TRAS EL ALLANAMIENTO INÉDITO

Robo en el Híper: un “punto ciego” complica a la seguridad privada

El local de Claro donde ladrones se llevaron $120.000 en mercadería no estaba siendo monitoreado por el sistema de cámaras. El juez ordenó secuestrar todas las filmaciones.
sábado, 25 de junio de 2016 · 13:28

 

Efectivos de la Brigada de Investigaciones Norte de la Policía montaron un operativo especial y sin precedentes para secuestrar los videos e las cámaras de seguridad del Híper Libertad tras el robo. Sin embargo, según los investigadores se filtró en medio del allanamiento un dato clave: el local de Claro que motivó el operativo era un "punto ciego” de las filmaciones. 

Según los pesquisas la información salió de los mismos guardias de la empresa de seguridad que custodia el centro comercial, quienes explicaron que justo las cámaras que apuntaban al local de telefonía celular desvalijado el pasado 12 de junio no funcionan. 
 

El negocio es una isla en medio del pasillo noroeste del hipermercado y los ladrones lo desvalijaron durante la madrugada, cuando en el lugar sólo había personal de vigilancia y de limpieza.

"Lo que un empleado de la empresa de seguridad América nos dijo es que justo las filmaciones de las cámaras que apuntan a ese local de Claro no están porque están rotas, por falta de mantenimiento”, informó uno de los investigadores que participó del allanamiento. 

Para la Policía éste podría ser uno de los motivos que hizo que desde el Híper nunca respondieran la solicitud para entregar las cámaras de seguridad. Y los investigadores aseguraron que, por ahora, "son todos sospechosos”. Es más,  creen que quien vació el local  por un total de 120.000 pesos en mercadería sabía que ese lugar era un "punto  ciego”. 

Las pericias podrían tardar meses y según fuentes policiales desde el hipermercado les preocupaba mucho esta situación debido a que los efectivos se llevaron 4 DVS y por eso las 20 cámaras de todo el centro comercial quedaron sin funcionar.

"Ese día estaban viendo cómo hacer, porque se quedaban sin cámaras de seguridad y eso puede ser muy peligroso ya que adentro hay hasta una sucursal bancaria”, aseguraron fuentes policiales.

UN ALLANAMIENTO INÉDITO  
 

El jefe policial de la Brigada Norte, subcomisario Fernando Herrera, comentó a Tiempo de San Juan que en toda su carrera es la primera vez que tienen que allanar a las víctimas del robo para conseguir las filmaciones y así poder resolver el caso. 

"Hubo un tema burocrático que retrasó las cosas”, explicó el funcionario policial. 

El primer pedido que hizo la Policía de las filmaciones fue el mismo 12 de junio cuando la Comisaría 27 recibió la denuncia y el comisario Castillo pidió las filmaciones en carácter de urgente pero nunca se las dieron.

Dos días después, el 14, tomó el caso la Brigada Norte y en ese punto fue cuando el comisario Herrera envió una nota al gerente del Híper Libertad solicitando las grabaciones pero tampoco hubo respuesta.

El tercer intento fue un oficio del juez Guillermo Adárvez, el 16 de junio, pidiendo las filmaciones de seguridad. 
Todo detonó 9 días después cuando el juez de instrucción, cansado de no obtener respuesta, libró una orden de allanamiento para conseguir los videos por la fuerza. 
 

Según explicaron fuentes de la investigación, desde el Híper Libertad se excusaron en una cuestión burocrática. Es que la casa central del hipermercado funciona en Córdoba, a donde supuestamente tuvieron que remitir cada una de las notas de la Policía solicitando las pruebas. 

Ese trámite, que nunca fue respondido desde la oficina de Asuntos Legales del hipermercado, habría sido uno de los motivos que retrasó la entrega de los videos hasta terminar en un allanamiento.

Por otro lado la Policía sospecha que la empresa de seguridad se negó a colaborar debido a que "no querían quedar en evidencia de que habían hecho las cosas mal”, explicó un uniformado.