La Iglesia militante

Refugio para perseguidos

domingo, 27 de mayo de 2012 · 18:18
Tanto la Iglesia Católica como la Iglesia Metodista ofrecieron refugio para los perseguidos políticos de la última dictadura militar en San Juan.

Lo relató el ex decano de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de San Juan, Carlos Graffigna, en el documental dirigido por Eloy Camus, que trata sobre aquella época nefasta.

Graffigna integraba una red para salvar militantes que estaban bajo la mira de la dictadura, junto al rector de la Universidad de San Luis, Mauricio López, y “el Chino” Ortiz, del Sindicato Gráfico. En el grupo de rescate estaban también las religiosas de El Tránsito y de Santa Rosa. Estas últimas utilizaron una casa de retiro en Rivadavia para resguardar a la gente que estaba en peligro y posteriormente desde allí poder escapar al exilio.

La Iglesia Metodista a cargo del pastor Samuel Ponce también hizo lo suyo. Integraba el Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos. En 1973 recibió en el templo de Avenida Alem a los exiliados chilenos que escapaban de la dictadura de Augusto Pinochet, post derrocamiento del presidente democrático Salvador Allende. Este refugio se extendió luego durante los años del golpe militar en Argentina.

El propio Eloy Camus reconoció que monseñor Ildefonso María Sansierra alertó a su madre sobre el posible asesinato de Margarita, quien pasó largos años detenida a disposición del Poder Ejecutivo Nacional y terminó en el Penal de La Plata. Según Camus, esta actitud no la habría tenido el obispo con otros perseguidos políticos.

Comentarios