en video

Familiares del femicida: "Si se mandó una macana va a tener que pagar"

Mariano Valdéz fue capturado el martes en la noche y parte de la familia negó haberlo ayudado a escapar de la Justicia.
miércoles, 27 de febrero de 2019 · 15:18

Mariano Valdéz, el único acusado por el crimen de Myriam Morales en Pocito -ocurrido el 15 de febrero-, cayó detenido este martes por la noche y parte de su familia negó haber ayudado a escapar al sospechoso del asesinato, que durante 12 días se lo tragó la tierra y nadie podía dar con su paradero.

Pablo Espejo, su tío y dueño de la vivienda en la que también habitaba Cristian Valdéz, el hermano del presunto femicida, habló en exclusiva con Tiempo de San Juan y aseguró no tener ningún tipo de vínculo con el hombre de 43 años que ahora permanece tras las rejas, después de haber estado prófugo. 

"Si se mandó una macana, si hizo algo va a tener que pagar él y el hermano", sostuvo el familiar que todavía no sale de su asombro por el sangriento crimen que, sin querer, lo toca de cerca. "Acá la Policía vino como cuatro veces (en diferentes allanamientos), siempre hemos colaborado porque no tenemos nada que ver. Nunca uno pudo imaginar que alguien que conoce haga algo así", agregó. 

Sobre el motivo por el cual el hermano está preso, señaló que las llamadas telefónicas y mensajes a través del celular lo comprometen, dato que también confirmaron fuentes policiales y judiciales a este medio; incluso fue mediante ese rastreo que lograron encontrar al fugitivo.

Si bien el tío explica no haber visto a Valdéz días antes del homicidio, que sería catalogado como un femicidio de su autoría, contó que se presentó en el lugar (en la Villa Santa Filomena) para dejar la moto en la casa situada al frente de la suya, donde viven sus conocidos. "Ellos no tienen nada que ver; pidió el favor que le tuvieran la moto y nada más, quién se iba a imaginar lo que vendría después", manifestó. 

A pesar de las pruebas que hay en su contra, a su tío le cuesta entender que su sobrino haya sido capaz de matar a la mujer de 40 años y de tal forma violenta, tanto que pone el ojo en el marido de la misma. Sin embargo, los indicios que lo complican, incluso su actitud de querer quitarse la vida cuando se vio acorralado por los efectivos policiales -algo que ya había señalado el tío horas antes de que lo atraparan-, lo hacen culpable. No obstante, será el juez que investiga quien lo determine. 

  

 

Comentarios