Arde Boca

A un día del Superclásico, Riquelme le exigió a Villa que retome las prácticas: ¿qué dijo el colombiano?

Román y el futbolista se reunieron en Ezeiza en la previa del choque con River.
martes, 3 de agosto de 2021 · 07:56

A Boca se le amontonan los problemas. En vez de resolverlos, pareciera que los junta. Están ahí, a un día del partido que puede ser trascendental para el futuro del club, del Consejo de Fútbol y de Miguel Russo. ¿Qué pasó ahora? Sebastián Villa volvió a faltar a la práctica, lleva varios días sin entrenarse para forzar su transferencia a Europa y, aunque este lunes el propio Riquelme le pidió que se presente al trabajo este martes, el colombiano no quiere saber nada con regresar y piensa continuar su carrera en el exterior. ¿Y entonces?

A esta altura la situación sólo resta saber hasta qué punto tensará la cuerda Villa y qué decisión es capaz de tomar el Consejo si la oferta del Brujas de Bélgica sigue sin cerrarle a Boca. El delantero de 25 años no se entrena con el grupo desde el jueves de la semana pasada y tampoco tiene intenciones de hacerlo en el corto plazo. Desde su entorno cuentan que la decisión es irreversible.

Riquelme convocó a Villa y a dos de sus representantes a una reunión en Ezeiza y allí, por primera vez cara a cara desde que el punta retiró sus pertenencias del predio, el vice intimó al jugador a reincorporarse inmediatamente al grupo no sólo pensando en el superclásico sino también en lo que viene. Sin embargo, el jugador se mantuvo firme en su postura y se cree que tampoco formará parte del último entrenamiento previo al duelo contra River.

El tema con Villa es que renovó su contrato en febrero hasta diciembre del 2023, con una cláusula de 40 millones de dólares limpios para Boca (es dueño del 70% del pase). Ante ese panorama, el club tiene dos opciones: aceptar la última oferta de Brujas (unos 7M de euros más otros dos por objetivos), esperar que los belgas se estiren un poco más (difícil, ya que al club le conviene especular con la decisión que tomó Villa) o directamente colgarlo hasta que se resuelva su situación, lo que indefectiblemente bajaría el precio del punta y atentaría contra el capital activo del club. Una novela que parece no terminarse nunca.

Fuente Olé

Comentarios