En el Cuarto Juzgado Correccional

Procesan a un médico sanjuanino por la muerte de una parturienta

Lo acusan de no haber dado la atención y el cuidado necesario sabiendo que la mujer padecía de hipertensión crónica. La paciente fue sometida a una cesárea y tuvo a su bebé, pero después sufrió un ACV y a los días falleció.
jueves, 29 de agosto de 2019 · 21:27

Una jueza procesó a un médico por la muerte de una mujer que sufrió un ACV a poco de dar a luz y que no fue atendida a tiempo. Lo acusan de actuar negligentemente y de no tomar todos los recaudos, incluso al internarla en una clínica que tenía cuidados intensivos, sabiendo que la paciente venía con un cuadro de hipertensión crónica. El fallo ya fue apelado por la defensa.

El auto de procesamiento -sin prisión preventiva- fue dictado por la jueza Silvina Rosso de Balanza, quien hasta hace semanas estaba a cargo del Cuarto Juzgado Correccional, contra el médico Tocoginecólogo Ricardo Daniel Ortiz ( 52) por el presunto delito de homicidio culposo, informaron fuentes judiciales. La investigación se inició en ese juzgado a raíz de la denuncia de la familia de Valeria Noemí Robles, esa joven mamá que falleció el 19 de agosto de 2018 en la terapia intensiva del Hospital Guillermo Rawson. Tres días antes había dado a luz a un bebé mediante cesárea en la Clínica Mayor. En ese mismo sanatorio ocurrió otro resonante caso de presunta mala praxis, como es el del bebé que sufrió quemaduras que le costaron la pérdida de parte de la mano en marzo de 2015. 

La mujer quedó embarazada a principio de 2018 de su tercer hijo y en el quinto mes de embarazo empezó a tener presión alta. Para entonces ya era atendida por el médico Ortiz, que atiende en un consultorio en el centro capitalino. Carlos Salinas, el marido de la víctima, denunció que Ortiz sabía que el embarazo de su esposa era de alto riesgo, pero “no le daba importancia”. En varias ocasiones internaron a la mujer en la Clínica Mayor por sus picos de prisión.

El 15 de agosto tuvo otra descompensación y la atendieron en ese sanatorio. La estabilizaron y le dieron el alta, pero a la mañana siguiente Valeria Robles despertó muy mal y su marido la llevó de nuevo a ese sanatorio. Ortiz ordenó que la internaran y programó la cesárea a raíz de su complicación. A las 11.30 nació su bebé, pero al rato la paciente sufrió en ACV, según datos del caso. Al salir de quirófano, el médico atendió otro parto e hizo un legrado a otra paciente, según testimonios que figuran en la causa.

Fuentes judiciales señalaron que la clínica no contaba con un sector de cuidados intensivos ni con medios para tratar posibles complicaciones derivadas de su hipertensión severa. Ante la urgencia, pidieron una ambulancia de cuidados intensivos y más tarde trasladaron a Valeria al Hospital Rawson. Ahí entró en grave estado con un cuadro de ACV hemorrágico y no hubo recuperación para ella, tanto que falleció el 19 de ese mes.

La jueza Rosso de Balanza afirmó en su fallo que Ortiz “omitió adoptar los deberes de cuidado que, por sus saberes médicos, debía prestar a la señora Robles, al no internar a su paciente en un centro asistencial, que contara con terapia intensiva. Debe tenerse presente que la unidad de cuidados intensivos es el lugar donde deben dejarse internadas las mujeres en el período de puerperio que tengan complicaciones derivadas de crisis hipertensivas. La conducta negligente e imperita del profesional,  fueron la base del deterioro de salud de la víctima y tuvieron nexo de causalidad con el resultado fatal, es decir la muerte, acontecida tres días después de la realización de la cesárea de urgencia…” Por todo esto, lo procesó por el delito de homicidio culposo y le trabó un embargo de 100.000 pesos. Trascendió que la defensa del profesional apeló la resolución judicial, de modo que la batalla judicial se resolverá en un tribunal superior.

Comentarios