martes 9 de agosto 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Tiempo de San Juan. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
En la Justicia Federal

Por qué el caso Sasetru, un nombre cercano a los sanjuaninos, puede ser investigado como de lesa humanidad

En los '70, Sasetru era la mayor productora de alimentos del país. La dictadura militar la empujó a la quiebra. Ahora se investiga la responsabilidad de los directivos del Banco Central de aquella época.

Por Redacción Tiempo de San Juan 4 de abril de 2022 - 18:06

Sasetru es un nombre muy familiar para los sanjuaninos. O ex Sasetru, como se conoce a la fábrica de galletitas de Albardón, símbolo de la reactivación local durante el gobierno de Néstor Kirchner. De ahí que la historia de esta empresa tenga impacto en la provincia y que cobre peso la noticia de que se están dando los primeros pasos para saber si su quiebra en 1981,durante la última dictadura militar, puede considerarse como un delito de lesa humanidad. 

El grupo económico Sasetru en la década del '70 fue el mayor productor de alimentos del país, pero fue obligado por los militares a vender su banco al Bank of America y la empresa nunca vio un peso. Los problemas financieros lo llevaron a cerrar varias plantas y despedir trabajadores, hasta que el 8 de marzo de 1981 la Justicia ordenó la quiebra de las 35 empresas del consorcio y la mayoría quedó abandonada. Una de las pocas que logró renacer fue la planta albardonera que pasó por la firma Dilexis, en 2011 fue adquirida por PepsiCo y en 2017 pasó a manos de Tía Maruca S A .

Por estos días, la fiscal federal Paloma Ochoa dio ejecución a las primeras medidas de prueba destinadas a establecer si la quiebra de Sasetru, orquestada durante la última dictadura cívico militar, debe investigarse como delito de lesa humanidad, en respuesta a un dictamen elaborado por la Procuraduría de Crímenes contra la Humanidad (Proculesa).

La fiscal impulsa acciones para que se investiguen las responsabilidades que tuvieron en esos hechos los directivos del Banco Central de la República Argentina (BCRA) que formaban parte del gabinete del entonces ministro de Economía José Alfredo Martínez De Hoz.

A mediados de la década del '70, Sasetru era la principal productora de alimentos del país con más de 10 mil empleados, diez establecimientos fabriles y presencia en ciudades de Europa y América que la consolidaron como la primera multinacional argentina.

Pero los funcionarios civiles del terrorismo de Estado la empujaron a una quiebra plagada de irregularidades que constituyó un despojo, según la denuncia que impulsa Jorge Salimei hijo, uno de los últimos directivos que tuvo este conglomerado de empresas.
 

La causa judicial


En 2013, Salimei presentó una denuncia para que la quiebra de Sasetru se investigue como un delito de lesa humanidad, y en la actualidad es investigada por el Juzgado Federal Número 6.

A requerimiento de la Fiscalía Federal número 10, a cargo de Ochoa, que interviene en la causa, la Proculesa elaboró un dictamen que indica que se debe investigar si la sesión de las acciones del grupo se realizó "mediante intimidación contra la voluntad" de los directivos de la empresa.

En diciembre pasado, Proculesa -a cargo de la fiscal federal María Ángeles Ramos- pidió en un dictamen que se investiguen "las detenciones ilegales" que sufrieron los directivos de la empresa y la "venta ilegítima" del Banco Internacional (BISA) –propiedad de Sasetru- al Bank of América por parte de funcionarios de la última dictadura militar.

En base a ese estudio, Ochoa elaboró una resolución emitida el pasado 17 de marzo, a la que accedió Télam, y en la cual se solicita que el BCRA le envíe toda la información sobre los libros contables del BISA, para establecer el precio real y el destino de esa venta.

Desde la querella que impulsa Salimei se afirma que la operatoria se pactó en 150 millones de dólares y que ese dinero "desapareció" el mismo día que se concretó la operatoria, el 27 de marzo de 1981.

Una de las hipótesis que se siguen en la causa es que la detención de los directivos de Sasetru y el BISA, ocurridas antes de la venta, tuvo el propósito de "quitarlos del medio" para fraguar una operatoria de transacción cuando en verdad se trataba de un despojo ejecutado con la complicidad de los directivos del BCRA.

Sasetru se constituyó en 1949 y su nombre era un acrónimo formado por las primeras letras de los apellidos de sus tres primeros socios, Jorge Salimei (padre), Ángel Seitún y Fermín Trucco Aguinaga. Con los años expandió sus negocios en la industria del aceite y los alimentos: exportaba el 30% de las oleaginosas y el 20% de los cereales del país.

En 1975, en pleno "Rodrigazo", una megadevaluación determinada por el Gobierno de Isabel Perón, Salimei padre muere y su hijo Jorge debe tomar su lugar en la empresa con 20 años junto con sus otros dos socios.


Martínez de Hoz y Videla, responsables económico y político de la dictadura militar.



A las pocas horas de haberse producido el golpe del 24 de marzo de 1976, la empresa comenzó a sufrir presiones por parte de los militares, que le ordenaron a los directivos entregarles los legajos de cada uno de los 256 delegados que había en Sasetru.

"Era mandarlos a la muerte. No lo podíamos hacer. Seitún habló con un coronel y le dijo que no hacía falta, que gente en la empresa no causaba problemas. Fue entonces cuando llamó (Guillermo) Suárez Mason, jefe del Primer Cuerpo de Ejército, y le advirtió que 'Si un solo trabajador causaba problemas, los íbamos a ir a buscar a ustedes'. Con esa presión arrancamos a trabajar con la dictadura", recordó Salimei hijo en dialogo con Télam.

Tras el golpe de Estado, la dictadura militar impuso un modelo de valorización financiera ejecutado por la gestión de Martínez de Hoz, que aumentó de forma exponencial la tasa de interés y tuvo un efecto devastador para las empresas que necesitaban financiación.

Para contener el aumento de precios, el equipo de Martínez de Hoz definió un instrumento que se conoció como "La Tablita" para calcular el porcentaje de la devaluación de la moneda argentina. Sin embargo, la inflación aumentó mucho más que la devaluación programada, de modo que el peso siguió sobrevaluado y el retraso de la paridad cambiaria afectó al sector exportador y tuvo un efecto demoledor para Sasetru.

La empresa entró en convocatoria y, desde el Banco Central, su vicedirector Alejandro Reynal, quien desde 1991 vive fuera del país, presionó para la creación de un fideicomiso conformado por "un club de bancos" que se haría cargo de la gestión de Sasetru.

Sin embargo, el verdadero objetivo era despojar a Sasetru de unos de sus activos más importantes: el BISA, que fue obligado a endeudarse y a girar créditos a firmas vinculadas al Gobierno que nunca fueron cancelados.

El Banco Central y el Banco Provincia negaron financiación y a principios de 1981, la empresa con una deuda de más de 500 millones de dólares fue a la quiebra y obligada a vender el Internacional al Bank of America, en una operación por la cual Sasetru no percibió nada. La operación se concretó días antes de que Reynal terminara su gestión en el Banco Central.

Quiebra y dudas

Tras la quiebra, 15 directivos de Sasetru fueron acusados de violar la ley de subversión económica, pero finalmente todos fueron sobreseídos en democracia, y la empresa cesó sus actividades.

Ochoa solicitó a la Unidad especial de Investigación de Delitos de Lesa Humanidad cometidos con Motivación Económica de la Secretaría de Derechos Humanos que le remita todos los antecedentes que posee de la cesión de las acciones de Sasetru a un "comité de bancos" encabezado por Roberto Bullrich (entonces titular del BCRA), Reynal, Juan Ocampo (presidente del Banco Nación), Alberto Huergo (interventor del BISA nombrado por la dictadura) y Jorge Pedro Chirstenesen (representante de la banca privada en esa maniobra).

Gabriel Arriola era delegado de Sasetru e integrante del gremio de la alimentación, y más de 40 años de la desaparición del grupo, cree que con estas medidas solicitadas por Ochoa se inició el camino para "hacer justicia" con la quiebra de ese grupo.

"La quiebra fue un despojo y esperemos que se pueda hacer justicia. Era una empresa que participaba en las ganancias a todos sus trabajadores y su quiebra dejó a mucha gente en la calle. Hubo personas sin trabajo que a lo largo de todos estos años se fueron muriendo de angustia. Esperemos que la investigación avance", subrayó Arriola en declaraciones a Télam.

(Fuente: Télam)

 

Tiempo de San Juan

Suplementos

Contenido especial

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

LO QUE SE LEE AHORA
Flagrancia cumple 5 años de implementación en San Juan.

Las Más Leídas

Le dicen el incorregible: el joven adinerado de las múltiples condenas, otra vez en problemas
El sanjuanino fue ayudado por el vocalista de Los Rancheros a pedir casamiento a su novia. video
Bajas temperaturas: ¿hasta cuándo seguirá el frío en San Juan?
¿Más frío? Así estará el tiempo este martes en San Juan
¿Vuelven a subir las tasas? Cuánto pagarían los plazos fijo

Te Puede Interesar