miércoles 6 de julio 2022

Alcanzaste el límite de 40 notas leídas

Para continuar, suscribite a Tiempo de San Juan. Si ya sos un usuario suscripto, iniciá sesión.

SUSCRIBITE
Historia

Conoció a Centenario cuando era un niño y ahora es un amor inseparable: Gustavo, el pulmón que hace funcionar al club

Se formó como jugador pero luego se dio cuenta que su aporte no estaba desde en ese lugar. Es el pulpo de las mil funciones y siempre está para todo. Un trabajo humilde y a puro corazón.

Por Antonella Letizia 28 de abril de 2022 - 19:46

Un trabajo humilde y a puro pulmón. Gustavo es el pulpo de Centenario Olímpico y uno los que trabaja en silencio para que al club de sus amores le vaya bien. No le importa ganar. Lo único que tiene muy claro es que siempre debe estar presente para la institución. "Es como un pacto, siempre tengo que estar acá", le contó a Tiempo de San Juan sentado en una de las plateas del estadio que está situado en Chimbas, al costado de la Ruta 40. Es multifunción: utilero, masajista, aguatero, técnico, y hasta su casa pasa a ser un lavadero cuando ofrece llevarse las camisetas para después traerlas limpias. Es un todo. Un pilar y uno de los pocos hombres que cuando la cancha está vacía y en silencio al fin de la actividad, él se queda a cerrar la puerta.

126b364d-9188-4bea-81fa-f03a1e8c5297.jpg

Gustavo Murúa tiene 43 años. Nació y pasó sus primeros años en Buenos Aires, hasta que sus papás se separaron. Luego de eso y con 11 años, él y su mamá se radicaron en San Juan, en la casa de su abuela. La casita quedaba muy cerquita al lugar donde ese pequeño a tan corta edad iba a encontrar su "otra casa". Al que con el paso del tiempo le iba a dedicar sus días y su vida. Es su parte, su complemento. "Yo no le puedo fallar a Centenario".

Su pasión por la institución de Chimbas nació sin querer: "Cuando llegué a San Juan (a los 11 años) yo solo conocía las canchas chicas, como las de futsal. Y cuando me hice un grupo de amiguitos de la calle Centenario, una tarde me preguntaron si me quería ir a probar y como quedaba de paso, fui. A partir de ese momento no me separé más. Nunca dejé de ir al club".

gustavo 1

Su vínculo con la institución Fortinera inició así. Inocente y probando suerte como hacen todos los pibes en los clubes. Pero lo loco pasó después. Gustavo se formó como futbolista y dijo haber sido un buen marcador de punta que jugaba a pierna cambiada, pero que a los 21 años se dio cuenta que el fútbol no era lo suyo, o al menos dentro de una cancha: "Era muy joven. No lo disfrutaba. Me ponía muy nervioso siempre que me tocaba jugar. Me daban muchos nervios que me dieran la pelota. No sabía que hacer. Hasta que un día dije 'no, esto es una tortura para mí, el estar adentro, pero es una pasión y tengo que buscar la forma de estar ligado para seguir yendo a la cancha'"

"No faltaba nunca a entrenar pero cuando me decían '¿querés jugar?' decía 'no, vengo a entrenar nada más'" "No faltaba nunca a entrenar pero cuando me decían '¿querés jugar?' decía 'no, vengo a entrenar nada más'"

Después de ese clic, Gustavo empezó a incursionar de otra manera en Centenario Olímpico. Ya no era solo el pibe que iba todos los días a entrenar, si no que se preocupaba por hacerle bien al club pero desde un lado externo a la cancha: "No puedo definir mi función en una sola palabra. Soy técnico, ayudante de campo, utilero, aguatero, masajista, lavo la ropa de los chicos de la 4ta categoría que dirijo. Siempre estoy ahí".

3ce71c98-f51a-43a6-8e88-017f345e1ddf.jpg

"Hace unos años dieron una beca para que dos personas de cada club hicieran el curso de técnico, y Centenario me eligió a mí. Gracias a ellos me pude recibir" "Hace unos años dieron una beca para que dos personas de cada club hicieran el curso de técnico, y Centenario me eligió a mí. Gracias a ellos me pude recibir"

El club tiene muchos capítulos en su rica historia, a los 45 años desde que se fundó. Sin duda todos ellos sean de alegría o de tristeza han marcado una parte importante en la institución. A eso Gustavo lo sabe muy bien y cuenta que entre todo lo lindo que lleva de "convivencia" con el club de Chimbas, uno de los momentos más importantes fue el que pasó hace 14 años, en el que se midieron ante Aberastain en cancha de Unión por el ascenso: "Fue emocionante y satisfactorio. Y después la tristeza que pasamos cuando estuvimos al borde del ascenso cuando nos enfrentamos a Sarmiento el año pasado. Éramos candidatos, veníamos trabajando muy bien. Sin desmerecer a Sarmiento, pero era Centenario el que tenía que estar en la A. Fue un golpe durísimo".

gustavo 2

Gustavo dijo que ama profundamente a Centenario pero que después de que perdieron esa final decidió no seguir dirigiendo: "Fue por una cuestión personal. El club me demanda mucho tiempo, siempre estoy acá y después con los partidos. Por tema de mis hijos, de tener que verlos en ciertos horarios, les estaba haciendo falta al club también".

"Centenario es mi segunda casa, es mi segunda familia. Cruzo el portón y lo único que pienso es en Centenario. Ahí sos feliz, sos feliz realmente. He faltado a cumpleaños y para todo, el club siempre estuvo primero. No le puedo fallar, es como un pacto en el aire, porque nadie me obliga. Pero es una cuestión mía de moral, no le puedo fallar. Es mi pasión y eso no se explica, se siente" "Centenario es mi segunda casa, es mi segunda familia. Cruzo el portón y lo único que pienso es en Centenario. Ahí sos feliz, sos feliz realmente. He faltado a cumpleaños y para todo, el club siempre estuvo primero. No le puedo fallar, es como un pacto en el aire, porque nadie me obliga. Pero es una cuestión mía de moral, no le puedo fallar. Es mi pasión y eso no se explica, se siente"

Tiempo de San Juan

Suplementos

Contenido especial

Seguí leyendo

Dejá tu comentario

LO QUE SE LEE AHORA
memedetto: las redes no perdonaron a boca y a su goleador

Las Más Leídas

Capital: hallaron muerta a una docente en su casa
Conoce al sanjuanino más manipulador y jodón que quiere entrar a Gran Hermano video
Habrá una abrupta suba de la temperatura en San Juan por el viento Zonda
Roberto Carlos Villarroel, el condenado por matar a su esposa.
¿Cómo llegaron los gavilanes a la plaza de Jáchal y por qué atacan a los vecinos?

Te Puede Interesar