martes 23 de abril 2024

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Tiempo de San Juan. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Caso Susana Pérez

Estos son el femicida y la mujer jachallera que sufrió sus maltratos hasta que fue asesinada

Antonio Pelaytay le dio un escopetazo a Susana Pérez el sábado último. Hay más pruebas de que la mujer vivía atormentada y amenazada por su pareja.

Por Redacción Tiempo de San Juan

Le controlaba hasta en la forma de vestir. No dejaba que se viera con sus familiares y llegó a correr a las hijas de la mujer con tal de alejarlas de ella. También la golpeaba y la amenazaba. Y quién sabe qué más sufría Susana Pérez, pero así de aterradora era la vida de esa mujer que no pudo escapar de la violencia de Antonio David Pelaytay, hasta que éste la asesinó de un escopetazo el sábado último.

Los investigadores de la UFI de Delitos Especiales se convencen cada vez más que el asesinato contra la jachallera María Susana Pérez fue el último eslabón de una cadena de violencia en manos de su pareja, el vendedor ambulante Antonio David Pelaytay. De ahí que uno de los agravantes que le van a atribuir es el de femicidio, un asesinato en contexto de violencia de género, revelaron fuentes judiciales.

Las pruebas recolectadas hasta el momento indican que, aparentemente, Pelaytay sacó una tumbera tipo escopeta, se la apoyó en la cabeza a la mujer y le largó un fulminante disparo. Después llamó al 911 y veinte minutos más tarde se presentó en la guardia del hospital de Pocito a pedir ayuda para auxiliar a Pérez, que prácticamente ya estaba sin vida en la casa que les prestaban en la calle Mendoza, metros al Norte de calle 10, Pocito. La mujer murió al rato en el hospital.

casa 3.jpg
En el lugar. El fiscal Francisco Micheltorena, de espalda y amarillo, dirige la investigación en la casa donde se produjo el asesinato.

En el lugar. El fiscal Francisco Micheltorena, de espalda y amarillo, dirige la investigación en la casa donde se produjo el asesinato.

Todo esto fue constatado por los investigadores al mando del fiscal Francisco Micheltorena y los ayudantes fiscales Adrián Elizondo y César Recio, de la UFI de Delitos Especiales, que trabajaron el sábado a la noche y domingo en la madrugada en el lugar. Ahí también se hicieron presentes el propio fiscal general Eduardo Quattropani y el fiscal Roberto Ginsberg, de la UFI CAVIG, para colaborar en las pesquisas y la Policía provincial.

Con el correr de las horas, por medio de vecinos, empezaron a surgir versiones de que la mujer era golpeada y sufría agresiones verbales y psicológicas por parte del vendedor ambulante, al que muchos calificaban como de parco y de mal carácter. La mujer amasaba y vendía semitas todos los días, mientras que él vendía café en su motocarga.

casa.jpg
El escenario. Los peritos en el interior de la vivienda.

El escenario. Los peritos en el interior de la vivienda.

La familia confirmó que Susana Pérez era jachallera y tenía dos hijas grandes. Los investigadores lograron reunir testimonios de esos parientes, que aseguraron que Susana padecía maltratos de todo tipo. Les relataron que Pelaytay no dejaba que ella se juntara con su familia y en ocasiones le quitaba el celular. Como ejemplo, dijeron que la familia tenía un grupo de WhatsApp y en ocasiones él tomaba el celular de ella y la sacaba de ese grupo.

Tampoco la dejaba salir sola y la controlaba, incluso, en la manera de vestir. Le hacía poner ropa holgada y de mujer mayor porque a él se ocurría, dijeron. Un par de vecinos relataron que ella era agradable, pero Pelaytay siempre andaba malhumorado. Esas mismas personas dijeron que vieron y escucharon cómo la insultaba en la calle sólo por no abrirle rápido el portón de su casa, cuando él llegaba en su moto.

casa 1.jpg
Una tumbera. Los peritos secuestraron un arma de fabricación casera tipo escopeta en el interior de la vivienda.

Una tumbera. Los peritos secuestraron un arma de fabricación casera tipo escopeta en el interior de la vivienda.

Ella hablaba por celular con sus hermanos cuando el hombre no estaba en casa. Al parecer, la mujer también salía casi a escondidas para visitarlos, comentó un investigador. Agregaron que ni siquiera dejaba que viera a sus hijas, tanto es así que las echaba de la casa cuando éstas querían verla.

Otro dato que surgió es que la golpeaba. Hay testimonios que indican que le notaron moretones productos de las agresiones. De hecho, una vecina contó a los investigadores que el día anterior al asesinato le vio un ojo morado a Susana. Esto fue constatado por el informe forense, que señaló que la mujer presentaba un hematoma de vieja data en uno ojo, según trascendidos.

chapa de violencia de género.jpg

Tiempo de San Juan

Suplementos

Contenido especial

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

LO QUE SE LEE AHORA
Llegó a su finca de Santa Lucía y se topó con ladrones: persiguió a uno y lo atacó una patota

Las Más Leídas

Los sospechosos. Núñez y Zárate recuperaron la libertad este lunes, pero son investigado por el presunto delito de robo.
ANSES anunció las fechas y la modalidad de pago para las jubilaciones en mayo.
El lugar. El violento atraco ocurrió en una propiedad de calle San Juan, en Santa Lucía.
Arriba y de izquierda a derecha: Alicia Oviedo de Micarelli, Vicenta García, Sandra Sowter de Marcó, Marina López de Montión, Elva Reinoso de Chicahuala y Rosa Cannizzo. Sentadas: Blanca Rosa Coca Graziani y María Antonieta La Negrita Miranda de Zegaib.
Las versiones cruzadas detrás de un accidente de tránsito en Santa Lucía

Te Puede Interesar