miércoles 21 de septiembre 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Tiempo de San Juan. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Una historia "a medida"

Los González, la familia de sastres dueña del último refugio de un oficio en extinción

Fabián y su esposa Elsa mantienen en pie la última sastrería sanjuanina. La pasión como herencia familiar y el deseo de enseñar para que el oficio "no muera".

Por Florencia Blanchero 10 de septiembre de 2022 - 14:55

Entre hilos, agujas, telas y tijeras se encuentra en el corazón de la capital sanjuanina la última sastrería de la provincia. Como un viaje en el tiempo, cruzar las puertas del local que atiende Fabián González (55) y su esposa Elsa Carrizo (53) es entrar a una época del San Juan de los calces perfectos. La Sastrería González, ubicada desde 1985 a pasitos de la esquina de General Acha y Brasil es la última sastrería de San Juan en su tipo, y un resguardo de un oficio en extinción.

DSC_0017.jpg

Fue allá por finales de los 70`cuando nació este emporio del buen corte y los trajes a medida, cuando Fabián era solo un niño de 8 años que quería aprender el oficio de sastrero. Y lo logró, siendo hasta el día de hoy su única fuente de trabajo. “Mi papá lo aprendió de mi abuela, luego mi madre y ahora yo. Pero nadie más quiere aprender", comenta conmovido Fabián González a Tiempo de San Juan, quien lleva el centímetro en el cuello cual extensión de su cuerpo.

DSC_0035.jpg

Tras reinventarse con los años cortando, diseñando y confeccionando de manera artesanal los trajes de distinguidas personalidades sanjuaninas, González habla mientras mide sobre la tela, porque agradece tener mucho trabajo que hacer. Su esposa Elsa hilvana desde el fondo del taller con la radio sonando, los percheros desbordados de arreglos por hacer, el olor a tela recién planchada invade la sala y los recuerdos de una familia que dedicó su vida entera durante décadas a un arte, un oficio, una pasión: la sastrería y la alta costura.

DSC_0013.jpg

El recuerdo imborrable de las enormes tijeras de su madre, los chalecos cortados a la perfección por su abuela, los cuadros dedicados a su papá de alguno que otro cliente artista y la única maquina de aquellas épocas aun en funciones, ya que los propios dueños, aseguran haber regalado cuatro de estas rectas a personas con necesidad de trabajo. Un enorme gesto que, con ayuda de la radio y su alcance, pudo hacerse realidad.

El último sastre de San Juan: Entrevista a Fabián González

Una historia "hecha a medida":

A las 5 am comienza el día para ellos. La atención en horario comercial es tan solo una parte de lo que se brinda a la clientela, ya que a deshoras la elección de tramas, los detalles finos y los arreglos, continúan. Fabián habla de su presente y comenta que a muchos políticos influentes de la actualidad tiene el gusto de vestir, tanto como lo hubo en sus comienzos donde vistió gobernadores, diputados, senadores e intendentes. Lo hace ver tan fácil que hasta parece serlo. Pero tener una prenda pensada especialmente para la medida de quien la necesita, no es un privilegio cualquiera.

"Aca no se trabaja con moldes. Yo le tomo las medidas a los clientes, diseño, elegimos el tipo de tela y el color y listo", comenta González. "Aca no se trabaja con moldes. Yo le tomo las medidas a los clientes, diseño, elegimos el tipo de tela y el color y listo", comenta González.

DSC_0021.jpg

Con la humildad que lo caracteriza y una trayectoria larga como los metros de tela que cortó en su vida, este sastre sanjuanino enumera algunos clientes de su lista que incluye a figuras como Leopoldo Bravo, Waldino Acosta, Pascual Recabarren, Intendentes municipales de Chimbas, San Martín y Ullum, periodistas, músicos y empresarios de todos los rubros. Todos pasaron por su centímetro.

Entre sus anécdotas fuera de serie recuerda hacer trajes a un cliente que cambiaba seguido de auto, y según el color del mismo, caía por el local a buscar una tela del mismo color de su nueva nave para estar a tono. También atesora algunos diseños de trajes que llegaron a pasarelas de todo el país con telas sacadas de otra galaxia, galeras a tono, conjuntos de mujer de alta costura, por contar algunos de sus "orgullos".

El futuro:

Con los hijos grandes, cada uno en lo suyo, Fabián ofrece todos y cada uno de sus secretos y sus conocimientos para quien quiera aprender este oficio, el cual exige de mucha dedicación, detalle, profesionalismo, creatividad y responsabilidad.

En una era donde el consumo de la moda va tomando otros rumbos, se va transformando, cada vez son más aquellos que buscan una prenda imposible de encontrar repetida en el mercado, y aunque parezca misión imposible, eso es lo que esta sastrería puede ofrecer.

Tal vez estemos hablando en esta nota del último refugio de la sastrería en esta provincia, pero eso no anuncia su fin. Es una invitación a mirar por una ventana al pasado, con nostalgia y respeto a estos trabajadores sanjuaninos que se encargaron y aun encargan de que aquello que se "lleva puesto" sea tan personal y se empape de la identidad de quien lo porta, como cada puntada que da González día tras día.

Tiempo de San Juan

Suplementos

Contenido especial

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

LO QUE SE LEE AHORA
Qué manijas: vigilia desde la madrugada por YSY A y QLokura

Las Más Leídas

¿Más frío? Así estará el tiempo este miércoles en San Juan
Comenzó el juicio contra el sujeto que abandonó a Brenda, minutos antes de ser asesinada
Video: joven sanjuanina denunció haber sido perseguida y acosada por un automovilista
El motivo por el que un municipio sanjuanino suspende la Fiesta de la Primavera
Los cinco faltantes que complican a los comerciantes sanjuaninos

Te Puede Interesar