incorregible

El salvaje historial de Rosa Videla tras las rejas en Chimbas: "Ya me comí a una, no tengo problema en comerme otra"

La asesina más sanguinaria de San Juan volvió a ser noticia una vez más por violenta, tras darle una paliza a otra interna del Penal.
miércoles, 15 de mayo de 2019 · 15:03

El domingo último, la asesina más sangrienta de San Juan que acuchilló a su víctima 163 veces, Rosa Videla, fue noticia una vez más por atacar salvajemente a otra interna del Servicio Penitenciario porque -supuestamente- habría mirado por demás a su novio en la sala de visitas, lugar donde se desató una verdadera hecatombe.    

A pesar de que su violenta reacción sorprendió a propios y ajenos, para quienes siguen de cerca su historial delictivo el asombro no fue tan grande, ya que en reiteradas ocasiones ha protagonizado salvajes ataques contra sus compañeras de pabellón. Esta vez, su víctima fue Guadalupe Andrada, a quien la golpeó con los puños y le propinó patadas dejándola en la enfermería del Penal.

En junio de 2018, la asesina de Cristina Olivares recibió su cuarta condena por su conducta violenta dentro de la cárcel, seis años después del crimen a sangre fría que cometió en 2012 contra la mujer de su amante. Los actos de Videla dentro de la cárcel se sucedieron en forma permanente desde que ingresó a la misma, tanto con las compañeras privadas de la libertad como con las guardiacárceles.

 

El análisis psicológico que le hicieron a la convicta condenada a reclusión perpetua, cuando fue detenida, hablaba de una personalidad violenta que no teme arremeter contra cualquiera con tal de llegar a su objetivo. También fue calificada como una persona manipuladora y con baja tolerancia a la frustración. El hecho de haber sido condenada a la pena máxima prevista en el Código Penal, reclusión perpetua,  habría empeorado la conducta de Videla a tal punto de volverla incontrolable.

“Ya me comí una, no tengo problema en comerme otra”, le dijo a una de sus compañeras en tono de amenaza. 

Otra de las frases que habría utilizado para demostrar su peso detrás de las rejas fue: "Más pena de la que me dieron no me van a dar, así que… vos sabrás”. Son numerosos los informes contra Videla por mordeduras, patadas, trompadas, incluso en una ocasión atacó con un banco a una de las guardias y a otra le fracturó la mano.

Contrario a lo que se supone, la cárcel -pensada para la recuperación y readaptación de los condenados- no es remedio para la reclusa que se burla del corset de las reglas y la disciplina. 

La célebre homicida se casó con otro interno del Penal, Gabriel Flores, el 23 de octubre del 2014. Cuando su flamante esposo cumplió su condena por robo, salió y -en una de las visitas- discutió con Videla. Una vez más, la reacción de la mujer fue violenta pues golpeó a su marido, al que tuvieron que sacarlo del lugar para que no lo siguiera agrediendo. 

Conflictos y cuatro condenas por violenta

El primer conflicto lo tuvo apenas fue detenida con Noelia Corvalán, su cuñada y cómplice para cometer el peor crimen de la historia policial de la provincia. Ya Corvalán señalaba, ante el tribunal de la Sala I, que tuvieron que separarla de Rosa porque le pegaba, la amenazaba y le robaba la ropa.

En una segunda oportunidad, la jueza Carolina Parra le aplicó 10 meses de prisión por amenazar de muerte a la penitenciaria Iliana Tamara Rodríguez, por un hecho que había ocurrido en 2016. Cinco días después, la magistrado Mónica Lucero la castigó con 1 año y 9 meses por amenazas a otra guardia. "Te voy a tajear, te voy a matar", le dijo a la penitenciaria Ivana Mercado, mientras la insultaba. Esa misma jueza le impuso una nueva pena de un año de prisión por lesiones leves agravadas luego de atacar a un funcionario de seguridad, en perjuicio de la penitenciaria Fernanda Flores.

En 2015, la violencia la desplegó contra otra reclusa, Andrea Carrizo. Según informaron fuentes judiciales, Videla ya había quemado a su compañera con aceite caliente en una pierna por lo que ésta tuvo que ser asistida de urgencia y los maltratos continuaron después de ese episodio. 

Comentarios