puede conducir tranquilo por la vía pública. 

Cuando choca un 0KM y está prendado. Por las calles sanjuaninas circula una gran cantidad de autos que parecen recién salidos de la concesionaria y no todos fueron pagados en su totalidad, por lo que están prendados y en más de una ocasión se cree que esa prenda es una especie de cobertura ante un eventual daño que pueda sufrir el vehículo. Pero, no. 

"Uno saca un auto y le pone un seguro hasta 'contra granizo' cuando ese fenómeno climático nunca se da en San Juan, para tener una seguridad. Pero lo que el conductor debería tener en cuenta es que la cobertura que contrata es por daño total, es decir la destrucción completa del vehículo, y no por un daño parcial, a menos que haya una franquicia", sostuvo. 

Los intermediarios, un problema. Según indica la asesora, en medio de los diversos escenarios intervienen personas que no están debidamente informadas sobre el proceder de un seguro, por ejemplo frente a un choque. Un policía que redacta mal el acta de choque puede perjudicar a uno de los involucrados, como así también un vendedor de auto que entrega un 0KM ofrece los seguros con los que su empresa trabaja sin conocer a fondo las prestaciones. A la larga, la participación de esos actores pueden afectar al conductor.

Términos que confunden. Muchas veces las categorías de cobertura no son del todo claras y por eso, la especialista diferencia algunos de ellos para mayor comprensión de los interesados.

Responsabilidad civil. El término refiere a la cobertura de cualquier daño ocasionado a un tercero transportado o no transportado o a cosas de terceros. Esto no incluye al auto si la culpa del choque es del conductor. 

Robo total o incendio total: Esto quiere decir que el auto que se robó no aparece nunca más y, pasados los 30 días de desaparecido, la aseguradora debe expedirse. En caso de incendio, el incendio tiene que ser total en el vehículo. 

Destrucción total: Esto es cuando los daños del auto superan el 80% del valor del vehículo en calle. En caso de un 0KM, hay seguros que ofrecen la cobertura durante el primer año si es que se encuentra prendado. Así, el seguro cancela la prenda a la agencia y el sobrante de ese dinero entregado queda para el conductor. 

Todo riesgo: Incluye la destrucción parcial por accidente y esto puede tener o no franquicia. Actualmente, una cobertura de este tipo ronda los 30 mil pesos al mes y, si bien resulta un precio alto para el bolsillo de cualquiera, generalmente se usa para la cobertura de autos de alta gama, cuyos repuestos oscilan en valores muy elevados.  

Franquicia: Es el monto por el cual el asegurado se hace cargo, en caso de daño en un siniestro vial, cuando el choque fue su responsabilidad. Cuando la culpa del incidente es del tercero, ese tercero se hace cargo de esa franquicia. 

Según señala la especialista, con oficina en Av. Rioja 424 (S), 'total' no quiere decir que estás completamente asegurado sino que refiere a lo peor que le puede pasar al vehículo. Es por ello que la cobertura total es más barata que la parcial, dadas las probabilidades. Es más probable chocar y dañar una parte del vehículo que dañarlo por completo.    

 

 

Comentarios