chaco

Luz Milagros comenzó a alimentarse con leche materna

La beba chaqueña que fue dada por muerta al nacer sigue luchando por su vida; además le retiraron dos de las tres drogas que le estaba suminisitrando.
sábado, 14 de abril de 2012 · 12:29

Luz Milagros, la beba prematura chaqueña que fue dada por muerta al nacer, comenzó a recibir hoy por primera vez leche materna y se le retiraron dos de las tres drogas que le estaban suministrando, informó su madre, Analía Bouter.

"Se empezó a alimentar con mi leche a través de una sonda, recibió un centímetro y vamos a seguir cada seis horas", dijo la madre y agregó que mientras la alimentaba pudo alzarla por segunda vez desde que nació el 3 de este mes, en el hospital Perrando de Resistencia."Eso es muy importante para su recuperación", aclaró.

Bouter llegó esta mañana al hospital para alimentar por boca con una sonda a la beba y contó que esta tarea continuará "todos los días cuando higienicen la incubadora, y en ese momento también la voy a poder alzar".

Además señaló que a Luz Milagros "le sacaron dos de las tres drogas que estaba recibiendo y que se está forzando menos para respirar", lo cual significa que tuvo "una mejoría" dentro del cuadro crítico que presenta.

Según Bouter, la decisión de suministrarle leche materna y de poder alzarla "se decidió luego de que vinieron los médicos de Buenos Aires", del Hospital Italiano y del Garrahan.

Uno de esos médicos es el jefe de Neonatología del Hospital Italiano de Buenos Aires, Carlos Fustiñana, quien luego de ver a la pequeña negó que sufra una "infección generalizada" y aseguró que "este tipo de cosas pueden llegar a pasar con los bebes prematuros".

La beba nació prematura a principio de este mes y fue dada por muerta. Sin embargo, cuando sus padres fueron a la morgue 12 horas después para despedirse de ella descubrieron que estaba con vida.

A raíz de los errores médicos en el parto de la madre y en la atención de la beba luego del nacimiento, el Ministerio de Salud del Chaco inició una investigación sumaria dentro del hospital y separó de sus funciones a la partera, al jefe de neonatología y a la ginecóloga que atendió a la mamá de la beba.

(Fuente: La Nación)