Un quilombo

Crimen de Zoe: tras la condena de su tío y abuela, ¿cómo quedó la familia?

Una familia que quedó completamente dividida: madre e hijo presos; padre, los abandonó; y los demás hijos, cada uno en casas distintas.
jueves, 06 de diciembre de 2018 · 07:00

Era una familia compuesta por los padres, Mereles y Barrionuevo, y sus cinco hijos: Hugo, el mayor; los mellizos Fernando y Sergio; Elena, mamá de Zoe;y la menor, Rosalinda. Si bien el gran quiebre familiar se dio en el 2016 con el aberrante crimen de una de las nietas, Zoe Abril Aballay (4), la familia tuvo un hecho anterior, en 2014, que comenzó con la debacle familiar.

En el 2014, el padre de la familia decidió irse a una vivienda en Santa Lucía y dejar la familia alegando que "estaban todos locos". Fuentes consultadas esgrimieron que se fue porque sabía de una "extraña" relación que tenía su mujer, Marcela Barrionuevo, con su hijo "favorito", Sergio Ezequiel. Pese a que las fuentes prefirieron no brindar más detalles de dicho nexo, la versión sobre esa relación rozaría lo sexual.

Luego de ese primer hecho, en el 2016 sucedió algo aún peor. Zoe Aballay, de 4 años e hija de Elena Mereles, fue violada y estrangulada hasta morir en manos de su tío Sergio Ezequiel Mereles (26). Su madre, Marcela Barrionuevo, lo encubrió diciendo que la nena se había ahogado con su propio vómito y, a causa de eso, falleció.

Sin embargo, los médicos forenses constatarían que la menor murió estrangulada y que, previo a ello, había sido abusada con acceso carnal. Finalmente, los jueces penales, tras una larga investigación, llegaron a la conclusión de que fue su tío quien la asesinó.

Previo a ese terrible suceso, Hugo Mereles, el mayor de los hermanos, decidió irse de la vivienda que compartía con su familia rumbo a la casa de su abuela paterna. El padre, que ya los había abandonado, no quiso ir más a visitar a su mamá porque uno de sus hijos ya vivía con ella. Era tal el enojo del padre con su familia que hasta tuvo que dejar de ver a su mamá para no cruzarse con ninguno de sus hijos.

Luego del crimen de Zoe, su mamá, Elena Mereles, se fue de su casa por miedo a represalias de su mamá con ella. En el juicio expresó que su propia madre la amenazó de matarla a ella y su otra hija si llegaba a contar la verdad de lo ocurrido con Zoe. Por ello, la joven mamá decidió irse de la vivienda junto a su otra bebé.

En esa vivienda de Chimbas que cuatro años atrás convivían normalmente la familia Mereles-Barrionuevo, hoy en día solo quedaron dos de los 9 que vivían. El hermano mellizo del condenado por el crimen, Fernando Mereles y su hermanita menor, de tan solo 14 años, Rosalinda Mereles. En su momento fue tal la grieta que Fernando, en 2017, dijo en declaraciones a la prensa que si veía a su hermano "lo iba a matar" y que a su mamá "no la quería ver nunca más".

Finalmente, la madre, Marcela Barrionuevo junto a su hijo "preferido", Sergio Ezequiel, ya están tras las rejas en el Penal de Chimbas; Elena se fue con su hijita con su actual pareja; el padre los abandonó en 2014; y, lo peor, Zoe falleció en manos de su tío, ya condenado a perpetua.

Comentarios