Política universitaria

Las tres perlitas que hicieron de esta elección en la UNSJ una experiencia democrática única

Protocolos estrictos, trajes que parecen espaciales y más fiscales que votantes configuraron un escenario distinto, en el que la pandemia se llevó el protagonismo.
jueves, 24 de junio de 2021 · 13:33

Con 378 días de atraso, finalmente los estamentos de la Universidad Nacional de San Juan votaron para cambiar autoridades luego de un año de prórroga de mandatos. Con un protocolo muy estricto, hubo algunas particularidades que convirtieron a esta elección en la primera masiva realizada en plena pandemia. Una a una, las perlitas.

Los comicios estaban programados para el 10 de junio, pero fueron suspendidos por una decisión de la Cámara Federal de Mendoza. Finalmente, la Justicia resolvió no darle lugar a la medida cautelar presentada por la docente jubilada Mónica Morvillo.

-Vacunación

Todas las fuentes consultadas coincidieron en remarcar la vacunación como la clave para que haya más concurrencia docente a la votación. Desde el 2 de junio se habilitó a este segmento poblacional para recibir las vacunas, hubo una enorme demanda.

Según dijeron, la vacunación les dio a los docentes una mayor tranquilidad, sobre todo a los mayores de 60 años, quienes tienen fila aparte para votar en los comicios. El objetivo es resguardarlos y evitar que permanezcan más de cinco minutos dentro de un espacio cerrado.

-Protocolos estrictos

En todas las facultades los protocolos para votar fueron muy estrictos. En todas, hubo personal con máscaras, guantes, alcohol en gel y líquido, termómetros y hasta trajes especiales para recibir a los votantes. En las mesas, no entraban todos los elementos de protección.

En todas las unidades académicas se colocaron carteles indicadores explicando a cada grupo donde tenían que hacer fila para emitir el voto. En general, votaron en alas distintas de los edificios, inclusive en pisos diferentes. Las entradas y las salidas fueron por sitios diferentes y en algunas facultades les pidieron a los alumnos que se separaran porque estaban muy juntos y hasta les advertieron a los votantes que sólo podían estar cinco minutos adentro de las instalaciones.

“Controladores de fila”. Este es el nombre con el que bautizaron al personal de apoyo que dirigió a los votantes y que advirtió ante el incumplimiento de una normativa. Quienes estaban en el ingreso de la facultad de Sociales se vistieron con overoles que parecían del espacio.

Para circular por el CUIM, a los fiscales y miembros de las agrupaciones se les exigió el uso de doble barbijo.

-Más fiscales que votantes

Hasta el mediodía la concurrencia de votantes no era alta en las dependencias. El comentario en los pasillos era “hay más fiscales que votantes”. Desde el mediodía, la concurrencia comenzó a ser mayor y en la siesta se dio la mayor participación. 

Los candidatos esperaron expectantes que se incremente la cantidad de personas que emita su voto. 

 

Comentarios