Historia

La lucha de un futbolista sanjuanino tras el terremoto: "Estoy gameleando para reconstruir mi casa"

Alan tiene 21 años y es jugador de Carpintería. Desde el lunes 18 duerme en una piecita prestada porque su vivienda, donde vivía con su familia, quedó destruida.
miércoles, 27 de enero de 2021 · 19:46

De lunes a sábado su vida transcurre entre parrales e interminables charlas con compañeros que también se la rebuscan en la cosecha como él. Son entre seis y siete horas al rayo del sol que se hacen eternas, pero resultan indispensables para llevar el "pan" a la casa y comprar los materiales necesarios para reconstruir su casita de adobe, la misma que su madre levantó con esfuerzo y en cuestión de segundos quedó devastada por el terremoto de 6.4º que sacudió San Juan. Así son los días de Alan, el muchacho que juega en la Primera del Fútbol Local y hoy le hace frente a las consecuencias del fuerte sismo. 

El joven vive y juega en Carpintería, una de las zonas más afectadas por el terremoto. Ese lunes, a las 23.46 horas, estaba por acostarse cuando la tierra empezó a moverse. Salió de inmediato de la vivienda, la que habitaba con su mamá Virginia y dos hermanos. Y se salvó de milagro. "Logré salir rápido, sino no sé qué pasaba. El techo de mi pieza se cayó, un peligro. Fue muy fuerte, se movieron todos los muebles y las paredes quedaron con grietas", contó el futbolista a Tiempo de San Juan.

Alan no volvió a su casa desde entonces, apenas pudo sacar algunas de sus pertenencias. Los días posteriores al sismo durmió en el fondo del domicilio. Después se mudó con su familia a una piecita que les prestó una vecina amiga, a muy pocos metros de su hogar. "Mi casa ya no sirve más, tiene grietas en el baño, en todos lados. En cualquier momento se cae el resto. Encima estaba levantando otra pieza, pero también la volteó", se lamentó. 

Aunque está a salvo y momentáneamente bajo un techo, el deportista sanjuanino afirmó que necesita reconstruir con urgencia una habitación. Por eso todos los días trabaja a sol y a sombra en la cosecha; el fin de semana aprovecha para volver a levantar su vivienda. "La Municipalidad me acercó tres bolsas de porla y unos palos. No hacemos nada con eso, pero algo es algo. Hay otros compañeros que están en la misma situación. No queda otra que no aflojar", cerró.

 

Comentarios