Prevén que se trate este año

La futura ley para revitalizar el mosto, más potenciada que nunca

En la Cámara de Diputados de la Nación, un proyecto que promete vigorizar el sector mostero usándolo como endulzante de bebidas sin alcohol logró ahora amplio apoyo político, después de tironeos con el sector azucarero. Por Miriam Walter
lunes, 17 de marzo de 2014 · 08:37

En la Cámara de Diputados de la Nación están convencidos de que finalmente está allanado el camino para que este año se trate un proyecto de ley que permitirá fortalecer el deprimido mercado del mosto, alentando su uso como endulzante natural de bebidas analcóholicas en el país, una idea que produjo inicialmente resistencia desde el sector azucarero. Así lo aseguró el presidente de la Comisión de Agricultura de la Cámara baja, el formoseño Luis Basterra, quien auguró que el proyecto tiene muchas chances de ser tratado este año en el recinto. En los últimos días se escucharon expresiones de apoyo político a la iniciativa por parte de los gobernadores José Luis Gioja y Francisco Pérez y del presidente de la Cámara Julián Domínguez, además de la renovación del pedido por parte del sector, como el que se oyó en el último desayuno de COVIAR en el marco de la fiesta de la Vendimia mendocina.
La iniciativa tiene una historia de idas y vueltas. El año pasado, Basterra presentó un proyecto de ley por el cual se incrementaba el valor del impuesto a las bebidas analcohólicas al 28%, cuando hoy es de 8%. Y que para aquellas bebidas analcohólicas que incluyeran un 10% como mínimo de jugo de fruta, ese impuesto se reduciría un 90%, pasando a pagar 2,8%, mientras que las que llevaran más de 20% quedarían exentas del impuesto.
En este momento, los diputados de las regiones vitivinícolas, tanto de San Juan –sobre todo Daniel Tomas- como de Mendoza, propusieron una modificación al proyecto de Basterra, estableciendo una baja del impuesto del 28% al 25,2% si se diera la inclusión de un 10% del mosto en la edulcoración de las bebidas analcohólicas. Es decir, si una gaseosa usa el 10% de edulcorante el mosto, proponía ese proyecto bajar del 28 al 25,2 el impuesto (un 10%).
“De esta forma se estimaba colocar 50 mil toneladas de mosto a través de este beneficio impositivo. Allí surgió la inquietud por parte del sector azucarero de la posible pérdida de un segmento del mercado, porque el azúcar ocupa aproximadamente el 55% de la edulcoración de las bebidas analcohólicas y el restante 45% lo ocupa el jarabe de maíz de alta fructosa (JMAF)”, dijo Basterra a Tiempo de San Juan.
Así, surgió un nuevo proyecto que unifica las diferentes posturas que fueron surgiendo y que ahora no tendría resistencia. “Nosotros trabajamos la medida que amplía el beneficio impositivo a aquellas bebidas que utilicen un 75% de azúcar y un 10% de mosto, estamos viendo qué porcentaje de impuesto debiera tener, cercano al 20%. Entonces estamos compatibilizando el interés del sector de productores de fruta de todo el país, con los productores de uva para que puedan colocar el mosto; y estamos compatibilizando con la economía regional del azúcar, promoviendo un incremento de la participación de mercado del 55 o 60% al 75%. Ese proyecto es el que ahora estamos poniendo en discusión para que sea tratado nuevamente en la comisión de Agricultura”, explicó el formoseño.
El año pasado, el proyecto original había logrado pasar de Agricultura a Presupuesto para su estudio, pero ahora  deberá rediscutirse nuevamente, con las modificaciones hechas, en la primera comisión.
“Hay chances de tratarlo en el recinto este año. Este proyecto ya fue presentado ante el gobernador Gioja y tuvo su apoyo como el de Francisco Pérez desde un primer momento, así como el presidente de la Cámara baja, Julián Domínguez, quien promovió la idea originalmente”, apuntó Basterra. De hecho, el tema fue puesto sobre el tapete con más energía últimamente. En San Juan, el 22 de febrero último, se le dio un impulso importante en la reunión del Consejo Federal Agropecuario, presidida por el titular de Agricultura de la Nación, Carlos Casamiquela, donde participaron referentes de Mendoza, San Juan, Catamarca, San Luis, Salta, Río Negro, La Rioja y Neuquén. Hace pocos días, el tema fue reforzado en Mendoza, en el marco de la Fiesta Nacional de la Vendimia, sobre todo en el desayuno de COVIAR, donde participaron el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, Domínguez y los ministros de Trabajo y Agricultura de la Nación, Carlos Tomada y Casamiquela.  Allí, la presidenta de COVIAR, Hilda Wilhelm de Vaieretti, pidió por la pronta sanción de la ley. Domínguez, luego, en rueda de prensa, dijo que esa norma está en agenda para este año.
Sobre su suerte en el Senado, para una segunda etapa, Basterra dijo que “vamos a  ver cómo sale de Diputados. Pero todo el mundo está de acuerdo en que se haga una medida de promoción para las economías regionales, han visto con buen gusto las conversaciones informales sobre el jugo de fruta y el mosto y hubo inquietud por el tema del azúcar pero creemos que ahora esto compatibiliza los intereses”.

Mayor competitividad
De convertirse en ley en proyecto, no obliga a las productoras de bebidas analcóholicas a usar mosto, pero sí les ofrece un atractivo estímulo comercial. “Podemos intuir la posición de los productores de bebidas analcohólicas. Les pone un elemento relacionado a una instancia de promoción a la que deberán adaptarse con competitividad. Argentina es uno de los países principales consumidores de bebidas sin alcohol, el tema es ver cómo modifican su estructura en razón de los beneficios impositivos. Algunas marcas se mantendrán sin cambios y serán más caras que aquellas que se adapten y que incluyan un 10 o 20% de jugos de frutas y que incluyan eventualmente el mosto y el azúcar en las proporciones indicadas. Si no incluyen jugo de fruta pero sí mosto y azúcar en esas proporciones, bajaría del 28% a alrededor del 20% el impuesto, pero si además le ponen un 10% de jugo de fruta, bajarían a un 2,8%, que es un número muy atractivo para las productoras de jugos y gaseosas. Les permite una ventaja en término de precios para llegar más al consumidor. No obliga a nadie, sino que puede dar ventaja interesante a los que incluyan los jugos de fruta. Hoy son pocas las que usan más del 5%, algunas llegan al 10% y hoy ya tienen beneficios, pagan 4% en vez de 8% y las que usan más del 20% no pagan nada. Pero no es suficiente estímulo, por eso se proponen más cambios impositivos”, concluyó Basterra. 
 


Comentarios