Cayó un delincuente que mató para robar un celular

El malviviente era intensamente buscado por haber asesinado a puñaladas a un humilde trabajador boliviano que se resistió a que le saquen su teléfono en Merlo. Con él son dos los sospechosos detenidos por el crimen.
sábado, 16 de enero de 2016 · 15:01


Policías del destacamento Pompeya, en la localidad bonaerense de Merlo, detuvieron a un despreciable malviviente, que era buscado por haber asesinado a cuchilladas a un humilde trabajador de nacionalidad boliviana, porque el extranjero se resistió a que le sustrajera un teléfono celular.

 

El ilícito se registró en noviembre pasado, esa zona. De esta manera, ya suman dos los chacales apresados en la causa. Trascendió que el individuo, llamado Alan, de 25 años, fue detenido al encontrarse acusado de ser uno de los autores del asesinato de la víctima, identificada como Efraín Barreiro Avalos.

 

El tremendo hecho, cuya difusión fue primicia de "Crónica”, ocurrió el 9 de noviembre de 2015. Barreiro Avalos, de 27 años y de origen boliviano, había salido de su domicilio, situado en el cruce de Cucha Cucha y Taboada, en el Barrio Pompeya, en Merlo, con la idea de concurrir a su lugar de trabajo, pero fue interceptado por los maleantes en la esquina de Sebastián Gaboto y Peyret.

 

Momentos después el extranjero regresó herido, a la vivienda. El joven cayó muerto en el patio de la casa, estableciéndose, luego, que presentaba una certera herida de arma blanca en la región torácica.

 

Luego de enterarse del ilícito, numerosos habitantes de la zona decidieron cortar el kilómetro 34,500 de la ruta 200, en reclamo de justicia. Según dijo la gente, Barreiro Avalos era padre de 5 menores.

 

Otro apresado

 

El otro delincuente, apodado Coquito, de 24 años, fue localizado días después del brutal ilícito, luego de un procedimiento, realizado en una vivienda ubicada en calle Ajó al 2300, en jurisdicción de localidad bonaerense de Lobos, en la que estaba refugiado junto a su novia, de 29 años, y los moradores del inmueble, quienes resultaron ser un matrimonio integrado por un hombre de 29 años y una mujer, de 28. Intervino en esta causa, que fue caratulada "Homicidio”, el fiscal Walter Leguizamón, de la Unidad Funcional Nº 2, del departamento judicial de Morón.

 

Comentarios