Escenario complejo

Pymes e industrias sanjuaninas, en alerta por los bonos en default

En el sector empresario hay gran incertidumbre sobre qué pasará con los fondos que tienen depositados en los bancos, con las medidas macristas.
viernes, 30 de agosto de 2019 · 14:47

Los efectos de la súbita decisión del Gobierno Nacional de aplazar el plazo de los vencimientos de deuda de más corto plazo, que varias calificadoras de riesgo internacionales como Standard & Poors definieron como un default de consecuencias desconocidas, ya empiezan a sentirse y a causar temor por el futuro de las actividades en pymes e industrias sanjuaninas.

Es que muchas, para sostener su capital de trabajo, pagar a sus empleados y comprar insumos o equipamientos, participan de fondos comunes de inversión (FCI) a los cuales algunos bancos ya han suspendido la posibilidad de acceder. Hay una gran incertidumbre sobre cómo se comportarán los mercados con las medidas macristas en los próximos días, y en San Juan reina la preocupación, según describieron desde los sectores empresarios locales.

A través de Fondos Comunes de Inversión hay empresas que invirtieron en acciones del mercado argentino o de otras regiones, en Títulos de Deuda Pública o Privada, o pusieron sus facturaciones y ahorros en una cartera compuesta por depósitos a plazo y cuentas a la vista en entidades financieras, entre otras posibilidades.

Incertidumbre

Nadie sabe a ciencia cierta a cuántas empresas en San Juan llegará el impacto de los bonos defaulteados pero saben que llegará. Incluso  hay empresarios que no saben qué es de sus fondos depositados en los bancos.  

Dino Minozzi, de la Federación Económica de San Juan, describió el caótico panorama: “La gente lleva el dinero a los bancos y los bancos los colocan en bonos, entonces decir quiénes son las que tienen y quiénes no es difícil.  Va a haber un sector sin duda que va a estar afectado, porque además las empresas son tomadoras de crédito porque con las tasas que había no tenían financiamiento bancario y el poco capital que tenían, de trabajo,  lo han colocado para mantener el valor en algún plazo fijo o herramienta financiera como los fondos comunes de inversión. Muchos no saben que están afectados”.

“Estamos viendo realmente que se desarrolle esta medida los mercados están un poco inquietos y vamos a ver qué rumbo toma esto, estamos en una situación expectante. Por supuesto hay preocupación del sector que se termina perjudicando sobremanera”, describió por su parte el panorama local el sanjuanino Guillermo Cabrera, desde la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME), con más cautela.

Por otro lado, ya hay sectores industriales que ven un horizonte incierto ya que compraron bonos soberanos para resguardar sus inversiones en dólares de manera tal que cuando tengan que pagar, por ejemplo, equipamientos importados comprados para mejorar la competitividad, van a tener problemas para cumplir con los compromisos, según fuentes del sector.

El tema se ha hablado con preocupación  en la Unión Industrial Argentina sobre una matriz que se da en todas las provincias y en San Juan también, de industrias y sobre todo pymes, que se han apalancado con bonos soberanos y que se ven afectadas por la reperfilación de deuda, dijeron fuentes calificadas.

Horizonte negro

En este marco auspician que la actividad empresarial en todo el país y en San Juan se verá resentida  porque, de no mediar cambios desde la Rosada en el corto plazo, cambiará inevitablemente el formato de disponibilidad de fondos y se dilatarán las cadenas de pago, desde sueldos de los empleados a proveedores y compromisos crediticios asumidos.

“Los signos de la dilatación ya se están viendo hace rato en la cadena de pago por la baja de las actividades”, opinó Minozzi en diálogo con Tiempo de San Juan.

Encima, los empresarios no ven que sea un proceso corto. “Esta es una crisis que va a durar lo que dure la transición que no es el 10 de diciembre sino que va a durar hasta marzo”, analizó el titular de la Federación Económica local. La entidad presentó un amplio petitorio antes de las medidas anunciadas por Hernán Lacunza, dirigidas al Gobierno Nacional, de las cuales lo único que les concedieron es la moratoria impositiva y suspender las ejecuciones fiscales y embargos, remarcó.

¿Cómo se salvarán las empresas?

La angustiante espera es por varios días, calculan que entre lunes y martes podrán conocer las reacciones de los bancos sobre si cumplirán con devolver los fondos sin restricciones para que las empresas no colapsen. Y se visualiza un gran esfuerzo que deberán hacer las empresas para no desaparecer.

“Hoy la realidad es que están muy endeudadas las pymes, en el  país acumulan 70 mil millones de pesos en deuda fiscal. Y con un sistema financiero no accesible por el alto costo de los créditos las empresas le va a echar mano a tener una economía sujeta a un procedimiento de crisis, con empleados, gastos de energía operativos y trabajando únicamente contra los resultados”, anticipó Minozzi.

Por su parte, los industriales esperan que haya algún tipo de medida de auxilio al momento que se demuestre que las pymes compraron bonos para invertir en equipamiento, de manera que tengan alguna salvaguarda. Resaltan que la adquisición de estos recursos financieros no tiene que ver con especulación sino con la apuesta a generar trabajo con equipamiento.

Más medido  se mostró Cabrera, “si se da el peor escenario verá cada empresa qué hacer, cada una sabe qué condiciones tiene y qué posiciones tiene” y remarcó que principios de la semana próxima serán clave para ver cómo reaccionan todos los actores del circuito financiero nacional.

Comentarios

Otras Noticias