Causa judicial

Menor prostituida: trasladan al empresario a la Central y la tía pidió internación

Carlos Cassab estaba en el Marcial Quiroga pero el hospital indicó que no había razones. La familiar sospechada de prostituirla sigue en la comisaria
viernes, 26 de marzo de 2021 · 17:54

El caso de la menor prostituida por su tía, y por la que además de esta familiar están detenidos el ex futbolista Fido Galván y el empresario Carlos Cassab, tuvo un viernes movido. Para resaltar, la decisión de regresar a Cassab a la Central de Policía y el pedido de la defensa de la tía de que sea sometida a una internación psiquiátrica.

A media mañana, durante la audiencia prevista, la causa que conmociona a la opinión pública sanjuanina ya vivió una llamativa situación: el juez Matías Parrón decidió apartarse de la misma y fue sustituido por Andrés Avelín, el juez que le sigue en la nominación de la sala.

Horas más tardes, se conoció la decisión de que Carlos Cassab, que se encontraba internado a pedido de su defensa el Hospital Marcial Quiroga, debía regresar a cumplir con su detención en la Central de Policía.

El pasado viernes 19 de marzo, el empresario fue internado por una descompensación y el martes 23 las autoridades del nosocomio informaron que no había necesidad alguna de que el empresario siguiese ingresado. Pero la decisión del juez Parrón de dar curso al tribunal de apelación demoró que dicho informe fuese tenido en cuenta. 

Una vez que este viernes se produjo la inhibición del juez Parrón, el nuevo magistrado a cargo decidió hacer caso al informe presentado por los médicos del Marcial Quiroga y ordenó que Cassab debía volver a la Central de Policía.

Asimismo, el magistrado Avelín reafirmó la condición de detenida de la tía de la menor en la Comisaría 28ª, sin dar lugar el pedido de la defensa de que fuese internada en un centro psiquiátrico. Según los abogados de la detenida, esta padece un trastorno bipolar provocado por el abuso de estupefacientes y bebidas alcohólicas, y por eso pedían que fuese trasladada al Hospital Mental de Zonda o al Servicio de Psiquitría del Marcial Quiroga.

Ante esto, la fiscalía a cargo de Valentina Bucciarelli respondió que la imputada ya había sido evaluada el 19 de marzo por un médico psiquiatra judicial y que la había encontrado lúcida, ubicada y sin rasgo alguno de trastorno de pensamiento. Además, la fiscalía resaltó que la detenida en su declaración nunca habló de padecer algún tipo de trastorno.

 

Comentarios