lunes 17 de junio 2024

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Tiempo de San Juan. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Boxeo

De hacer perforaciones en una mina al ring: la revancha de "Canelito" Tejada

En 2021 colgó los guantes por falta de apoyo y se dedicó a hacer vida de minero: 14x14. Pero hace unos meses, incentivado por los suyos, decidió dejarlo todo para intentarlo de nuevo en el box.

Por Carla Acosta

La sonrisa lo delata. Se lo ve entusiasmado, motivado y con ganas de comerse el cuadrilátero. Dice que cuando trabajaba como perforista para diferentes proyectos mineros y tenía que utilizar sus brazos al cien, el boxeo escapaba de sus pensamientos. Sin embargo, cuando estaba en su casa y lo invitaban a las veladas del Club Julio Mocoroa, la nostalgia lo invadía por completo. Por eso casi que no lo dudó cuando su preparador físico lo llamó y le propuso volver al ring. Por eso también, con el respaldo de su familia, terminó renunciando a sus 14 días en la montaña. Por eso se puso los guantes para apostar nuevamente a su gran pasión.

-¿Por qué estuviste parado dos años?

-Después del título FEDEBOL de la AMB me alejé completamente del boxeo. En ese tiempo estuve trabajando en perforaciones, que es lo que hacía además de boxear. Estuve trabajando en los proyectos provinciales y de afuera también. Para mí era imposible, con esa función, poder entrenar y estar con la gente del boxeo. Aparte no había mucha plata, la situación económica no me permitía poder dejar de laburar para dedicarme al deporte. El día a día era difícil y yo tenía que pensar en mis hijos, en el alquiler, en muchas cosas.

-¿Básicamente cómo era tu rol en una mina, qué hacías?

-Primero empecé como ayudante de perforista y después terminé siendo ayudante especializado. De a poco fui conociendo un poco más del tema, además yo soy intruso y aprendo mejor. Gracias a Dios en todas las empresas que trabajé me gané mi lugar, así que eso era muy bueno.

22ad52eb-8a1c-408b-98f6-50f12646d9c7.jfif

-Trabajabas los brazos, pero ya no con un saco de boxeo...

-Claro, porque había que sacar escombros de los pozos. Si pasaba algo allá abajo, a los 300 metros, había que sacar 300 metros de escombro o fierro. Tenés un poco de ayuda de la máquina, pero también hay que hacer fuerza bruta. Y la verdad es que me encantaba mi trabajo y no tenía tiempo para pensar en el boxeo. Cuando estaba en mi casa era más sensible al tema, porque veía videos y me acordaba de todo.

-¿Y cómo se dio esto de ponerte los guantes de nuevo?

-En una de las bajadas, como le decimos los que trabajamos en la minería, estaba en casa tomándome unos mates y me suena el teléfono. Era el profe Dani, quien me dice de volver al boxeo. Yo le dije que no sabía, porque siempre que volvía pasaba algo y nunca llegaba a nada. Entonces hablo con Fito Fernández, del club Mocotoa, y me dice que le demos para adelante. Un jueves voy al club y al otro día ya no voy. Entonces le digo a los muchachos que esto no era para mí, que iba a seguir trabajando. Pero hablando, meditando un poco, volví a entrenar. Y así empecé. Después se dieron las peleas en San Juan y también afuera, en Uruguay y Buenos Aires.

-La última fue la del nocaut contra el paranaense Dimas Garateguy...

-En diciembre del año pasado la promotora de "Chino" Maidana nos mandó un contrato, nos preguntó si queremos ser parte del equipo, y sin dudarlo, le dijimos que sí. Así que nos mandaron el contrato, lo firmamos y se los mandamos. Pero teníamos que meter una pelea para ponerle un sello al contrato y se dio la pelea en marzo y después la de este último fin de semana.

-Te la jugaste toda por el boxeo, porque dejar un trabajo estable y rentable no tiene que haber sido fácil...

-Le dije a mi jefe que me había salido esta oportunidad de volver al boxeo. Le pregunté que si me llegaba a ir mal, si me iba a tomar de nuevo, y me dijo que sí, que tenía las puertas abiertas. Pero esto es sacrificado, para triunfar hay que entrenar mucho, hasta tres o cuatro veces al día. Es constancia y estar metido en el gimnasio y, bueno, que sea lo que Dios quiera. Hay que tirar la moneda para ver si sale blanco o negro.

e6de42bb-1dbd-448f-ad9b-7a57490140d4.jfif

-¿Cuándo pesó el apoyo de los tuyos para tomar la decisión?

-Yo subo a ganar o perder. Y siempre se busca ganar, pero lo que más queda es el apoyo de la gente que vos sabés que te está mirando a través de una pantalla, como fue esta última pelea. En mi departamento sentí mucha presión y mucho apoyo a la vez porque sabía que me iban a estar viendo. Hay mucha gente apoyándome.

Aunque su partida de nacimiento dice que es chubutense, se siente un "sanjuanino de pura cepa y angaquera hasta la médula".

-¿Y ahora cómo se sigue en este regreso al box?

-Tengo que recuperar la mano, porque justamente en el último golpe que conecté sentí un dolor, y bueno, a esperar a que nos llamen para la próxima pelea. Voy a conseguir lo mío, sin mirar para atrás. Hoy no tengo la mentalidad de un niño, sino la de un hombre de 30 años. El pensamiento de ahora es seguir para adelante, conseguir lo que no se consiguió para atrás en la juventud y bueno, meterle muchas ganas.

Tiempo de San Juan

Suplementos

Contenido especial

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

LO QUE SE LEE AHORA
el desagradable gesto de ronald koeman antes del partido de paises bajos por la eurocopa que recorre el mundo

Las Más Leídas

Cuánto cuestan las cabañas para las vacaciones de invierno en San Juan
Se ganó un premio en una radio sanjuanina pero terminó insultando a los conductores
Cuánto costará el precio del colectivo en los departamentos alejados de San Juan
El robo fue en el interior de la Villa Obrera. (FOTO DE ARCHIVO)
Cayó una gran cantidad de nieve en la cordillera sanjuanina y esperan una mayor oferta hídrica para la próxima temporada

Te Puede Interesar