Innovadora profesión

El psicólogo de perros

Roberto Bastianelli se ha convertido en el mejor aliado para aquellas familias que no encuentran solución para controlar a sus mascotas con conductas agresivas, fobias descontroladas y cualquier otro tipo de mal comportamiento. Por Jorge Balmaceda Bucci.
jueves, 30 de julio de 2015 · 09:53
Por Jorge Balmaceda Bucci

Uno toma su tarjeta profesional y lee: "Roberto Bastianelli, conductista canino. Psicología canina, rehabilitación de perros con problemas de conducta. Adiestramiento canino básico y avanzado, sin violencia ni agresión”. No quedan dudas: en la provincia existe un psicólogo de perros. Tiempo de San Juan conversó con este especialista, quien, entre otras cosas, señaló a los dueños como los principales responsables de las malas actitudes de sus mascotas y aseguró que todos los perros con conductas indebidas, incluso las "mal denominadas razas potencialmente peligrosas”, pueden rehabilitarse y llevar una vida normal en familia.

Vida y formación

Roberto fue ‘perrero’ desde chico. Estuvo rodeado de canes en su infancia tanto en tierras sanjuaninas como en mendocinas, pero siempre desde un punto de vista recreativo. Las aptitudes en la antesala de su adultez le pintaron un futuro más prometedor en el mundo de la construcción y por eso se abocó a los estudios de Maestro Mayor de Obra. En este terreno se movió durante buena parte de su vida, incluso, empujado por el ‘bajón económico’ de principios de siglo, también lo hizo enMilan, Italia.Fue precisamente allí donde, por culpa de un criadero de pastor alemán, vio renacer su pasión por los perros. 

"Empecé a ayudarla con su criadero mientras seguía trabajando en lo mío. Pero también, aprovechando que allí hay una mayor concientización en cuanto al cuidado de mascotas, empecé a estudiar e investigar. Realicé diferentes cursos y me incliné principalmente por el conductismo canino, que mezcla la psicología canina –comportamiento innato del animal- con la etiología canina –comportamiento del animal en su espacio natural-”, comentó el especialista antes de brindar más pinceladas de tu trabajo. 

Su especialidad

Salvando claramente las distancias, y solo para intentar explicarse mejor, Roberto puso el siguiente ejemplo: "Si un niño tiene problemas de comportamiento la madre no lo manda al médico clínico, ni tampoco se le va a solucionar con la maestra en la escuela. Seguramente lo mandará a un psicólogo. Lo mismo pasa con un perro que tiene problemas de conducta. En este caso, el veterinario sería el médico clínico y la maestra el adiestrador. Y el que trata los problemas de comportamiento es el conductista canino”.

Desde su regreso a la provincia a principios de 2010, Bastianelli ha sido el culpable de  numerosas rehabilitaciones de perros, que, en más de un caso, estaban destinados a ser sacrificados por no encontrarles solución. "Todo el mundo tiene perro, pero nadie sabe realmente de perros. Hay que tener siempre presente que un perro no es un ser humano y mucho menos un hijo. Es por la humanización indebida que pretenden los amos que sus perros  sufren alteraciones en su conducta, en su psicología”.

"Hay diferentes patologías psicológicas que sufren los perros. Por ejemplo, algunos sufren síndrome de ansiedad por separación, otros adquieren conductas agresivas extremas, otros sufren diferentes fobias y otros comen piedras o el yeso de las paredes. Todas las patologías psicológicas de los perros tienen solución. He tenido casos de perros que estaban a punto de ser sacrificados porque atacaban al que se le acercara  y después de dos sesiones de una hora conmigo son perros dóciles y normales”, dijo Bastianelli.

No hay perros malos

Para Roberto no existen perros malos. Él está totalmente en desacuerdo con que razas como Pitbull, Boxer, Dogo Argentino y Rottweiler estén ubicadas bajo la categoría de ‘potencialmente peligrosas’. "El perro quiere al ser humano por naturaleza y nunca le haría daño salvo que vea alterada su psicología. Algo que, como expliqué, es provocado por la mala educación que le imparte el amo. No hay perros malos. Cada uno tiene un comportamiento innato y si se le respeta, sin dejar de ponerle límites, será un perro dócil y fiel con toda la familia”. 

"Hace un tiempo me llamaron porque había un bóxer que estaba por ser sacrificado porque mordía todo el mundo. Fui a verlo y me enteré que había sido un perro de pelea. Tenía las orejas desgarradas y lo alimentaban a distancia porque atacaba al que quisiera acercarse. Yo fui, realicé el ritual de presentación y trabajé con él. Le comuniqué que todas las atrocidades que había vivido para ser un perro de pelea ya habían pasado. Le transmití tranquilidad y confianza y después de dos horas de sesión el perrito era un algodón de azúcar. La dueña me dijo: "Si me lo cuentan, no lo creo”. Repito, salvo que tenga problemas neurológicos por culpa de un golpe o accidente, todos los perros se pueden rehabilitar”.

Tenencia responsable

Roberto, que colabora con diferentes asociaciones provinciales que velan por una mejor vida para los perros, tiene la intención de armar un proyecto que abogue por la tendencia responsable de perros. "En Europa se ha trabajado mucho en esto y los resultados son muy buenos. Una mascota conlleva sus cuidados y tenemos que estar preparados para asumirlos antes de llevarla a casa. Una mascota no puede ser simplemente el capricho de un niño o una excelente alternativa para regalar cuando no se tiene otra idea”, expresó el especialista.

DESTACADO
Contacto: 264 -5296396
Correo: esp.conducta.canina@gmail.com

Tres preguntas antes de adoptar o comprar un perro
1.¿Tengo espacio necesario en mi casa para esta determinada raza de perro?
2.¿Tengo tiempo suficiente para dedicarle?
3.¿Tengo medios económicos para afrontar sus necesidades sanitarias y alimenticias?

Consejo para viajar en auto: "El perrito en el baúl”
El psicólogo canino aconseja los perros que son transportados en autos deben ir en el baúl para evitar cualquier tipo de incidente. "Si el conductor tiene que frenar de golpe el perrito se convierte en un cuerpo inestable y puede provocar un accidente. También puede ponerse nervioso por lo que ve a su alrededor, empezar a ladrar y distraer al conductor. Lo mejor es que vaya en el baúl, donde estará protegido y al quedar a oscuras no se pondrá nervioso”.

Galería de fotos

Comentarios