la página de toto cutugno

Historias con música: Hoy, Reggae

El reggae es un género que nace en Jamaica a mediados de los años 60. Es una fusión entre música africana y otros ritmos jamaiquinos predecesores.
martes, 22 de mayo de 2012 · 09:34


El reggae es un género que nace en Jamaica a mediados de los años 60. Es una fusión entre música africana y otros ritmos jamaiquinos predecesores, como el Ska y el Rocksteady, que combinados con la música norteamericana como el jazz, el soul y el rythm and blues que los morochos de aquellos años en la isla escuchaban en sus radios, terminan por crear este característico ritmo que hoy pareciera no tener fronteras.
Está muy ligado a la cultura Rastafari, que es un movimiento socio-cultural y religioso. Dentro de todos los géneros musicales, este es quizás de los más distintivos en cuanto a la caracterización de sus seguidores y ejecutantes. Para cualquier cantante reggae que se precie, se considera excluyente manejar el meneo de cabeza y el bailecito a contratiempo con las rodillas flexionadas de Bob Marley, del que hablaremos más tardecito.
Símbolo de esta música son las “dreadlocks” o “rastas” como también se las conoce , como así también la vestimenta insistentemente roja, verde y amarilla, colores de la bandera de Etiopía, tierra prometida a la que añoran volver, sin importarles que para volver a un lugar haya que ir primero.
Consideran sagrada a la Ganjah (marihuana) y le dan poderes sobrenaturales, tal como sucede con la soja en nuestras pampas argentinas.
Bob Marley es la figura de mayor relevancia mundial. Si volviera a la vida no podría creer el alcance de esta música, como tampoco podría entender qué hace en todos los “trapos”, de todas las hinchadas, de todos los clubes, de todas las categorías de futbol, de todo el país. También se complicaría explicarle quienes son el Che, la lengua Stone y el Indio Solari, sus “compañeros de bandera”. Es sabido que a Marley le encantaba el fútbol, pero de ahí a ponerlo en cada bandera… A Rod Stewart, Claudio María Domínguez, Diego Torres y Adrián Suar también les gusta el futbol y hay muy pocas hinchadas con banderas alusivas a ellos.
Al parecer, el mensaje de esperanza, redención, paz y amor de Marley no ha sido bien decodificado por los “barrabravas” locales. Actualmente, la AFA está produciendo un disco de Castrilli de grandes éxitos de Marley en castellano, “Gron Dona , no cry”,  como aporte a la seguridad en los estadios argentinos.
Un caso muy particular de mixtura de futbol y reggae se dio en los años ‘90 en la zona de Iglesia, en el perilago de Cuesta del Viento. Allí se fundó el Deportivo Chala, creado por Hugo Caño, que se autoproclamó como la encarnación de Jah, la deidad rastafari. ¿Y a que no adivinan de qué tres colores era la camiseta?
Hugo se transformó en líder natural de un grupo de conocidos músicos amantes del futbol y simpatizantes de la cultura rastafari que se afilió a la Liga de Iglesia, empezando a competir 2 años después. Un extenso derrotero los lleva a lograr el triste record de 34 derrotas consecutivas en la primera temporada, sin manifestar la hinchada nunca un solo enojo ni reclamarle “poner huevo” colgados del alambre.
Conocido por todos en la zona es el episodio que se dio en el entretiempo del partido que perdían 5 a 0 contra Defensores de Nina Galván. Armaron los equipos de audio e instrumentos y tocaron un par de temas para su público.
NO PROBLEM, rezaba un trapo y no era una simple postura: “estaba todo bien”, ya que ellos por fin habían entendido el mensaje de Marley. Seguían los preceptos a ultranza y vivían en una comunidad en paz con la naturaleza, no usaban productos de limpieza más que el agua, y no tan seguido, y cultivaban su propia acelga orgánica. No se cortaban el pelo ni se preocupaban por su aspecto e higiene exterior: la belleza y armonía estaban adentro.
“Hay que agradecer que está Marley en todos los trapos del país. Si así y todo hay violencia, imagínense si en vez de Bob estuvieran la Tatcher, Khadafi o Lita de Lázzari,  tendríamos un Vietnam por domingo… ” decía Hugo Caño en un recordado reportaje que le hizo Pepe De la Colina.
El club se disolvió en situaciones poco claras a mediados del ‘93, tras un escándalo mayúsculo. Ese año, el Deportivo Chala ganó el primer partido de su historia, contra el Colola Sporting, con un contundente 3 a 0. Eran épocas de elecciones y un dirigente del Colola que iba de concejal, indignado por la humillación de sentirse derrotado por el Chala, le pidió el antidoping a todo el plantel rastafari: dio positivo en todos los jugadores, el utilero, el tesorero y el presidente.
Se clausuró el club y la policía de Iglesia ordenó un allanamiento exhaustivo. Encontraron detrás de la popular unas plantas de Ganjah, a lo que Hugo Caño respondió que eran para consumo personal. El juez de turno le dijo: “Pero tenés sembradas casi 2 hectáreas, flaco!!”. Y Hugo adujo que son muchos en el club, pero que están tratando de dejar de a poco. El Juez estaba en un buen día y dejó pasar esta contravención.
Lo que en realidad terminó por sellar el destino del Deportivo Chala fue el hallazgo en camarines de un sachet de “SEDAL, rizos hidratados y alegres”, cosa que irritó de sobremanera a Caño y sus jugadores, que hasta el día de hoy sostienen que se lo “plantó” la policía a pedido del Colola Sporting. Los seguidores del club comenzaron a alejarse y algunos cuestionaron a su líder porque sintieron que los defraudó.
De Hugo Caño no se sabe nada a ciencia cierta. Algunos dicen que "volvió" a Etiopía, otros dicen que está en Miami, otros que murió de pena después de la condena social y se reencarnó en un pájaro, o en una acelga orgánica.
Yo estoy seguro que hubiera preferido cadena perpetua…
 
 

 

Comentarios