viernes 7 de junio 2024

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Tiempo de San Juan. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Media hora entre preguntas

Elmer Meza, el nombre y la sonrisa del jazz en San Juan

La música lo trajo hace años desde Honduras y con su simpatía y talento ha conquistado a los sanjuaninos. El trompetista tiene su propia banda de jazz y ahora quiere hacer prender la semillita de este especial género en las nuevas generaciones

Por Jorge Balmaceda Bucci

Elmer Meza (30) es un ‘jazzero’ sanjuanino que las cosas de la vida hicieron que naciera en Honduras. Si bien su acento centroamericano aún perdura, sus expresiones corren a la par de un Zonda y suenan igual o más de amigables que una semita en la puerta del horno.

Hizo de la música su brújula y después de varias rutas se adentró en la del jazz por mandato de su duende interior. El disfrute que transmite cuando besa su trompeta es total y de completar el paisaje se encarga el ‘swing’ que desprende.

En una charla en el ciclo ‘Media Hora entre Preguntas’, Elmer se fue a su Tegucigalpa natal, hizo un vuelo fugaz por su trayectoria, aterrizó en el presente y compartió lo que proyecta en su horizonte. Todo bajo el sello de la calidez humana que lo identifica.

-Del 1 al 10, ¿qué nivel de ‘sanjuaninidad’ tenés?

-Yo creo que un 20. Me gusta la semita, me gusta mucho San Juan, me encanta la siesta.

-¿Una siesta de cuánto tiempo?

-Es peligroso el tema de la siesta. Por ahí decís me voy a tirar un ratito y después cuando te levantás fueron cuatro horas. Me gusta el concepto de la siesta de parar un rato, de descansar.

Me gusta la semita, me gusta mucho San Juan, me encanta la siesta Me gusta la semita, me gusta mucho San Juan, me encanta la siesta

-¿Cómo nace tu romance con la trompeta?

-La historia mía con la trompeta nace por mi padre, que es profesor de Música en un colegio secundario en Honduras. Él es el director de la banda y yo siempre lo acompañaba a los ensayos y puede entender la metodología de enseñanza de él hacia los instrumentos y siempre estuve en contacto con la música. En mi casa siempre se escuchaba música, de todo tipo: boleros, pop, clásica, jazz, etc. Pero tengo que decir que no me enamoré a primera vista de la trompeta. Yo la veía, pero pasaba más desapercibida.

-¿Todo esto en tu infancia?

-Sí, en mi infancia. Luego ingresé a la escuela experimental en la que me enseñaron a leer música. En el secundario ya te podías especializar en un instrumento y yo quería estudiar saxofón. Soy amante del saxofón tenor, es mi pasión. Pero justo ese año no había profesor de saxofón y como mi padre era amigo del profesor de trompeta me fui por ahí. El hombre me vio un poco desahuciado y me dijo ‘yo te voy a mostrar un instrumento que capaz que te guste’ y se puso a tocar la trompeta. Me voló la cabeza, me encantó.

EMjazz - SOFRITO (Mongo Santamarina)

-Aprovechando que estamos en la infancia, ¿cómo fue la tuya?

-Fue muy bonita. Vivía en una casa que tenía muchos árboles frutales: palmeras de cocos y árboles como de cinco tipos de mangos. En esos árboles jugábamos con mi hermana, que es dos años menor que yo. Mi papá nos había puesto una hamaca y pasámos todo el día ahí. Además, mi papá siempre tuvo mucho contacto con la tierra y había una zona de maíz. Ahí se creaba como una ciudad y nosotros encantos. Tuvo una infancia con mucho contacto con la tierra, muy hermosa.

-¿Y cómo terminás en San Juan?

-Fue la música la que fue tirando de ese hilo invisible. Yo salí del secundario y empiezo a trabajar en una big band de bomberos, que se había abierto justo en ese momento. Audicioné, entré y ahí estuve un año. Al otro año entré a la Orquesta Filarmónica de Honduras a tocar un poco de música clásica. Ahí empecé a recorrer muchos lugares y me cruzo con un profesor de acá de Argentina, de La Rioja, y me termino inscribiendo allí con un amigo que es flautista. Como año, precisamente mi amigo, vino a tomar una clase a San Juan y me dijo que acá estaba muy bueno, que había una orquesta que siempre estaba con concierto y de que existía un auditorio que era un lujo. Y ahí me vine a San Juan y ya llevo 11 años.

-¿Y qué te recibió San Juan cuando llegaste con tu trompeta?

-La verdad que muy bien y eso lo tengo que destacar. En sí el argentino tiene una idiosincrasia muy caritativa y muy buena, más allá de un montón de cosas que puedan suceder. Conocí un montón de gente buena, hice nueva familia, nuevos amigos. Recuerdo que uno de los primeros toques lo hice en una de las comparsas que se hacían en Chimbas. Eso fue a los dos días y desde ahí no paré de tocar. Estuvo buenísimo.

Conocí un montón de gente buena, hice nueva familia, nuevos amigos. Conocí un montón de gente buena, hice nueva familia, nuevos amigos.

Dear Old Southland (Elmer Meza & Agustín Waldheim)

-¿Garpa o no tocar la trompeta?

-Dicen que el saxo es el instrumento sexy, pero no. El instrumento sexy es la trompeta. La trompeta está en todas partes: mariachis, orquestas sinfónica, merengue, salsa, cuarteto, jazz y hasta en el reggaeton. Los saxofonistas lo intentan, pero no.

-Ahora nos centremos en tu mundo jazzero. Hiciste tu primera banda, después una big band, también creaste un circuito argentino. Tremendo, ¿no?

-Así es. Al principio de los tiempos empezamos con el proyecto Fractal, que era una banda de amigos. Se dieron cosas muy lindas, muy interesantes. Empezamos con una presentación y ya después se fueron sumando y se profesionalizó la cosa. Y ahí también empezaron los problemas porque uno llegaba tarde, el otro no llevaba la parte, otro no ensayaba pero si al show. Y en un momento decidimos cortar por lo sano y disolver la banda. Ya en pandemia decido tomar mi camino como solista, si vale la expresión, y cambiar el nombre del proyecto (Elmer Meza Jazz Musica), tratando de presentar conceptos que ya traía: la cuestión humana, no faltarle el respeto a la música. Para mí no estar a la altura es algo que no me lo perdono.

Dicen que el saxo es el instrumento sexy, pero no. El instrumento sexy es la trompeta Dicen que el saxo es el instrumento sexy, pero no. El instrumento sexy es la trompeta

-¿Y lo siguiente armar el Circuito Argentino de Jazz?

- La idea surge de Natacha (Cruz), mi pareja. Si bien sabemos que el jazz no es una música masiva en algunos lugares, pero sí tiene un impacto y cosas positivas para brindar a la sociedad. Empezamos a llamar representantes de cada provincia y formamos la Fundación Circuito Argentino de Jazz. Este año ya tuvimos la primera edición del ‘Festival Nacional de Jazz’ y ya la séptima edición del ‘San Juan Jazz Day’. Además, la fundación apuesta a la parte educativa, tenemos como plan educar a los chicos y jóvenes que se quieran arrimar al género.

Mirá la entrevista completa

Media hora entre preguntas programa 9

Tiempo de San Juan

Suplementos

Contenido especial

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

LO QUE SE LEE AHORA
mauro de gran hermano blanqueo su nuevo romance con una querida periodista video

Las Más Leídas

El lugar. El asalto y ataque sexual ocurrió cerca del predio de la Costanera en Chimbas.
San Juan tiene una nueva y moderna YPF Full
Los mendocinos ahora explotan algo que siempre fue sanjuanino
IPV informó un cambio que traerá alivio a los sanjuaninos
Ricardo Centurión, futbolista de Vélez

Te Puede Interesar