¿por envidia?

Atacan salvajemente adentro del Penal a la mujer que asesinó a su marido

Según la abogada de la interna que recibió la tremenda golpiza, fue un ataque proporcionado por cuatro presas, que la depositó en la enfermería del Servicio Penitenciario. Otra versión sostiene que fue una riña con la célebre homicida Rosa Videla.
martes, 14 de mayo de 2019 · 14:08

A dos semanas del fallo que la condenó a cinco años de prisión por asesinar a su marido en defensa propia, Guadalupe Andrada volvió a ser noticia después de recibir una tremenda paliza que la depositó directamente en la enfermería del Servicio Penitenciario y por ello se la reubicó en otro sector dentro de la cárcel, por cuestiones de seguridad. 

Según informó su abogada defensora, Filomena Noriega, el ataque que sufrió la mujer que mató a Juan Pablo Ojeda, en julio de 2017, fue proporcionado por cuatro internas con las que compartía pabellón y el motivo de la agresión habría sido -según sostuvo la letrada- bronca porque se encuentra cerca de quedar en libertad.   

"Fue el domingo en la mañana el incidente. Le proporcionaron golpes de puño y patadas cuando ya estaba en el piso. La hicieron sangrar y le dejaron hematomas por todo el cuerpo", detalló la defensora.  

Por los hechos que se registraron, la familia de Andrada radicó una denuncia en la Comisaría 30 y su abogada solicitó a la jueza correccional del Cuarto Juzgado Correccional un hábeas corpus para resguardar su integridad física. Tal y como señalaron el hermano y el padre de la víctima de violencia a su representante legal, se estima que la raíz del problema fue por envidia por la pronta liberación. "Si el fallo en su contra -que fue apelado en el juicio cuando se conoció la sentencia por Fiscalía y la querella- queda firme, saldría en los próximos meses", agregó.   

Sin embargo, desde el Servicio Penitenciario, fuentes señalaron que la golpiza que recibió Andrada fue producto de una riña que tuvo con la célebre homicida Rosa Videla, que cumple la prisión perpetua por matar de 163 cuchillazos a Cristina Olivares. Conocida por violenta, la mujer sumó tres condenas no sólo por amenazar y agredir a compañeras de celda sino también a guardias del Penal. 

 

La asesina más sanguinaria de San Juan, como se la conoce después de dejar su sello el 7 de julio de 2012, en Pocito, cuando le quitó la vida de forma brutal a la esposa de su amante, Miguel Palma. Tras quedar tras las rejas por el asesinato, lejos de querer cumplir con su pena sin dramas, Videla ha tenido varios episodios violentos: amenazó de muerte dos veces a efectivos penitenciarios y golpeó a uno de ellos. Por todo ello fue condenada.   

El otro incidente que involucró a Andrada, en el Penal

Su hija de casi dos años, que viven en el Penal con ella y que  no presenció el brutal ataque a su madre porque había salido a pasear con su madrina ese mismo día , protagonizó un episodio dramático un mes atrás luego de recoger una pastilla del suelo y llevársela a la boca. 

El viernes 29 de marzo último consumió un comprimido (medicación legal de una de las internas) que estaba tirado en el piso y, por ello, la chiquita tuvo que ser trasladada de urgencias al Hospital de Niños, donde permaneció internada en grave estado hasta ser dada de alta.

Comentarios