Comercio

La crisis noqueó a las galerías céntricas: 27 locales desocupados

La baja del consumo y los precios de los alquileres terminaron con los comercios. A estos costos, se le suma la imposibilidad de reponer stock debido a las escasas ventas.
martes, 20 de agosto de 2019 · 13:40

La baja del consumo durante el 2019 le dio el golpe de gracia a 27 locales que funcionan en cuatro de las galerías céntricas más importantes de San Juan. El dato se desprende de un relevamiento realizado por Tiempo de San Juan. El presidente de la Cámara de Comercio, Hermes Rodríguez, dijo que al disminuir la cantidad de gente que sale a comprar, las primeras víctimas son las galerías.  A las bajas ventas se le agregan los tarifazos y los precios de los alquileres.

La galería con mayor cantidad de comercios cerrados es la del Sol. Se ingresa por la Peatonal Rivadavia. Allí hay 19 comercios cerrados, más del 50% de los negocios que supieron estar repletos de gente que compraba indumentaria y accesorios preferentemente. Algunos emprendedores que soñaron con el negocio propio no se llevaron ni los escritorios y dejaron las vidrieras con maniquies rotos, casi una metáfora de la esperanza que les llevó el mal momento económico. 

Las otras dos galerías con comercios cerrados son la Epicentro y la que se encuentra al lado. En ambas hay 6 locales con carteles de "Alquila". Al igual que en la galería del Sol, los negocios que bajaron las persianas vendían ropa, accesorios y calzado. En la galería Central hay un comercio cerrado y otro, que se achicó. 

"Para vender es clave la cantidad de gente que pasa por las vidrieras. Si baja el consumo tanto como este año es complicado para los negocios que funcionan dentro de galerías continuar vendiendo. Por eso, son las primeras víctimas", explicó Rodríguez en diálogo con Tiempo de San Juan. 

En el área comprendida entre Ignacio de la Roza, Laprida, General Acha y Avenida Rioja hay 335 locales, del total hay 37 que están cerrados. Uno de cada diez comerciantes decidió cerrar las puertas de sus negocios porque no le dan los números. El cóctel de bajas ventas y altos costos de los alquileres terminó de destruir la rentabilidad de los propietarios, quienes tuvieron que afrontar en el medio un tarifazo matador, con facturas de electricidad en pleno verano que superan los $12.000.