Reclaman subsidios para viviendas

Heridos y detenidos por el desalojo de la Villa 31

Tres habitantes de la villa 31 de la zona porteña de Retiro fueron detenidos y al menos 12 resultaron lesionados con balas de goma, durante un violento desalojo efectuado por la Policía Metropolitana a una avenida que ocupaban en reclamo de que se amplíe un subsidio habitacional.
martes, 10 de abril de 2012 · 20:35
Los incidentes se sucedieron durante toda la jornada cuando un grupo de habitantes que ocupaba la avenida Ramón Castillo y obstruía el tránsito sobre la autopista Illia, fueron desalojados en forma violenta luego de intentos de negociación de funcionarios del gobierno porteño.

Los habitantes de la villa 31 reclamaban que se amplíe a 250 familias el subsidio que el gobierno de la ciudad entregaba a 138 en el 2011, en un acuerdo al que arribó junto a la Defensoría General porteña.

El reclamo derivó en un enfrentamiento entre personal de la Policía Metropolitana y habitantes del lugar, quienes se encontraban reunidos en asamblea al costado de la autopista.

El gerente del Instituto de la Vivienda de la ciudad, Alejo Maxit, se acercó a dialogar con ellos y los vecinos abandonaron el corte de la avenida pero cuando quisieron retomarlo al recibir una respuesta negativa, fueron desalojados en forma violenta.

En los incidentes fueron detenidos Alejandro Villegas, referente barrial, su esposa Rosana Palacios, quien es sordomuda, y su hija Silvia de 17 años, por resistencia a la autoridad, quienes hasta esta noche aún no habían sido liberados.

Los efectivos policiales dispararon balas de goma a los manifestantes quienes se refugiaron en el interior de la villa, desde donde arrojaban piedras y bombas de estruendo.

La Policía Metropolitana informó que durante los incidentes cuatro efectivos resultaron heridos mientras que al menos 12 personas recibieron perdigonadas de balas de goma.

La calma volvió con la llegada de la defensora en lo contencioso administrativo número tres de la ciudad, Lorena Castro Feijoo, quien comenzó a dialogar con los vecinos, ya que esa entidad fue la que había suscripto el convenio en el año 2010 por el cual el gobierno porteño se comprometía a entregar subsidios para viviendas a 96 familias de la villa.

Ese convenio se actualizó el año pasado y se amplió el número a 138 familias, pero los vecinos reclamaban una nueva actualización debido al incremento de la población del asentamiento.

Castro Feijoo, tras una tensa negociación, acordó con los vecinos que levanten la protesta y que el conflicto habitacional se iba a judicializar al presentarse mañana un recurso de amparo ante la jueza Elena Liberatori.

"En el amparo se pedirá a la ciudad que pague subsidios a 250 familias y que incluye los subsidios que dejaron de cobrar las 138 del año pasado. Si el amparo es favorable el gobierno porteño tendrá que pagar este beneficio bajo pena de una sanción administrativa", dijo Castro Feijoo.

La Defensora destacó, además, que ese amparo "es una medida de emergencia hasta que el gobierno porteño solucione en forma definitiva el problema habitacional de estas familias" y añadió: "hasta el momento cobraban 900 pesos por familia pero pediremos que se adecue a la nueva coyuntura, por lo que solicitaremos el cobro de 1.200 pesos".

El origen del conflicto se remonta al desalojo ocurrido en agosto de 2010 de 96 familias del predio ubicado a200 metros de la autopista, que se denominó Villa Nylon, a las que se le ofreció un subsidio de 900 pesos hasta que se solucione su problema de vivienda.

La mayoría de estas familias alquilaron piezas en el barrio YPF, uno de los siete que conforman la Villa31.

En 2011 el subsidio se redujo a 700 pesos con la promesa de que se les entregarían otros 200, que nunca se otorgaron.

A principio de este año este grupo de vecinos comenzó a gestionar la extensión del subsidio, al que se sumaron otras 138 familias.

Según los habitantes del barrio el Gobierno porteño se comprometió a pagar el subsidio a todos los que conformaban la lista que ellos entregaron, pero al correr los días hubo personas que no cobraron, por lo que decidieron volver a ocupar el predio de la ex Villa Nylon.

Fuente: Telam

Comentarios