lunes 17 de junio 2024

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Tiempo de San Juan. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
A fondo

Qué opina uno de los cerebros de Marcelo Orrego: sus comienzos, Bullrich y el factor Milei

Emilio Achem, candidato a senador de Juntos por el Cambio, contó por qué lo inspiró su padre y opinó sobre el Túnel de Agua Negra, la Red Tulum, ESI y gestión del agua. La entrevista completa.

Por Natalia Caballero

-Emilio en qué familia nace, Emilio viene de una familia con una formación política muy potente

-Vengo de una familia tradicional de San Juan, mi papá era médico. Cuando vuelve a la democracia, él empieza a volver a la política, a trabajar activamente en política. Había trabajado antes en comisiones directivas, había sido presidente de la sociedad de socorro mutuo del Club Sirio-libanés, había sido dirigente también en varias instituciones intermedias. Tenía ese espíritu de participar y en política empieza a trabajar, fue candidato a diputado del Pocito y después siguió siempre su carrera. Fue convencional constituyente en la reforma del ’94, tengo la suerte de tener la Constitución que a él le entregan como convencionales, una edición limitada y fue internacional también.

Tuve la suerte y la posibilidad de acompañarlo bastante desde chico. Yo tenía 12 años en el año ‘82, así que empezó a gustarme de alguna manera en ese contexto. En esa época no había teléfonos móviles, no había este tipo de comunicación que tenemos ahora, por lo tanto, había muchas reuniones. Y se ocupaba el teléfono fijo en mi casa, había muchas reuniones políticas. Pasaron muchos políticos. Mi papá fue el presidente primero de la Cruzada Renovadora. En la década del ‘90, como diputado nacional, fue muy activo en defensa de las empresas del Estado, en defensa de la industria nacional, contra el modelo neoliberal que impuso México. Y trabajamos mucho. Así que bueno, yo algo tomé. En el año 94 fui presidente del Centro de Estudiantes de las Facultades Sociales.

-Por eso estudiaste Ciencia Política

-Estudié ingeniería dos años, soy técnico electromecánico de la Boero, escuela a la que amo. Trabajé en la fábrica de carburos, inclusive fui electricista. Después la vocación, ¿viste? Te lleva. Hay un simple cuento que le digo a mis alumnos de la facultad, porque soy docente de la Facultad de Ciencias Sociales hace 26 años. Yo rendí 10 materias en Ingeniería. Era buen estudiante, tenía buenas notas. Aprobé Dibujo Técnico en febrero, salí de la Facultad de Ingeniería, me subí a mi auto, tenía un Fiat 600 y me fui a la Facultad de Ciencias Sociales y me inscribí en la carrera de Ciencia Política. Porque es la vocación. Imagínate cuando llegué a mi casa, les digo que me cambié de carrera, tenía 22 años, tampoco era un niño. Por eso siempre le digo lo mismo a mis alumnos que estudien lo que les guste. Estudiar es bastante más sencillo que trabajar, hay que imaginarse trabajar 10, 12, 14, 15 horas o 20 horas de algo que no te gusta. Y la verdad que te vaya bien económicamente o mal depende mucho de la motivación, de la creatividad, del amor con el que vos haces las cosas. Y entonces el título es una herramienta. Hay que valorar siempre lo que uno siente, especialmente cuando uno piensa en estudiar para después tener un trabajo.

Nota Emilio Achem PT 1

- ¿Atravesado por la educación pública?

-Siempre, siempre educación pública. Ahí va la Gabriela de Mistral, la escuela de la rotonda.

-Pregunto porque es un momento complejo, en el que está en duda la educación pública.

-Estoy de acuerdo con que hay que devolverle a la educación pública la calidad que tiene que tener. Y ahí, sí, estoy de acuerdo en que hay que revisar los mecanismos institucionales que tienen que ver con la jerarquización de la docencia, con los contenidos, la actualización de los métodos de enseñanza y aprendizaje, la capacitación docente, la asignación presupuestaria, hay muchísimo. Cuando era estudiante luchábamos por la calidad académica. Y cada uno lo tiene que defender desde donde le toca en el sector educativo. El alumno, cuidando la institución, no rompiendo, apagando la luz cuando el aula está vacía, cuidando los libros, yendo a clases, utilizando las mesas de examen, utilizando las consultas con los profesores, aprovechando al máximo el sistema. Y el docente tiene que cumplir con su horario de clase, tiene que actualizar los programas, tiene que dar clases, tiene que motivar a los alumnos. Digo, cada uno tenemos que hacer nuestro aporte y obviamente las autoridades, obviamente, tienen la responsabilidad de administrar, por lo tanto, el presupuesto de la Universidad Nacional de San Juan, que es el segundo presupuesto más importante de la provincia implica una gran responsabilidad del rector y de los decanos de cómo administrar el presupuesto. Ahora, ese beneficio del presupuesto significa mejor calidad educativa. Hay que jerarquizar la actividad docente, que ha estado muy cruzada siempre por lo salarial, propio de un país en crisis. Detrás de cada alumno hay una familia que tiene la ilusión de que la educación pública le va a dar movilidad social ascendente a su hijo. Es decir, le va a dar más posibilidades que las que tuvo su papá y su mamá. Y yo creo que esa ilusión, y esa esperanza, y ese esfuerzo que hace cada familia no puede ser ignorado por la docencia, por las autoridades, por la institución. Más allá de lo que pensemos y lo que queramos hacer con la educación, no podemos olvidarnos que nosotros estamos ahí para darle mejor futuro a cada uno de los alumnos.

- ¿Con qué jóvenes te encontrás hoy? ¿Cuáles son las diferencias de esos jóvenes que con el que empezaste a dar clases y con los jóvenes que te encontrás hoy?

-Cuando yo empecé a dar clases, en el ’95 cuando era alumno todavía, empecé como ayudante alumno. Me parece que teníamos como más ilusión de que podíamos cambiar el mundo. Éramos más principistas. Yo me acuerdo de los debates políticos en la facultad en el recreo, en el bufet, obviamente en campaña, eran muy doctrinarios, muy ideologizados. Yo me acuerdo que discutíamos cuál era el ser de la universidad, filosóficamente. El ser. Cuál era la finalidad, el objetivo. Y eran discusiones importantes porque la izquierda una visión mucho más por ahí anárquica, obviamente propia de su formación. Me acuerdo que la FUJP tenía una visión mucho más pragmática, Franja Morada una visión más utilitarista pero también ideológica. Y eran muy lindas discusiones ideológicas. Hoy lo que veo es una visión muy mercantilista de la política y del estudio. Y de hecho las campañas políticas pasan por ver quién ofrece las becas, facilidades para viajar, un congreso. Se ha perdido el fondo el debate.

Lo que valoro mucho hoy de los jóvenes es que son más despojados, por ahí a nosotros nos costaba más preguntarle al profesor, nos costaba más intervenir en una clase y nos quedábamos, y nos retrasábamos mucho en aprender. Hoy los jóvenes son más abiertos a eso, no tienen miedo en preguntar, no tienen miedo en cuestionar y eso me parece muy bueno, porque es lo que nosotros como docentes nos gusta que es el espíritu crítico, que nadie te dé una receta de lo que tenés que repetir, que vos seas dueño de tus ideas y las puedas evaluar, comparar y defenderlas y para eso es bueno.

Yo hice un click hace ya un par de años. Me paso que estaba dando una clase y uno de los alumnos me dice: -Pero profe, acá estoy buscando, dice que la primera guerra mundial empezó con la muerte del Cónsul. Yo había dicho que había empezado con otro hecho. Desde ahí en adelante, empecé a hacer al revés. Les pedía que busquen, empecé a sumarlos con esas ganas que tienen, esa es la gran diferencia. Nosotros éramos más retraídos, éramos como más miedosos. Me parece que estamos un poco más nivelados y cuando vos como profesor das el espacio y motivás, encontrás muchísimo potencial en los jóvenes, muchísimo potencial. Yo confío mucho y me encanta la docencia por eso, porque creo que es donde podemos entrar.

-El camino se fue trazando, inspirado por tu padre también pero cómo fue llegar a la primera estructura de gobierno.

-Empecé en Capital, en el servicio de emergencia municipal. Hicimos muchas cosas, trabajé mucho, me fui capacitando, eso me sirvió mucho. Trabajé con un programa del Ministerio del Interior en esa época en el año 2000, 2001, sobre desarrollo económico local, planificación participativa. Hice un posgrado, varios posgrados en ese tema, me sirvió para formarme. Yo me había especializado en relaciones internacionales, es la especialización universitaria que tengo y mi carrera docente la he hecho ahí, en el área de relaciones internacionales. Pero bueno, el sueldo no alcanzaba, había que buscar otro y me fui para el lado del municipalismo y me especialicé también por ahí. Estuve en Capital, estuve a cargo del plan Jefe y Jefas de Hogar, estuve a cargo de un plan de desarrollo.

-Emergencia municipal en el 2001.

-Tremendo. Yo recuerdo mucho y bien de esa época. Cobrábamos en Lecop, cobrábamos todas las semanas porque dependía de cuánto venía lo que te pagaban. Fue una crisis fea, fuerte, innecesaria para el país, porque esa crisis se podría haber evitado. Pero bueno, es parte de otra historia y de un aprendizaje que no debería volver a pasar en la Argentina y que hoy es una gran responsabilidad de los que hoy conducen el país, desde el oficialismo y desde la oposición, de evitar que eso vuelva a pasar. Después me fui a Rawson a trabajar en formulación de proyectos, que es una especialidad mía. Siempre trabajé en encontrar fondos nacionales y provinciales para gestionar fondos nacionales y provinciales para proyectos que es lo mío. Gestionar para cloacas, agua, alumbrado, construcción de viviendas, construcción de políticas sociales y de ahí con Marcelo Orrego, con quien empecé en el 2012 cuando asume y me da la posibilidad de trabajar en ese equipo buscando fondos nacionales y la verdad que bueno, la capacidad de gestión que tiene Marcelo es tremenda y pudimos hacer muchas cosas en Santa Lucía.

PING PONG, 4 DE ACHEM

  • Túnel de Agua Negra: “Seguir gestionándolo”.
  • Red Tulum: “Hay que generar un Plan de Mejora Continua, porque hay lugares donde ha mejorado el servicio y hay lugares donde ha empeorado. El subsidio al transporte es un todo tema, es caro para los usuarios y para los empresarios el subsidio es poco para reponer hasta las cubiertas”.
  • Gestión del agua: “Hay que generar un Plan Integral del Manejo del Recurso Hídrico a mediano y largo plazo, la formulación requiere un tiempo. A corto plazo, hay que apuntar al fortalecimiento de las Juntas de Riego y buscar inversión nacional para un Fondo Nacional de Emergencias Naturales ya que la sequía es una de ellas. San Juan es la provincia más afectada de un total de 14 provincias, hay que buscar fondos para infraestructura para la conducción del agua, también para energía alternativa que haga funcionar a los pozos de las fincas y también exenciones impositivas. La crisis hídrica viene para quedarse y hay que tener un plan que permita manejar aguas grises y optimizar el agua en los diques”.
  • ESI: “Creo en la capacitación de los docentes que quieran dar ESI, hay que respetar las libertades de los docentes y de los padres, hay que trabajarlo con quienes estén dispuestos a hacerlo y con la participación de los padres hasta que empiece a funcionar y el tabú deje de ser tabú”.

- ¿En la función pública más veces se dice que sí o más veces se dice que no.

-Más veces se dice que no. Si sos prudente y responsable, es muy limitado. La sábana es muy corta siempre, las demandas son muchas. Más cuando venís de crisis en crisis. Hay que decir muchas veces que no porque es la única forma de hacer las cosas bien.

- ¿Qué viste en Marcelo que dijiste acá me quedo?

-Fundamentalmente un tipo de gran corazón. Es un hombre de un gran corazón. Más allá de su ímpetu político, que lo ha llevado a llegar donde llegó, de su capacidad de trabajo, pero es un tipo muy sensible y muy respetuoso de las personas. Cuando tiene que tomar las decisiones, las toma. Se preocupa por la gente, por los que tiene al lado. Cuando le mandan una carta o le piden algo, sufre cuando no lo puede resolver, es un tipo que quiere cambiar las cosas de corazón. El reflejo del slogan de Santa Lucía medio que lo refleja a él y es Santa Lucía es una gran familia.

- ¿Cómo se vivió ese momento en el que te lo dijeron que ibas a ser el candidato a senador?

-Sinceramente con bastantes emociones, algunas encontradas. Por un lado, porque mi perfil nunca fue ser candidato, yo nunca busqué una candidatura, soy parte de un equipo, entiendo que te toca estar en un lado o del otro, yo siempre lo acepté, estar en un lado o estar del otro. El 24 de junio, cuando Marcelo me dice: - Mirá, nos parece que tenés que ser vos el candidato, queremos que seas vos en el primer término, nosotros no vamos a especular, quiero ser el gobernador de San Juan y quiero que vos seas senador. Y me dice que los motivos son que soy el que conoce muy a fondo el proyecto provincial y cuáles son los vínculos con la Nación que necesitamos tocar para poder llevar adelante la gestión provincial. El objetivo era el 2 de julio así que del 24 de junio el 2 de julio no me hice cargo, pero seguí trabajando como jefe de campaña. Cuando Marcelo ganó el 2 de julio ahí me dije: -Me toca. Ahí empecé a decirle al equipo nuestro de trabajo, miren, ahora tenemos que hacer una campaña desde el oficialismo. No tenemos la lapicera, no tenemos la billetera, pero tenemos el mandato de los sanjuaninos para que a partir del 10 de diciembre Marcelo sea gobernador, así que lo que tenemos que salir a hablar con los sanjuaninos es que voten a los candidatos del gobernador, a los que van a defender los intereses de San Juan. No importa que seamos Emilio Achem o Nancy Picón, eso es secundario, somos un equipo, vamos a trabajar siempre por el equipo.

- ¿Se cicatrizó rápido? Tuvieron dos listas, Patricia Bullrich y Horacio Rodríguez Larreta y ustedes jugaron con Horacio en esa fase. ¿Rápido hubo una cicatrización para arrancar con el chip Patricia?

-Sí, sí, totalmente, totalmente, inclusive esa noche hablamos por teléfono con Juan Domingo Bravo, con María Eugenia Raverta, quienes inmediatamente estuvieron a disposición. Hay una gran fortaleza de Juntos por el Cambio y es haber cumplido con lo que se dijo, que el 13 de agosto terminaba esa interna y empezaba el proyecto nacional, y así se cumplió. Y me parece que eso hay que valorarlo a nivel nacional. En un momento de tanta incertidumbre, hay que valorar que un frente político que viene construyendo de hace más de 10 años. Acá en San Juan venimos trabajando juntos, de hecho, la interna nuestra fue bastante tranquila, era simplemente ponerle a los sanjuaninos los dos modelos, el de Patricia y el de Horacio. los argentinos eligieron a Patricia por una cantidad importante y vamos por ahí.

Nota Emilio Achem PT 2

- ¿Cómo se hace campaña acá en este momento tan crucial en donde la gente quizás ya está muy cansada de que le golpeen la puerta, pero en el que se juega muchísimo?

-Totalmente lo que vos decís, es lo que tratamos de transmitir a la gente. Es definitoria a nivel macro porque se juegan dos modelos del país. Dos modelos totalmente distintos. Ya viene pasando. Eso pasó ya en la elección del 2021 donde Juntos por el Cambio logró poner un punto de equilibrio al avance del modelo del socialismo del siglo XXI, al que adhiere Alberto Fernández, es un modelo económico y político totalmente distinto al que plantea Juntos por el Cambio sostenido en la Constitución Nacional, liberal, capitalista, de mercado, como venimos siéndolo la mayoría de los pueblos americanos desde el siglo XIX. Son los modelos que se juegan. Por eso es tan importante esta elección, si vamos camino hacia el estatismo o si vamos camino hacia impulsar las fuerzas del sector privado para que genere empleo, inversión privada, libertad de expresión, libertad de prensa, controles, que es lo que fundamentalmente hay que hacer a partir de ahora. Todos queremos que la economía funcione, pero el Estado tiene que controlar lo que hay que controlar. Esta elección define qué modelo de desarrollo queremos. Y la verdad que es difícil, después de tres elecciones, seguir golpeando puertas, seguir convocando a reuniones, pero yo creo mucho en la capacidad de los argentinos y de los sanjuaninos de elegir y de votar, lo han manifestado y me parece que hay mucha ansiedad por esta elección, mucha ansiedad, mucha necesidad de que haya un presidente que ponga las cosas en orden.

-Vamos a hacer futurología. ¿Si ganara Milei, se dramatiza?

-A Marcelo le va a tocar ser gobernador con el presidente que gane. Indudablemente nosotros tenemos la certeza de que, si el presidente es Patricia Bullrich, a San Juan le va a ir bien por muchos motivos, principalmente porque ella respeta el federalismo, porque ella se está apoyando en los 10 gobernadores que tiene Juntos por el Cambio, porque va a fortalecer a las economías regionales y Marcelo Orrego en 3 años como diputado se ha cansado de machacarle en la cabeza las posibilidades, potencialidades que tiene San Juan y ella lo conoce bien. Si no tiene la posibilidad de ser la presidenta, nos vamos a tener que adaptar al que gane y vamos a ir, como decimos nosotros, a defender los intereses de San Juan en Buenos Aires. Por eso es tan importante para San Juan esta elección, porque ya eligió a su gobernador. Ya lo eligió, y por lo tanto hay que permitir que tenga la posibilidad de tener senadores y diputados que defiendan los intereses de San Juan en Buenos Aires, no es un eslogan. Si el gobernador no tiene senadores o diputados queda muy relegado respecto de otras provincias.

Tiempo de San Juan

Suplementos

Contenido especial

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

LO QUE SE LEE AHORA
orrego participara de una reunion de gobernadores de juntos por el cambio por la ley bases

Las Más Leídas

Cuánto cuestan las cabañas para las vacaciones de invierno en San Juan
Se ganó un premio en una radio sanjuanina pero terminó insultando a los conductores
Cuánto costará el precio del colectivo en los departamentos alejados de San Juan
El robo fue en el interior de la Villa Obrera. (FOTO DE ARCHIVO)
Dos vecinos, una supuesta deuda de dinero y un asesinato de 16 cuchillazos en Caucete

Te Puede Interesar