CAMBIOS EN LA JUSTICIA

El primero que se va

El camarista Félix Herrero Martín (67) trabaja hasta este viernes. Hoy empacó sus cosas y charló con Tiempo de San Juan. Es el único juez que presentó la renuncia con fecha para jubilarse con el 82 por ciento móvil de su sueldo, lo que abrió la puerta para un recambio histórico en la Justicia.
miércoles, 27 de junio de 2012 · 13:44
“Nunca tuve algún tipo de presión por parte de un gobierno o desde alguno de los poderes. De haberla tenido, habría renunciado antes de aceptarla”, comentó Félix Herrero Martín a Tiempo de San Juan, mientras guardaba en cajas sus libros, fotos y pertenencias personales, debido a que trabaja hasta el próximo viernes y deja el sistema de Justicia tras 42 años y medio de trabajo.

El presidente de la Sala II de la Cámara en lo Penal y Correccional es el único juez que presentó su renuncia ante la Cámara de Diputados con una fecha fija, por lo que trabaja hasta este viernes que es el último día hábil de junio. A partir del lunes 2 de julio, su lugar quedaría vacío.

Así, Herrero Martín se transformó en el primer juez en irse tras acogerse al beneficio de jubilarse con el 82 por ciento móvil de su sueldo, una puerta que se abrió hace unos meses, debido a que antes los jueces no querían jubilarse porque económicamente no les convenía. Y esto promete hacer un recambio masivo nunca antes visto en el sistema judicial sanjuanino.
Padre de 4 hijos y abuelo de 3 nietos, Herrero Martín arrancó trabajando como empleado judicial a los 27 años, en 1970. Dos años después, cuando estaba de luna de miel, lo llamaron para que empezara a trabajar como secretario de un juzgado. Y en 1976 llegó a ser juez de primera instancia, en el Sexto Juzgado Penal de entonces. Allí permaneció hasta 1984, cuando lo designaron en la Sala II de la Cámara en lo Penal y Correccional, donde trabajó hasta ahora.
“Me voy a descansar, por lo menos al comienzo de esta etapa. Voy hacer todo lo que no podía por las mañanas: tomarme un café con amigos, salir de compras, disfrutar de mi familia y de mis nietos. Tengo una doble sensación: alivio de no tener que venir a resolver causas porque hay personas detenidas y, por otro lado, el alivio de estar en libertad”, comentó Herrero Martín, mientras guardaba sus pertenencias en sus cajas, esperando que llegue el viernes, su último día de trabajo.

Comentarios