viernes 17 de mayo 2024

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Tiempo de San Juan. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Panorama

Rifas, boletas que superan el $1.000.000 y obras congeladas: cómo enfrentan los tarifazos e inflación los clubes sanjuaninos

Con una inflación que no se detiene y costo de los servicios que se multiplicaron velozmente en lo que va del año, las instituciones hacen malabares para estar al día con las cuentas.

Por Carla Acosta

La crisis económica que atraviesa el país también golpea al deporte. Con una inflación del 51% en lo que va del año y con boletas de luz, agua y gas que no dan tregua, los clubes sanjuaninos tuvieron que multiplicar los esfuerzos para sobrellevar la situación. Algunos, sobre todo las instituciones con más actividad social y deportiva, que dependen de la cuota societaria, tuvieron que acudir a bingos, rifas y venta de comida para solventar los gastos de tarifas, insumos y mantenimiento. Otros, con una estructura mucho más grande, se vieron obligados a parar diferentes obras que tenían previstas para este año. En el medio de la lucha diaria, la incertidumbre por lo que vendrá.

Hoy la principal preocupación de los dirigentes tiene que ver con el desmedido aumento de la tarifa eléctrica, cuyo servicio ya no cuenta con un subsidio por parte del Estado. El Jockey Club, por ejemplo, tuvo que abonar $1.390.000 cuando en la anterior boleta pagaron $700.000. Prácticamente el importe se multiplicó de un mes a otro. "Gracias a Dios tenemos cómo pagar, pero los recursos se nos en servicios. Teníamos previsto utilizar esos fondos para otra cosa", expresó Carlos Laciar, presidente del JC.

Según contó Inés Godoy, en el Club Deportivo Caucete, pagaron $40.000 y si bien se trata de un monto menor en comparación con otras instituciones, no pueden estar al día ante el aumento de otros servicios como el agua y el gas: "Pagamos todo con lo que sale de la taquilla y la venta de comidas y bebidas. Además tenemos papás muy colaborativos que nos ayudan muchísimo cuando tenemos que viajar. Acá los chicos juegan por amor a la camiseta, a ninguno se le paga, y hasta ponen sus autos particulares para poder viajar". En Unión de Villa Krause también comentaron que están con una boleta atrasada: pasaron de pagar $120.000 a $250.000.

En Atenas de Pocito depositaron por la luz $89.000 en el último mes, pero aclararon que en la institución sólo ocupan el servicio en la secretaría y casa del casero, ya que no tienen iluminación en la cancha. "Tenemos que ver qué va a pasar en los próximos meses, porque se supone que las tarifas están atrasadas y los aumentos grandes se vienen en los próximos meses. La verdad es que es complicado. Tuvimos que aumentar la cuota societaria de $5.000 a $7.000, porque no llegábamos, y con eso le estamos haciendo frente a la situación. Por partido tenemos un gasto de $110.000 y son dos al mes", explicó Vicente Mancuso de Atenas.

Para los clubes, la cuota societaria es vital para mantener en funcionamiento la institución. Mediante una campaña, Atenas de Pocito pudo triplicar la cantidad de aportantes. El resto se mantiene con el mismo número y señalaron, en la mayoría de los casos, que pese al contexto económico no hubo una merma. "Nosotros pagamos la última factura de luz $836.700. No recibimos aportes municipales ni de Gobierno, y por el momento le hacemos frente al pago con la cuota del socio. En enero la cuota se aumentó, pero por suerte no hubo bajas de socios", señaló Joaquín Gisbert del Centro Valenciano.

Para minimizar los gastos, algunos redujeron el tiempo de actividades nocturnas. Otros tuvieron que frenar importantes obras que tenían planificadas para este año. "Queríamos nivelar las canchas auxiliares, pero necesitamos $6.300.000 y no llegamos. Pudimos trabajar en una sola cancha, no nos dan los números para tratar las otras dos", expresó Mancuso del club pocitano.

En la Asociación Civil Deportivo Caucete también tuvieron que frenar la construcción de baños y colocación de una bomba para regar las canchas, dos obras vitales para la institución. Otro club que da pelea es el Club Social y Cultural Difunta Correa, que funciona en la casa de su delegado, Javier Carpio. Allí los gastos que tienen son solventados con tómbolas, bingos y los tres únicos sponsors que tienen. Pero lo que recaudan no alcanza para trabajar la cancha, que por sus condiciones no está habilitada para partidos de Primera. Tampoco les permite pagar traslados para los partidos: los jugadores son los que sacan de su bolsillo el pasaje de colectivo para movilizarse al centro de Caucete.

En Unión también tuvieron que detener los proyectos que tenían previstos para este año. La semana pasada terminaron la obra de regadío por aspersión en la cancha de la escuelita y querían iniciar la finalización del SUM gigante, con alumbrado y pintura, pero como les duplicaron el presupuesto los trabajos se encuentran demorados por ahora. "Las cuentas y los sueldos se pagan con los sponsors, recaudación de entradas y aportes de distintas disciplinas", explicó Mauricio Acosta, presidente de la institución.

En el Jockey también dieron cuenta que los presupuestos sufrieron incrementos elevadísimos y que esto complicó la construcción de un nuevo salón para los socios y un grupo de baños en el sector de tenis. "Cuando nosotros empezamos a juntar la plata la pusimos en plazo fijo y eso nos alcanzaba para cubrir el 80% de la obra. Pero cuando fuimos a comprar los materiales, se había cuadriplicado el precio, pasando de $3.000.000 a $14.000.000. Ahora estamos ahorrando para ver si más adelante bajan los precios y podemos cumplir con las obras pactadas. Estamos también con el tema de terminar las obras eléctricas dentro del predio, que es muy grande (son 37 hectáreas). Y vamos despacito, porque sino, no podemos pagar sueldos. Tenemos 30 empleados, en blanco todos. Y se nos hace muy pesado realmente", comentó Laciar.

Para los clubes todo es a pulmón. Sin subsidios y con el apoyo de los socios, pueden cubrir los gastos mínimos de servicios pero sin la posibilidad de crecer en infraestructura. "Se sobrevive con la recaudación de la cuota social y la colaboración de padres y socios. Pero queríamos mejorar la plomería de los baños al igual que la iluminación de la entrada, como así también la de la cancha. Pero todo esta muy caro. Los costos de los materiales como la mano de obra son muy elevados para un club humilde como lo es Isca Yacú", se lamentaron desde el histórico club de básquet.

Tiempo de San Juan

Suplementos

Contenido especial

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

LO QUE SE LEE AHORA
el zonda cumplira cinco anos sin carreras: ¿que obras necesita para que se habilite?

Las Más Leídas

Los jubilados de ANSES no saben si cobrarán nuevamente bono en junio.
El viernes llega con mucho frío y ¿lluvias? a San Juan
Un motociclista chocó muy fuerte contra una camioneta en Capital
Energia San Juan cambiará su nombre por Naturgy.
La dura acusación del padre de Lucía Rubiño contra la familia del menor procesado: Estuvo de fiesta

Te Puede Interesar